17 de Noviembre de 2018

Mundo

Bergoglio le quita el lujo a los sacerdotes

El Papa Francisco ha puesto el ejemplo a los curas al cambiar el auto de lujo que utilizaba Benedicto XVI por uno austero.

Francisco ha dicho que desea una "Iglesia pobre para los pobres". (Agencias)
Francisco ha dicho que desea una "Iglesia pobre para los pobres". (Agencias)
Compartir en Facebook Bergoglio le quita el lujo a los sacerdotesCompartir en Twiiter Bergoglio le quita el lujo a los sacerdotes

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- La influencia del Papa Francisco también se hace sentir sobre los automóviles, es el efecto Jorge Bergoglio, más allá de los muros vaticanos. Después de la desaparición de muchos crucifijos de oro del pecho de obispos y otros curas, sustituidos por más sobrias cruces de plata o metálicas, ahora llegó el turno de los autos de lujo.

De acuerdo con un reportaje que publica el sitio web de Ansa Latina, son ya más de una veintena los religiosos que eligieron deshacerse de los automóviles de gran cilindraje y cambiarlos por unidades más modestas y utilitarias.

No han resonado en vano las palabras del Papa Francisco que desea una "Iglesia pobre para los pobres", contra el uso de autos costosos por parte de dignatarios vaticanos. 

"A mi me hace mal, cuando veo un cura o una monja con un auto último modelo: ¡¡no se puede!!", había exclamado el 6 de julio pasado al reunirse en el Vaticano con seminaristas, novicios y novicias en peregrinación a Roma por el Año de la Fe.

Sacerdotes y monseñores se adecuan a la sobriedad y entre ellos aparecen modelos humildes y utilitarios

"Yo creo que el auto es necesario -agregó- si debe hacer mucho trabajo, trasladarse tanto, pero tengan uno más humilde. Si tomas ese muy bello, piensen en cuántos niños mueren de hambre. Solo eso. La alegría no viene de las cosas que se dan".

Del resto, es el mismo Papa el primero en dar el ejemplo. Inicialmente rechazó el Mercedes utilizada hasta entonces por Benedicto XVI y optó por una Phaeton de la Volkswagen.

Ahora utiliza un Ford Focus de años. En el viaje a Brasil, bajo los ojos de las cámaras de todo el mundo, se trasladó con un Idea de la Fiat brasileña. En Assis usó un Panda, en Cagliari un Focus, en Lampedusa una Campagnola ofrecida por un habitante de la isla. Obviamente está también el Papamóvil utilizado para las audiencias en Plaza San Pedro, que el Papa quiso sin blindar.

El estilo Bergoglio hizo así escuela en la Curia. Sacerdotes y monseñores se adecuan a la sobriedad y entre ellos aparecen modelos humildes y utilitarios.

En los últimos tiempo no es difícil hallar en el Vaticano a obispos y sacerdotes que, después de ser vistos manejar autos de gran nivel, se apresuraron a explicar que se trataba de modelos de segunda mano o adquiridos a precios rebajados.

Hace poco tiempo, un alto prelado que descendía de un auto de lujo se apresuró a aclarar que el vehículo no era suyo y que sólo lo habían llevado a bordo. Como se sabe, el lujo no es una cosa de estos tiempos, a la sombra de San Pedro. 

En este contexto, el miércoles el Papa dispuso alejar de la diócesis de Limburg al obispo Franz-Peter Tebartz van Elst, acusado de haber gastado 31 millones de euros de los fieles para reestructurar la residencia vecina a la Catedral. Una señal más que clara.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios