24 de Septiembre de 2018

Mundo

La 'secuestrada olvidada' de Cleveland

La joven tenía 22 años cuando el hoy secuestrador confeso, Ariel Castro, de 52 años, la raptó en un barrio de Cleveland.

La primera de las tres secuestradas en Cleveland, en agosto de 2002. (Milenio)
La primera de las tres secuestradas en Cleveland, en agosto de 2002. (Milenio)
Compartir en Facebook La 'secuestrada olvidada' de ClevelandCompartir en Twiiter La 'secuestrada olvidada' de Cleveland

Fabienne Faur/AFP 
WASHINGTON, EU.- La joven Michelle Knight, de 32 años, parece no haber tenido más que desgracias en su vida. Martirizada durante once años de secuestro, violaciones y abusos en la “casa del horror” de Cleveland (Ohio, norte), maltratada en su adolescencia, es la única de las tres cautivas liberadas el pasado lunes que aún no se reúne con su familia, según publicó el portal de Milenio.

Su cara sonriente en las tres fotos antiguas y un poco borrosas, ya que aparentemente la familia no poseía más, muestra a una joven de mejillas redondas y de pelo rizado color castaño cobrizo.

Knight mide menos de un 1.50 metros y era apodada La bajita. Después de su liberación no se publicaron más fotos suyas, conocida ya como “la cautiva olvidada”.

El 23 de agosto de 2002, Michelle fue la primera de las tres víctimas en subir en el auto del sospechoso, Ariel Castro, de 52 años.

Ese día de agosto, la joven tenía una audiencia en el tribunal para recuperar la custodia de su hijo.

Según la prensa local, su familia reportó su ausencia, pero después de 15 meses la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) borró su nombre de la lista de personas reportadas como desaparecidas.

Su reporte de búsqueda dice que la joven no estaba en su sano juicio y que tenía la tendencia a huir. Eso hizo pensar, inclusive a sus familiares más cercanos, en la probabilidad de que ella se hubiera fugado, más que en un secuestro.

Antes del secuestro, Michelle ya contaba con una historia de vida muy triste: en la secundaria fue violada por uno de sus compañeros de clase. Fruto de la agresión quedó embarazada y tuvo que abandonar sus estudios, dijo a los medios un miembro de su familia.

En su hogar, la nueva pareja de su madre era un hombre violento. Según la prensa local, había estado en prisión por haberle roto el brazo a un niño. Más tarde, una acusación de violación contra Michelle fue desestimada. Hace algunos días, el diario Plain Dealer citó a su madre, Barbara Knight quien dijo que se arrepentía de haber convivido con un hombre violento.

De las tres plagiadas por el criminal Castro, ella parece haber sido la que más sufrió.

Michelle quedó confinada en la casa de la calle Seymour Avenue, en la localidad de Cleveland, donde permaneció en soledad hasta la llegada de Amanda Berry y luego de Gina DeJesus.

Ella parece ser la víctima que fue más martirizada por el secuestrador Ariel Castro y la última en dejar el hospital, el viernes pasado, tras su liberación el lunes 6 de mayo.

Según su abuela, Deborah Knight, “ella fue golpeada con tanta fuerza que deberá ser sometida a una operación de reconstrucción de la cara y perdió la capacidad auditiva de un lado”.

Según el relato de Michelle a la policía, habría quedado embarazada al menos cinco veces durante su cautiverio.

“Ariel Castro le hizo perder el bebé”, dice el informe policial citado por la cadena CBS, que alude al menos a un embarazo durante el periodo de su secuestro. El victimario le habría hecho pasar hambre y luego la habría golpeado en el vientre hasta que abortó.

El ex conductor de autobús desempleado compró una pequeña piscina inflable en la cual la segunda cautiva, Amanda, dio a luz el 25 de diciembre de 2006. Michelle fue obligada a ayudarle en ese parto bajo amenaza de matarla si el bebé no sobrevivía. La bebé, hoy de seis años, dejó de respirar un momento y la joven le hizo boca a boca para salvar su vida y la propia.

En el hospital, Michelle se negó a recibir visitas, incluso la de su madre, Barbara Knigth, que viajó desde Florida, según explicó el abogado de esta última, Jay Milano.

Se ignora dónde se encuentra actualmente Michelle, pero algunos medios dicen que la familia de Gina DeJesus desea adoptarla.

De acuerdo con el abogado que representa a las tres mujeres, Michelle tiene un buen estado de salud y dijo que se reuniría con su familia, sus amigos, sus seres queridos y con todos aquellos que la apoyaron pero “en el momento adecuado”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios