10 de Diciembre de 2018

Mundo

Declaran la guerra a traficantes de inmigrantes

Los líderes de la Unión Europea estudiaban nuevas y más rápidas medidas ante la inmigración, con el fin de salvar vidas en el Mediterráneo.

Imagen de un equipo de rescate de la policía italiana al aproximarse a una lancha llena de migrantes en aguas de Libia, en el mar Mediterráneo. (Alessandro Di Meo/ANSA via AP Photo)
Imagen de un equipo de rescate de la policía italiana al aproximarse a una lancha llena de migrantes en aguas de Libia, en el mar Mediterráneo. (Alessandro Di Meo/ANSA via AP Photo)
Compartir en Facebook Declaran la <i>guerra</i> a traficantes de inmigrantesCompartir en Twiiter Declaran la <i>guerra</i> a traficantes de inmigrantes

Agencias
BRUSELAS, Bélgica.- Los líderes de la Unión Europea estudiaban el jueves cómo multiplicar por dos los recursos financieros para salvar vidas en el Mediterráneo, donde cientos de migrantes se ahogaron en los últimos días, y para capturar y destruir los barcos que puedan utilizarse para traficar con personas, según un borrador preparado para la cumbre del jueves.

El último borrador para el comunicado final de la cumbre, al que tuvo acceso Associated Press, implicaría a los 28 estados miembros para "aumentar las posibilidades de búsqueda y rescate" y "emprender esfuerzos sistemáticos para identificar, capturar y destruir barcos antes de que puedan ser empleados por traficantes".

La jefa de política exterior de la UE, Federica Mogherini, comenzaría de inmediato a preparar una operación que probablemente tendría un componente militar, según el texto.

"Tomaremos medidas ahora. Europa le está declarando la guerra a los contrabandistas", dijo el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, que estaba en Malta para asistir al funeral de 24 migrantes que perecieron en el mar.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, se mostró de acuerdo.

"Las operaciones navales europeas en el cuerno de África han combatido con éxito la piratería, y debe desarrollarse una iniciativa similar para combatir con éxito el tráfico de personas en el Mediterráneo", escribió Renzi en una columna de opinión en el New York Times. "Los barcos de contrabando deben quedar fuera de servicio".

Una misión civil y militar para encargarse de esa tarea afrontaría a muchos obstáculos legales, y despertó controversia incluso antes de la cumbre.

Además, el borrador de la cumbre señalaba que los países quieren "establecer un primer proyecto piloto voluntario de reubicación, que ofrezca al menos 5.000 plazas para personas cualificadas para recibir protección".

Tan sólo esta semana llegaron a Europa el doble de personas de las que contempla ese plan. Las 5.000 plazas supondrían una diminuta fracción de los cientos de miles de personas que probablemente llegarán este año.

Otra cláusula del comunicado propone reducir el tiempo necesario para procesar a los que buscan asilo, que ahora puede llevar hasta un año antes de que una persona sea procesada y se reconozca su derecho a quedarse. Los nuevos planos reducirían ese plazo a un máximo de dos meses.

El presidente del Consejo Europeo, instó a los mandatarios de los 28 países a "acordar medidas muy prácticas", como "reforzar las posibilidades de búsqueda y rescate, combatiendo a los contrabandistas y disuadiendo a sus víctimas de que pongan su vida en peligro, al tiempo que se refuerza la solidaridad".

También está previsto que los gobernantes respondan a la preocupación expresada por el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que pidió un programa europeo más fuerte de búsqueda y rescate y más canales de inmigración legal. "Todos tenemos un imperativo moral de actuar deprisa", dijo Ban en una carta a Tusk a la que tuvo acceso Associated Press.

Los gobernantes europeos se comprometerán a multiplicar por dos el tamaño de las operaciones de fronteras europeas en el Mediterráneo, según fuentes de la UE, pero esas operaciones están diseñadas para registrar los movimientos migratorios, no necesariamente para salvar vidas.

Amnistía Internacional y Médicos Sin Fronteras quieren que se lance un esfuerzo internacional de rescate para ayudar a los miles de personas que huyen de conflictos y pobreza en lugares como Siria, Eritrea y Somalia.

Algunos legisladores temen que los gobiernos europeos puedan redoblar sus tareas de rescate mientras la atención mediática permanezca en la cumbre, pero que los compromisos de solidaridad puedan desvanecerse con rapidez como ha ocurrido en el pasado.

Según la agencia de refugiados de Naciones Unidas, 219 mil refugiados e inmigrantes cruzaron el Mediterráneo el año pasado y al menos tre mil 500 personas murieron en el intento. Se cree que este mes podrían haber muerto unas mil personas.

Las voces críticas atribuyen esas cifras al desmantelamiento de Mare Nostrum, una gran operación de rescate italiana que trabajó en 2013 y 2014 cerca de la costa Libia, en la ruta más transitada por los migrantes.

Una misión europea más pequeña, Tritón, sustituyó a Mare Nostrum. El nuevo programa no tiene un mandato de rescate, aunque sí responde a llamadas de emergencia dentro de sus obligaciones internacionales y ha salvado miles de vidas desde su lanzamiento el año pasado.

En la actualidad, cinco de los 28 estados miembros -Italia, Grecia, Malta, Alemania y Suecia- gestionan a casi el 70% de los migrantes llegados a la UE.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios