23 de Febrero de 2018

Mundo

Muerte del querido león Cecil sirvió 'de algo'...

Las autoridades endurecieron los controles y permisos para la captura de ejemplares en los parques naturales.

El dentista estadounidense que mató al león Cecil en Zimbabue se llevó como trofeo su cabeza y piel. (AP)
El dentista estadounidense que mató al león Cecil en Zimbabue se llevó como trofeo su cabeza y piel. (AP)
Compartir en Facebook Muerte del querido león Cecil sirvió 'de algo'...Compartir en Twiiter Muerte del querido león Cecil sirvió 'de algo'...

Ryan Tuscott/EFE
HARARE, Zimbabue.- El gobierno de Zimbabue aplicará restricciones a la caza de leones, leopardos y elefantes, especialmente en las áreas que rodean los parques naturales, donde fue abatido ilegalmente el pasado julio Cecil, el león más famoso del país africano y semidomesticado.

La Autoridad de los Parques y Vida Salvaje de Zimbabue (Zpwma) también investiga la posible caza ilegal de otro león en julio, apenas un día después de la muerte de Cecil, informaron fuentes gubernamentales y conservacionistas.

"La caza de leones, leopardos y elefantes en las áreas que rodean el Parque Natural de Hwange -la reserva natural más grande de Zimbabue, en el oeste del país- ha sido suspendida con efecto inmediato", dijo el director del organismo, Edison Chidziya.

Este tipo de caza solo podrá llevarse a cabo con la autorización expresa del propio director y en compañía del personal del parque.

"Tras la muerte ilegal de Cecil, un león icónico, fuera del Parque Nacional de Hwange (...) el 1 de julio de 2015, es necesario que la Zpwma endurezca las regulaciones en todas las áreas fuera de los parques naturales", añadió Chidziya.

Regulaciones violadas

En Zimbabue, la caza mayor solamente es autorizada en reservas privadas y respetando ciertas cuotas, pero no en los parques nacionales como el de Hwange.

La caza con arco y flechas también ha sido suspendida, siempre que no haya sido autorizada por el director de la Zpwma.

Además, las autoridades conservacionistas del país surafricano han lanzado una campaña junto a otras agencias oficiales para impedir la caza furtiva.

En el marco de esta operación, se está investigando la muerte de un león que habría muerto un día después que Cecil, el 2 de julio, y en la misma zona a manos de otro furtivo, un estadounidense de Pensilvania, de nombre Jan Casmir Sieski, acusado de participar en la cacería ilegal de un león en abril.

Zimbabue ya detuvo a un ciudadano suyo, Headman Sibanda, acusado de dirigir la cacería ilegal en la que murió este segundo felino, informó ayer la Zpwma.

"Se ha detenido a Headman Sibanda, acusado de violar las regulaciones de caza. Contrario a las informaciones difundidas el sábado, este felino no sería el hermano de Cecil, llamado Jericho, que según la fundación Bhejane Trust sigue vivo.

Aunque las autoridades de Zimbabue aún no han confirmado esta segunda muerte, sí han admitido que se ha detenido a otro acusado ligado a un segundo caso de caza ilegal.

"La policía está investigando todos los casos que han sido denunciados y ha arrestado a otro acusado, Headman Sibanda, por violar supuestamente las regulaciones de caza", aseguró Chidziya.

Cacería legal, e ilegal...

Zimbabue recordó a los cazadores que también es ilegal transferir a los animales de una zona de caza a otra, ya que ello supone alterar el sistema de cuotas que permite esta actividad en determinadas áreas.

"Cualquier caso de transferencia de cuotas será considerado caza furtiva. La Zpwma no dudará en detener, juzgar y prohibir de por vida a cualquier persona, incluidos cazadores profesionales, clientes y terratenientes que violen la ley", advirtió.

Zimbabue cuenta con una población de cerca de dos mil leones, de los cuales 70 son cazados de forma legal cada año, según fuentes oficiales.

Las nuevas medidas adoptadas son un primer paso en la restricción de la caza mayor en el país tras la polémica desatada por el estadounidense Walter James Palmer, quien mató a Cecil en una cacería nocturna tras pagar 55 mil dólares.

El león, de 13 años, fue atraído con una presa amarrada a un vehículo como cebo para abatirlo fuera del parque, de modo que técnicamente ya no era ilegal cazarlo.

Palmer ha afirmado actuar convencido de que la cacería en la que participó era legal y que contaba con "todos los permisos" necesarios.

El gobierno de Zimbabue pidió a EU la extradición de Palmer, cuya cacería fue conocida cuando ya había abandonado el país africano.

Palmer, odontólogo de Minnesota, mató a flechazos a Cecil, el cual agonizó durante un día, llevándose como trofeo a EU su cabeza y su piel. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios