23 de Octubre de 2018

Mundo

Los dictadores y sus gustos exóticos con la comida

Hitler comía pelotas de sémola, Mussolini ensalada de ajo, Hussein prefería pescado, Gaddafi leche de camello y Kim Jong-il arroz cocinado con leña de monte.

Adolf Hitler hacía que 15 mujeres jóvenes probaran su comida antes que él para saber si no estaba envenenada. (Agencias)
Adolf Hitler hacía que 15 mujeres jóvenes probaran su comida antes que él para saber si no estaba envenenada. (Agencias)
Compartir en Facebook Los dictadores y sus gustos exóticos con la comidaCompartir en Twiiter Los dictadores y sus gustos exóticos con la comida

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- "De lo que se come se cría". Las autoras británicas Victoria Clark y Melissa Scott han decidido explorar este refrán bajo un nuevo ángulo y han dedicado un libro de cocina a los gustos gastronómicos de los jefes del Estado más controvertidos de la historia mundial.

La comida puede afectar el estado de ánimo y a la visión del mundo, aseguran Clark y Scott, quienes admiten que su obra no ha logrado probar que las decisiones políticas sean un efecto inmediato de ciertas dietas, pero insisten en que algunas pistas sí han conseguido, según publica el sitio web actualidad.rt.com. 

A continuación les invitamos a conocer los platos preferidos de algunos de los líderes mundiales más polémicos.

Adolf Hitler

Hitler fue conocido por la calidad superior que exigía de sus comidas y por las precauciones que tomaba antes de autorizar un plato. 

Tenía a 15 mujeres jóvenes 'probadoras': su trabajo era probar un poco de cada plato, y solo 45 minutos después, si ninguna caía muerta, la comida se servía al Führer, informa Daily Mail.

La abundancia de su mesa tampoco sufrió durante la Segunda Guerra Mundial. 

"Había espárragos en la temporada, con salsa holandesa, caldos de verduras con pelotas pequeñas de sémola, pimientos rojos asados, arroz, ensaladas y guisos de verduras", cuenta una de las probadoras, Margot Woelk, citada en el libro.

Benito Mussolini

Mussolini era un aficionado a los platos tradicionales italianos. 

El libro le atribuye la frase: "La cocina francesa no valía nada y la italiana es la mejor del mundo". 

Uno de sus platos preferidos era la ensalada de ajo crudo picado aliñada con aceite y limón.

Saddam Hussein

La preferencia absoluta de Hussein era el pescado. 

"De vez en cuanto podía despertar al personal de su cocina a las cinco o las seis de la madrugada para que le hicieran a la parrilla un pez que acababa de pescar", afirma el libro.

Muammar Gaddafi

Gaddafi tenía predilección por la comida italiana, pero su plato favorito era la carne de camello con cuscús, mientras que la leche de camello era un ingrediente básico de su dieta. 

Se cree que precisamente a esta última se debía la blancura excepcional de la sonrisa del difunto líder libio.

Kim Jong-il

De acuerdo con Clark y Scott, "un pequeño ejército de mujeres" debía controlar que cada grano de arroz de los que llegaban a la mesa de Kim Jong-il, padre del actual dirigente norcoreano, Kim Jong-un, tuviesen el mismo tamaño, la misma forma y el mismo color. 

El arroz se cocinaba con leña de un monte particular de la frontera con China.

Kim Jong-il adoraba también el pescado fresco crudo y el sushi. Otra preferencia suya era la sopa de aleta de tiburón.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios