25 de Septiembre de 2018

Mundo

Pedro Sánchez se lanza 'al ruedo', aunque sin apoyo

El líder del PSOE intentará convencer a las demás fuerzas políticas para formar gobierno tras meses de negociaciones fracasadas.

Pedro Sánchez intentará este martes ser investido como presidente del gobierno de España. (Facebook/Pedro Sánchez Pérez-Castejón)
Pedro Sánchez intentará este martes ser investido como presidente del gobierno de España. (Facebook/Pedro Sánchez Pérez-Castejón)
Compartir en Facebook Pedro Sánchez se lanza 'al ruedo', aunque sin apoyoCompartir en Twiiter Pedro Sánchez se lanza 'al ruedo', aunque sin apoyo

Agencias
MADRID, España.- El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, se presentará mañana al Congreso al debate de investidura para intentar ser presidente del gobierno, aunque sin tener garantizado el apoyo parlamentario necesario.

El Congreso de los Diputados abrirá este 1 de marzo el debate de investidura tras las elecciones del 20 de diciembre, después de que el jefe de gobierno en funciones Mariano Rajoy declinara en enero aspirar al cargo, tras reconocer la falta de respaldo de otras fuerzas.

En los comicios de diciembre, el PSOE se convirtió en segunda fuerza, con 90 de los 350 escaños del Congreso, detrás de los 123 del Partido Popular (PP) de Rajoy, y por delante del izquierdista Podemos con 69, la centroderecha Ciudadanos con 40 y las demás formaciones.

De acuerdo con el sistema parlamentario español, tras los comicios se abre una segunda fase de elección entre los 350 diputados, en la que gana el candidato que se someta a investidura con 176 votos (la mitad más uno), o en segunda votación con mayor cantidad de votos.

Sánchez, de 43 años de edad, es el primer candidato que se postula sin ser el más votado en las elecciones, debido al nuevo escenario adverso a Rajoy para asegurar su reelección.

Al debate de investidura, el dirigente socialista se presenta con un acuerdo alcanzado la semana pasada con Ciudadanos, que incluye varias reformas legales en temas políticos y económicos, y el respaldo de Coalición Canaria (CC).

Con ello, tiene garantizado el voto de los 90 diputados socialistas, 40 de Ciudadanos y uno de CC para sumar 131, lejos aún de los 176 que requiere la primera votación y también de la mayoría simple en segunda ronda.

El PSOE negoció este mes con Podemos, Izquierda Unida (IU), Compromis (integrada en el grupo de Podemos) y con el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que cancelaron las pláticas cuando se conoció el acuerdo con Ciudadanos.

La negociación para crear un bloque de izquierda con PSOE, Podemos e IU fue propuesta por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que puso como condición que no se incluyera a Ciudadanos y apoyar un referéndum independentista en Cataluña, que los socialistas rechazan.

Iglesias también planteaba ocupar él la vicepresidencia del gobierno, y que Podemos tuviera tantos cargos ministeriales como los socialistas, lo que no gustó a la formación de Sánchez.

Represalia

Rajoy anunció desde el inicio que el PP votará en contra de Sánchez, ya que asegura que cuando él intentó negociar la formación de gobierno a finales de diciembre, recibió varias negativas del líder socialista, como también de otros dirigentes políticos.

De hecho, el aún mandatario ha declarado que si Sánchez fracasa esta semana volverá a intentar la investidura, toda vez que tras la primera votación del 2 de marzo, se abrirá un plazo de dos meses, para formar un gobierno respaldado por el PP, PSOE y Ciudadanos.

Sánchez iniciará este miércoles el debate con una intervención para exponer su programa sin límite de tiempo; el miércoles, los portavoces de cada grupo subirán a tribuna a fijar posiciones, y después se votará, previsiblemente en la noche.

En caso de no obtener los 176 votos, se convocará a segunda votación el viernes 4 de marzo, y tras una ronda de intervenciones más breves se volverá a votar.

Tras los posicionamientos expuestos en los último días, se descarta que más partidos se sumen al PSOE o se abstengan, principalmente en la segunda votación, para facilitar la investidura.

De fracasar Sánchez, se abrirá un plazo de dos meses en que los partidos políticos deben negociar entre ellos, y de cumplirse ese tiempo en la misma situación de bloqueo se volvería a convocar a elecciones, que previsiblemente serían el 26 de junio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios