21 de Octubre de 2018

Mundo

Todos somos parte de la ilegalidad

Se han vuelto expertos hombres de negocios que llegan a manejar el 10% del PIB mundial.

Por más que la mafia parezca algo ajeno a la mayoría de nosotros, todos somos autores y cómplices de estos mercados negros. (Archivo/Rueters)
Por más que la mafia parezca algo ajeno a la mayoría de nosotros, todos somos autores y cómplices de estos mercados negros. (Archivo/Rueters)
Compartir en Facebook Todos somos parte de la ilegalidadCompartir en Twiiter Todos somos parte de la ilegalidad

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- El crimen ha evolucionado de forma exponencial junto al capitalismo global: las mafias manejan aproximadamente el 10 por ciento del PIB mundial gracias al tráfico de drogas, armas, seres humanos, órganos, etc.

Los mafiosos son auténticos hombres de negocios y expertos en logística, practican las relaciones exteriores y la diplomacia con más habilidad que la mayoría de los Gobiernos.

El producto interno bruto mundial es de 75 trillones de euros y al menos el 10 por cientio de ese total es manejado por la mafia, es decir, 7.5 trillones de euros.

Los protagonistas del mercado negro son auténticos hombres de negocios, son expertos en logística, realizan inversiones, innovaciones y pactan acuerdos y esto se debe a que el crimen organizado ha crecido junto al capitalismo mundial desarrollándose de forma exponencial a su lado, informa '20 Minutos', según publica el sitio web actualidad.rt.com.

Algunos ejemplos

En México por tan solo 35 euros (39.23 dólares) un sicario asesina; en Bangladésh se puede comprar un riñón por dos mil euros (dos mil 242 dólares); en Brasil una prostituta adolescente cobra 5.50 euros (6.16 dólares). 

Una niña en Mozambique se puede comprar por dos euros. El órgano sexual de un tigre cuesta mil 300 euros (mil 457 dólares) en China; un rifle kaláshnikov AK-47 vale 75 euros (84.06 dólares) en el delta del Níger, y por 25 mil euros (28 mil 020 dólares) se puede crear un banco propio en un paraíso 'offshore'. 

Por más que la mafia parezca algo ajeno a la mayoría de nosotros, todos somos autores y cómplices de estos mercados negros. Por ejemplo, si revisamos nuestra ropa y vemos dónde fue fabricada, descubriremos que cuatro de cada cinco prendas provienen de Asia, donde las fábricas textiles emplean mano de obra esclava.

Carolyn Nordstrom, profesora de la Universidad de Notre Dame, en EU, y autora de 'Global Outlaws' ('bandidos globales'), afirma que "resulta imposible hacer negocios sin hacerlos ilegalmente" porque se ha globalizado el delito y ya nos resulta familiar. "Lo legal, lo ilegal y lo cotidiano se han cruzado. La gente confía en la economía informal más que en la formal".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios