18 de Octubre de 2018

Mundo

'Les dispararon en la cabeza y luego aplastaron sus cráneos'

La madre superiora de un convento atacado por extremistas relata la crueldad con la que cuatro hermanas fueron asesinadas.

Imagen de contexto. Cuatro religiosas de las Hermanas de la Caridad murieron a manos de los Los yihadistas del Estado Islámico en Adén, Yemen, a principios de esta mes. (aciprensa.com)
Imagen de contexto. Cuatro religiosas de las Hermanas de la Caridad murieron a manos de los Los yihadistas del Estado Islámico en Adén, Yemen, a principios de esta mes. (aciprensa.com)
Compartir en Facebook 'Les dispararon en la cabeza y luego aplastaron sus cráneos'Compartir en Twiiter 'Les dispararon en la cabeza y luego aplastaron sus cráneos'

Agencias
ADÉN, Yemen.- Los yihadistas del Estado Islámico que mataron a cuatro monjas en Yemen a principios de este mes 'las ataron, les dispararon en la cabeza y luego aplastaron sus cráneos', según narró una testigo que logró huir de la feroz matanza. El cruel asesinato de las cuatro religiosas y otras 12 personas ocurrió el 4 de marzo en la residencia de ancianos de las Hermanas Misioneras de la Caridad en Adén .

La hermana Sally, madre superiora del convento de esta ciudad yemení, logró sobrevivir al ataque y relató los escalofriantes hechos a la hermana Rio. Y fue otra misionera, Adriana, la que escribió un informe a mano, cuando la hermana Rio le contó lo que había sucedido en Adén, publica National Catholic Register, según informa el sitio RT Sepa Más.

El informe cuenta que los yihadistas primero mataron a un guardia y a un chofer y empezaron a buscar a las hermanas. Unos cristianos que ayudaban a las religiosas a cuidar a los ancianos en esta residencia también fueron asesinados. Ellos y las cuatro monjas fueron atados y asesinados de una manera espeluznante: les dispararon en la cabeza y les aplastaron el cráneo.

Cuando la hermana Sally oyó los gritos y halló los cuerpos de las víctimas pudo esconderse en una cámara frigorífica, mientras los yihadistas continuaban con la búsqueda. Los yihadistas entraron varias veces en la cámara, pero no la vieron, algo que la hermana Adriana describe como 'milagroso'. Tras la matanza, la monja Sally fue trasladada fuera de Yemen. Ella relató que se encuentra 'muy triste porque está sola y no murió con sus hermanas'.

Asimismo, el padre Tom, que también trabajaba en este centro, fue secuestrado por los terroristas y aún se desconoce su destino.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios