19 de Agosto de 2018

Mundo

Atrévanse y busquen la felicidad: papa Francisco a jóvenes

En su mensaje por la Jornada Mundial de la Juventud, el Pontífice dijo que "corremos el riesgo de contentarnos con poco".

El Papa comentó que los santos son los que más pueden ayudar a entender el significado profundo de las Bienaventuranzas. (Agencias)
El Papa comentó que los santos son los que más pueden ayudar a entender el significado profundo de las Bienaventuranzas. (Agencias)
Compartir en Facebook Atrévanse y busquen la felicidad: papa Francisco a jóvenesCompartir en Twiiter Atrévanse y busquen la felicidad: papa Francisco a jóvenes

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco instó hoy a los jóvenes, en su mensaje por la Jornada Mundial de la Juventud 2014, a "ser libres en relación con las cosas", ir contra la corriente y contra la cultura del "usar y tirar", preocupándose por los pobres, según informó el sitio web de ANSA latina.

El mensaje estuvo centrado en la primera Bienaventuranza del Evangelio de Mateo, "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos", en vista de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra cada año en las diócesis del mundo el Domingo de Ramos.

Cada dos o tres años, hay además un gran encuentro internacional como el que tuvo Francisco en Río de Janeiro el año pasado. La próxima cita será en Cracovia, en 2016.

"Las Bienaventuranzas de Jesús son portadoras de una novedad revolucionaria, de un modelo de felicidad opuesto al que habitualmente nos comunican los medios de comunicación, la opinión dominante", observó Francisco.

"Para la mentalidad mundana, es un escándalo que Dios haya venido para hacerse uno de nosotros, que haya muerto en una cruz. En la lógica de este mundo, los que Jesús proclama bienaventurados son considerados 'perdedores', débiles. En cambio, son exaltados el éxito a toda costa, el bienestar, la arrogancia del poder, la afirmación de sí mismo en perjuicio de los demás", agregó.

"En una época en que tantas apariencias de felicidad nos atraen, corremos el riesgo de contentarnos con poco, de tener una idea de la vida 'en pequeño'", advirtió el Papa.

Francisco aludió a la "fuerza revolucionaria de las Bienaventuranzas", que Jesús proclamó en su primera gran predicación a orillas de Galilea

"Si de verdad dejáis emerger las aspiraciones más profundas de vuestro corazón -aconsejó- os daréis cuenta de que en vosotros hay un deseo inextinguible de felicidad, y esto os permitirá desenmascarar y rechazar tantas ofertas 'a bajo precio' que encontráis a vuestro alrededor".

"Cuando buscamos el éxito, el placer, el poseer en modo egoísta y los convertimos en ídolos, podemos experimentar también momentos de embriaguez, un falso sentimiento de satisfacción, pero al final nos hacemos esclavos, nunca estamos satisfechos, y sentimos la necesidad de buscar cada vez más. Es muy triste ver a una juventud 'harta', pero débil", subrayó.

"Atreveos a ir contracorriente. Sed capaces de buscar la verdadera felicidad. Decid no a la cultura de lo provisional, de la superficialidad y del usar y tirar, que no os considera capaces de asumir responsabilidades y de afrontar los grandes desafíos de la vida", agregó Francisco.

El Pontífice aconsejó en tres puntos cómo hacer que la pobreza de espíritu se transforme en un estilo de vida: ante todo, intentar ser libres en relación con las cosas, no dejarse llevar por la cultura del consumo. "Se trata de buscar lo esencial, de aprender a despojarse de tantas cosas superfluas que nos ahogan. Desprendámonos de la codicia del tener, del dinero idolatrado y después derrochado", exhortó.

En segundo lugar, "para vivir esta Bienaventuranza necesitamos la conversión en relación a los pobres. Tenemos que preocuparnos de ellos, ser sensibles a sus necesidades espirituales y materiales". "A vosotros, jóvenes, os encomiendo en modo particular la tarea de volver a poner en el centro de la cultura humana la solidaridad. Ante las viejas y nuevas formas de pobreza -el desempleo, la emigración, los diversos tipos de dependencias- tenemos el deber de estar atentos y vigilantes, venciendo la tentación de la indiferencia", agregó.

En tercer lugar, recomendó aprender de la sabiduría de los pobres: "En cierto sentido, los pobres son para nosotros como maestros. Nos enseñan que una persona no es valiosa por lo que posee, por lo que tiene en su cuenta en el banco". "Un pobre, una persona que no tiene bienes materiales, mantiene siempre su dignidad. Los pobres pueden enseñarnos mucho, también sobre la humildad y la confianza en Dios", explicó.

Finalmente, el Papa dijo que los santos son los que más pueden ayudar a entender el significado profundo de las Bienaventuranzas y "la canonización de Juan Pablo II en el segundo Domingo de Pascua es, en este sentido, un acontecimiento que llena nuestro corazón de alegría".

En el año 2015, la Jornada Mundial de la Juventud estará centrada en "Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios" y en 2016 en "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios