23 de Septiembre de 2018

Mundo

Migrantes en EU, entre la frustración y la desesperación

Una tercera parte del total de indocumentados que viven en EU podrían acogerse al alivio migratorio, ahora suspendido por un juez de Texas.

La familia de la mexicana Brenda Armendáriz tiene un 'estatus mixto': dos de sus cuatro hijos nacieron estadounidenses, los demás son ilegales. (AP)
La familia de la mexicana Brenda Armendáriz tiene un 'estatus mixto': dos de sus cuatro hijos nacieron estadounidenses, los demás son ilegales. (AP)
Compartir en Facebook Migrantes en EU, entre la frustración y la desesperaciónCompartir en Twiiter Migrantes en EU, entre la frustración y la desesperación

Agencias
TUCSON, Arizona.- Brenda Armendáriz, su esposo y dos hijos, todos nacidos en México, esperaban resolver su constante temor de ser deportados después que el presidente Barack Obama emitió sus más recientes órdenes ejecutivas en inmigración.

Pero ahora que el fallo de un juez federal en Texas bloqueó los esfuerzos de Obama para proteger de la deportación a unos 4 millones de inmigrantes, la familia de Armendáriz está desilusionada porque ella y sus hijos sienten que el ofrecimiento del presidente de darles estatus legal temporal se aleja frustrantemente de su alcance.

Casi una tercera parte de los inmigrantes que ahora viven en Estados Unidos sin permiso legal cumplen los requisitos para la protección temporal si las recientes órdenes de Obama son ratificadas en la corte, ya sea porque llegaron a Estados Unidos siendo niños o porque sus propios hijos tienen estatus legal en el país.

Pero los avances y retrocesos en una reforma han sido tan frecuentes al pasar los años que muchos miles de inmigrantes que ya son elegibles para recibir la protección se han dado por vencidos por ahora y no están solicitando los permisos de trabajo ni inscripción al Seguro Social que podrían recibir bajo la primera orden ejecutiva que emitió Obama en 2012.

Existe una letanía de razones, como la desconfianza general hacia el gobierno, por las cuales temen ser deportados, además de que hay que pagar 500 dólares para hacer la solicitud. Pero la constante incertidumbre creada por la división política en Washington también los mantiene alejados.

Unas 150 personas se han acercado al despacho en Arizona del abogado migratorio Lance Wells esta semana, reaccionando con desconcierto, temor y consternación por el más reciente revés, dijo él mismo. El abogado recomienda "ser pacientes, de alguna forma sabíamos que vendría esto".

Pero la paciencia se está acabando.

Enojo o desilusión

Armendáriz y su esposo llegaron a Tucson hace una década, con un hijo y una hija, con la intención de quedarse lo suficiente para hacer algo de dinero y regresar a su natal estado de Sonora. En lugar de eso, se asentaron. Los hijos tienen ahora 21 y 13 años, y tienen dos hermanos más, que sí son estadounidenses, uno de 3 años y una niña de un mes.

Al igual que muchos otros inmigrantes, esta familia tiene "estatus mixto", donde el padre, la madre y los dos hijos mayores no califican al programa de suspensión de deportaciones, o DACA por sus siglas en inglés, promovido por Obama desde hace casi tres años.

Con el objetivo de mantener a estas familias juntas, las órdenes ejecutivas que el presidente anunció en noviembre hubieran sido válidas para los hermanos mayores desde el 17 de febrero y para los papás a partir de mayo.

El juez de distrito en Texas, Andrew Hanen, bloqueó temporalmente ambas extensiones después que opositores a Obama demandaron al programa por considerar que excede las facultades presidenciales. El gobierno federal planea apelar.

Deseos dispersados

Sin embargo, Itzayana Aguirre Armendáriz, de 21 años, ya se está dando por vencida.

"No sé si es enojo o desilusión", dice Armendáriz, la madre. "Le digo que no se cierre ella sola, que Obama ya firmó (las acciones ejecutivas) y que ahora nada más se trata de esperar y luchar".

Itzayana tuvo que dejar la escuela comunitaria en su primer año porque su familia no podía solventar la tarifa que deben pagar los inmigrantes que no tienen permiso de residencia o aquellas personas que no viven en Arizona. Estaba estudiando ingeniería y quería regresar a la escuela, pero ayuda a su mamá a hacer y vender tortillas y pan.

Con los retrasos causados por la reciente demanda, Itzayana anunció a la familia que quería regresar a México. Su padre no lo aprueba, pero saben que no pueden retener a su hija para siempre.

El niño Armendáriz de 13 años sigue en la escuela pública y tiene sus esperanzas puestas en Disneylandia, pero ese deseo también se dispersó. Conducir lejos de casa sigue siendo costoso y arriesgado, dice la madre.

Se reduce todo

Román Beltrán, de Phoenix, tampoco calificó a la primera ronda del DACA, pero será elegible para la extensión. Llegó a Estados Unidos proveniente de México a los 5 años. "Estaba realmente molesto y frustrado porque esta no es la primera vez que me hago ilusiones con la inmigración", dijo.

Beltrán, de 36 años, estaba en un camino por separado para conseguir la residencia permanente a través de su esposa pero se divorciaron. Ahora siente que puede sacar provecho de las batallas políticas, y dice que simplemente quiere trabajar y contribuir.

"Sólo quiero un empleo, a eso se reduce todo", dice Beltrán. "Poder conseguir un empleo legalmente, pagar mis impuestos".

(Información de The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios