La última y nos vamos: se despiden los príncipes de la monarquía británica

El lunes cumplirán con su último compromiso real en la Abadía de Westmimster.

|
El príncipe Enrique y su futura esposa, Meghan, después de anunciar su compromiso. El último día de marzo dejarán de formar parte de la realeza británica. (Foto: Archivo AP).
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Londres.- El príncipe Enrique y su esposa, Meghan, la duquesa de Sussex, efectuarán su último compromiso monárquico el lunes en la Abadía de Westminster en Londres, antes de iniciar su exilio autoimpuesto en América del Norte.

Su presencia en la conmemoración del Día de la Commonwealth marcará el final de un drama de dos meses que comenzó cuando la pareja anunció planes para alejarse de sus roles como miembros de la familia real británica y ganarse la vida ellos mismos. Un territorio desconocido para la Casa de Windsor.

En una declaración personal, Enrique y Meghan revelaron que tenían la intención de ser “financieramente independientes” y “equilibrar” su tiempo entre el Reino Unido y América del Norte, mientras continuaban honrando a la reina Isabel II, de 93 años. En resumen, querían ser de la realeza a tiempo parcial.

Pero no hay precedente de esto en la monarquía británica. Después de todo, Eduardo VIII fue rechazado prácticamente por todos después de que abdicó para casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson en 1936.

Los contribuyentes agraviados insistieron en que Enrique y Meghan pagaran los 2.4 millones de libras (3.1 millones de dólares) de dinero público gastado para renovar la casa en Windsor donde planeaban vivir.

También te puede interesar: Sitio web para adultos ofrece trabajo a Meghan Markle

Finalmente, la reina intervino: Enrique y Meghan dejarían de cumplir con sus deberes reales en marzo, pagarían los costos de renovación y no recibirían dinero público después de retirarse. Si bien la pareja siempre será parte de la familia, no se les permitirá usar la palabra “real” para ganarse la vida.

¿Y ahora qué? Para empezar, no usarán sus títulos reales.

Pero quedan otros problemas: ¿Cómo se ganarán la vida y quién pagará por su seguridad hasta ahora financiada por los contribuyentes británicos? El gobierno canadiense ha dicho que no lo hará.

Se espera que la pareja se gane el sustento, al menos en parte, a través de conferencias, algo así como los Obama.

Muchos observadores están más interesados en lo que causó este cambio sísmico en la monarquía británica. Algunos culpan a Meghan, una actriz estadounidense de 38 años, quien admitió el año pasado que adaptarse a la vida real había sido difícil.

 

 

Cargando siguiente noticia