19 de Julio de 2018

Mundo

Muere uno de los héroes de La gran evasión

Paul Royle, el penúltimo superviviente de la huida del campo de concentración nazi para prisioneros de guerra, falleció en Austria.

Tras la muerte de Royle, Dick Churchill, entonces soldado del Reino Unido, es a sus 95 años el último superviviente de aquella legandaria fuga. (RT)
Tras la muerte de Royle, Dick Churchill, entonces soldado del Reino Unido, es a sus 95 años el último superviviente de aquella legandaria fuga. (RT)
Compartir en Facebook Muere uno de los héroes de <i>La gran evasión</i>Compartir en Twiiter Muere uno de los héroes de <i>La gran evasión</i>

Agencias
SYDNEY, Australia.- Paul Royle, el penúltimo superviviente de la huida del campo de concentración nazi para prisioneros de guerra Stalag Luft III, en 1944, ha muerto en Australia a los 101 años de edad, según informó el sitio web de RT.

De los 76 soldados que intentaron huir a través de un túnel, solo tres lograron escapar. Esta historia de coraje y lucha desesperada por la vida fue llevada al cine en 1963.

El campo de concentración nazi para prisioneros de guerra Stalag Luft III estaba situado en un bosque cerca de la ciudad polaca de Sagan (actualmente Żagań).

Fue uno de los seis campos de concentracion alemanes construidos especialmente para dar cabida al creciente número de prisioneros de guerra.

En los últimos compases de la Segunda Guerra Mundial, en medio del avance del Ejército Rojo hacia Berlín, cerca de dos mil prisioneros de un total de 10 mil fueron trasladados a Stalag VII A, en la ciudad Moosburg an der Isar, que fue liberado el 2 de febrero de 1945. 

Más allá del horror que encerraron sus muros, el campo de Stalag Luft III es hoy recordado por la heróica fuga de 76 reos, la mayoría de los cuales fueron después detenidos y fusilados.

Los prisioneros excavaron tres túneles a unos 8.5 metros bajo el suelo y les dieron los nombres anglosajones: Tom, Dick y Harry. A través de ellos podían huir a la vez unos 200 reos, aunque solo lograron hacerlo 76, de los cuales 50 fueron después fusilados por la Gestapo. El grupo estaba liderado por Roger Joyce Bushell, piloto de la Fuerza Aérea Auxiliar de Sudáfrica, que fue uno de los fusilados.

La fuga a través de Harry tuvo lugar la noche del 24 al 25 de de marzo de 1944.

Todo comenzó a eso de las 22:30 horas. El túnel medía de largo 102 metros, tenía una anchura de 0.70 x 0.70 metros. La salida fuera del campo resultó ser más complicada de lo que se esperaba, ya que el suelo se congeló y la salida a la superficie de los prisioneros se prolongó unas cuatro horas más de lo previsto.

A las 4:55 horas los guardias del campo de concentración dieron la voz de alarma. Las condiciones climáticas severas y el frío no favorecieron la huída, siendo capturados la mayoria de los fugitivos. Solo tres de los 76 prisioneros lograron escapar.

Paul Royle, piloto de la Real Fuerza Aérea Australiana, logró evadir a sus perseguidores durante un día, pero fue detenido por guardias cuando intentaba entrar en una aldea.

Royle y su compañero Edgar Humphreys fueron interrogados por la Gestapo, pero solo el primero burló a la muerte, siendo enviado de vuelta a Stalag Luft III, donde permaneció hasta que fue liberado al final de la guerra.

Royle nunca pudo entender porque no lo ejecutaron. "No hubo ninguna razón. No tengo ni idea de por qué yo no fui elegido", lo cita 'The New York Times'. Tras la liberación del campo en 1945 se trasladó a Inglaterra.

Tras la muerte de Royle, Dick Churchill, entonces soldado del Reino Unido, es a sus 95 años el último superviviente de aquella legandaria fuga. 

Esta historia sirvió de base argumental para la película de Hollywood La gran evasión, de 1963, con Steve McQueen al frente del reparto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios