22 de Septiembre de 2018

Mundo

No todas las historias de príncipes tiene un 'final feliz'

Hace casi cuatro décadas Janan Harb fue la esposa 'secreta' de un miembro de la realeza, pero todo terminó con una demanda.

Fotografía en 1970 de Janan Harb y el principe de Arabia Saudita en este entonces, Fahd bin Abdulaziz al Saúd, quienes estuvieron casados. (Imagen tomada de elespanol.com)
Fotografía en 1970 de Janan Harb y el principe de Arabia Saudita en este entonces, Fahd bin Abdulaziz al Saúd, quienes estuvieron casados. (Imagen tomada de elespanol.com)
Compartir en Facebook No todas las historias de príncipes tiene un 'final feliz'Compartir en Twiiter No todas las historias de príncipes tiene un 'final feliz'

Agencias
MOSCÚ, Rusia.- No todas las historias de príncipes y princesas tienen un final feliz, así lo demuestra la historia de esta mujer palestina quien mantuvo una relación secreta con el principe de Arabia Saudita hace más de tres décadas. Esta mujer también puede decir que le ganó una demanada a la realeza de esta monarquía de Medio Oriente, quien estaría obligada a pagar cerca de 20 millones de dólares.

Janan Harb, mujer cristiana de origen palestino perteneciente a la alta sociedad británica, afirma que se convirtió al islam en 1968 para poder casarse con el entonces príncipe saudita, Fahd bin Abdulaziz al Saúd.

En una entrevista para RT, Harb quien actualmente tiene 68 años cuenta cómo llegó a ser parte de la familia de los monarcas sauditas.

"Se celebró (en Arabia Saudita) una gran fiesta para palestinos y libaneses, una fiesta de Navidad. El príncipe era entonces ministro del Interior, se encontraba entre los invitados; así es como nos conocimos", explica Harb.

Después de conocerse ambos se enamoraron y se casaron en una ceremonia secreta. De esta manera Harb se convirtió en la 'mujer secreta' del principe, pero solo los dos años primeros de este matrimonio fueron felices.

 "Nuestra vida fue hermosa durante los dos primeros años. Muy hermosa. Pero el tercer año resultó ser bastante trágico, nuestra relación fue tomada en serio y se involucraron sus hermanos".

En 1970 la alejaron de la familia real. El actual rey Salman bin Abdulaziz al Saúd, hermano de su marido, quería supuestamente deshacerse de ella.

"Pensaron que era una amenaza para él, ya que se estaba preparando para convertirse en rey. Pero creo que Fahd hizo un trato para dejar que me fuera", remarca Harb.

El final infeliz

En 1971, la 'mujer secreta' del principe fue deportada al Reino Unido.

"Sus hermanos lo preparaban para que se convirtiera en rey y no podían aceptar la existencia de una esposa cristiana palestina. Fui deportada sin su conocimiento", dijo Harb.

Harb afirma que su exmarido se comprometió a apoyarla financieramente hasta el fin de su vida. Pero su hijo, el príncipe Abdulaziz bin Fahd, que supuestamente acordó verbalmente pagarle 17 millones de dólares y comprarle dos pisos en Londres, se negó posteriormente a hacerlo. La mujer llevó este caso a un tribunal británico. Tras una larga batalla legal que ha durado 12 años, en noviembre de 2015 el proceso terminó a favor de Harb.

Harb dijo a RT que ha recurrido a los medios de comunicación con la esperanza de que la familia real saudita asuma sus responsabilidades.

"Cada vez que te enfrentas a los sauditas te dicen, en vez de preguntar o de intentar descubrir la verdad, 'quizá ella era una prostituta, a lo mejor solo buscaba el dinero'".

Janan Harb tiene previsto publicar a finales de 2016 una autobiografía en que describirá su vida entre los miembros de la realeza saudita.

(Información de RT)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios