19 de Septiembre de 2018

Mundo

Mujeres de la Jihad al combate

En la última década creció el número de mujeres musulmanas que se enrolaron, listas a morir, por una causa que consideran justa.

Las milicias femeninas logran llegar y dañar objetivos sensibles y protegidos, escondidas en el velo musulmán. (Agencias)
Las milicias femeninas logran llegar y dañar objetivos sensibles y protegidos, escondidas en el velo musulmán. (Agencias)
Compartir en Facebook Mujeres de la Jihad al combateCompartir en Twiiter Mujeres de la Jihad al combate

Agencias
BEIRUT, Libano.- Un número de mujeres no precisado, y cuya identidad se desconoce, figura entre los miembros del comando que asaltó el centro comercial de Nairobi, capital de Kenia, donde murieron 59 personas, confirmó el presidente del país, Uhuru Kenyatta.

El jefe de Estado no pudo confirmar la cifra ni las identidades. Pese a que el fenómeno no es nuevo en la historia y tampoco se circunscribe al islamismo, en la última década se registró un crecimiento del número de mujeres musulmanas que se enrolaron, listas a morir, por una causa que consideran justa.

De acuerdo con ANSA Latina, los casos más recientes, antes del asalto al centro comercial de Nairobi, se relacionan a la guerra en curso en Siria, donde hay miles de mujeres enroladas en las filas de los rebeldes, y algunas decenas de extranjeras, incluso con pasaporte europeo, para combatir una personal "jihad".

Decisión voluntaria

Desde hace siglos, los expertos de la ley islámica debaten la legitimidad de esa decisión pero, en general, para las principales escuelas del Islam suní, la jihad para las mujeres es considerado voluntario, no obligatorio.

Están llamadas en cambio a combatir en nombre de la fe sólo si "los infieles atacan la tierra del Islam".

Luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001, Palestina es la que aporta el mayor número de mujeres que se inmolan en nombre de la resistencia al enemigo israelí.

Shaynaz al Amuri es la estudiante palestina que, en enero de 2002, se hizo explotar en una concurrida calle de Jerusalén. Y desde entonces son una decenas los casos de mujeres suicidas que intentaron, en vano o con éxito, cumplir ataques contra objetivos israelíes.

"Kamikazes de Saddam"

En un contexto árabe-islámico, pero en teoría "laico", se inmolaron en abril de 2003 las "kamikazes de Saddam", con referencia al presidente iraquí Saddam Hussein. Corría el año de la invasión anglo-estadounidense, y en los próximos días de los combates en Bagdad, dos mujeres -Nur al Shammari y Widad Jamil- repletas de explosivos se lanzaron contra un puesto de bloqueo norteamericano cercano al dique de Haditha, 200 kilómetros al noroeste de la capital, causando la muerte de tres militares, además de la propia.

Dos días después, Saddam Hussein decidió conferirles a ambas mujeres suicidas dos de las más altas condecoraciones militares y una recompensa en dinero a sus familias.

En Irak, las jihadistas se enrolaron en los años siguientes en las milicias sunnitas inspiradas en Al Qaeda y en sus rivales chiítas.

Fuera del contexto árabe y en épocas recientes, mujeres prontas a morir por la jihad se conocieron efímeramente en los atentados de Moscú, en 2010, atribuidos a integristas del Cáucaso, además de Afganistán y Pakistán.

En Pakistán grupos jihadistas parecen haber potenciado sus "milicias femeninas", especializadas en acciones contra objetivos muy sensibles y protegidos por controles de seguridad más fáciles de sortear por mujeres escondidas en el velo musulmán.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios