23 de Octubre de 2018

Mundo

Multimillonaria promueve derechos pero pide permiso

La empresaria saudí, cuya fortuna asciende a 2 mil mdd, se ocupa de iniciativas educativas y a la promoción de los derechos de las mujeres.

Lubna Olayan, una empresaria saudita, directora de la corporación financiera Olayan Financing Company, aún le pide permiso a su esposo para viajar. (Archivo/Reuters)
Lubna Olayan, una empresaria saudita, directora de la corporación financiera Olayan Financing Company, aún le pide permiso a su esposo para viajar. (Archivo/Reuters)
Compartir en Facebook Multimillonaria promueve derechos pero pide permiso  Compartir en Twiiter Multimillonaria promueve derechos pero pide permiso

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- La multimillonaria empresaria saudí Lubna Olayan no tiene derecho a conducir coche o salir de su país sin el permiso de su marido, lo que no le impide gestionar una corporación formada por 50 compañías y haber acumulado una fortuna que asciende a dos mil millones de dólares. Esta es la historia de su éxito.

Como directora de la corporación financiera Olayan Financing Company (OFC), Lubna Olayan gestiona uno de los mayores conglomerados empresariales de Arabia Saudita con su medio centenar de empresas y 15 mil empleados. Olayan se ocupa además activamente de iniciativas educativas y para la promoción de los derechos de las mujeres.

Según Bloomberg, la exitosa empresaria gestiona títulos crediticios por valor de cuatro mil 400 millones de dólares. Su fortuna asciende a dos mil millones.

El destino de una de las mujeres más influyentes en Arabia Saudita le debe mucho a haber roto estereotipos. En 2004 Olayan ya se había convertido en la primera mujer elegida en la junta de directores de la compañía Saudi Hollandi Bank, según publica el sitio web actualidad.rt.com

En 1977 Olayan se graduó en la Universidad de Cornell, una de las más prestigiosas de EU, con una licenciatura en la agricultura antes de realizar una maestría en administración de empresas en la también estadounidense Universidad de Indiana.

La empresaria saudí supervisa hoy diversos programas educativos y está convencida de que la educación debe ser la clave del éxito de las mujeres y de la prosperidad de la economía saudí.

En 1983 se trasladó a la capital del Reino, Riad, y empezó a tomar parte en la gestión de la empresa familiar. Su padre, Silaiman Olayan, empezó su negocio desde cero hipotecando su casa. Hoy es una de las empresas más destacadas del país.

Defensa de los derechos de las mujeres

Sin entrar en una confrontación abierta con las élites conservadoras, Olayan se ocupa de promover los derechos de las mujeres sauditas, cuyas oportunidades en el Reino, donde impera la sharía, están limitadas significativamente.

Olayan fue la primera mujer saudí en pedir la abolición de la segregación sexual entre los empresarios y la igualdad económica, que, a su juicio, aumentará la competitividad de Arabia Saudita en la economía global.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios