20 de Octubre de 2018

Mundo

Nieto de Mandela saca los trapitos sucios de la familia

Mandla Mandela, organizó una conferencia de prensa y evidenció la división y los embarazos entre familiares.

Mandla Mandela durante la conferencia de prensa en Mvezo. (Agencias)
Mandla Mandela durante la conferencia de prensa en Mvezo. (Agencias)
Compartir en Facebook Nieto de Mandela saca los trapitos sucios de la familiaCompartir en Twiiter Nieto de Mandela saca los trapitos sucios de la familia

Agencias
MVEZO, Sudáfrica.- Uniones ilegítimas, hijos extramatrimoniales. Un nieto de Nelson Mandela aireó este jueves los trapos sucios de la familia mientras el icono mundial sigue hospitalizado en "estado crítico pero estable" en Pretoria.

Mientras eran enterrados de nuevo en el pueblo de Qunu los restos de tres hijos de Mandela exhumados la víspera, el mayor de sus nietos, Mandla Mandela, organizó una conferencia de prensa, difundida en directo para todo el país, para saldar las cuentas con varios miembros de la familia, según publica Milenio con información de AFP.

Mandla, que decidió por su cuenta en 2011 trasladar el cuerpo de su padre, de su tía y de su tío al pueblo natal de su abuelo, Mvezo, del que es el jefe tradicional, no apreció que quince miembros de su familia hayan recurrido a la justicia para trasladar los restos a Qunu, donde Nelson Mandela desea ser enterrado.

"Me encuentro en el centro del ataque de individuos que buscan un minuto de gloria y atención mediática a mi costa", declaró. Aunque se defendió de querer "lavar ropa sucia en público", atacó personalmente a varios de ellos.

Su tía Makaziwe: "en lugar de ser una fuerza de unidad, no ha hecho más que sembrar la división en la familia".

A juzgar por las primeras reacciones en Twitter, a los sudafricanos no les han hecho ninguna gracia estas declaraciones

Su medio hermano Ndaba: "El sabe que mi padre preñó a una mujer casada y él es el resultado de este acto".

Su otro hermano Mbuzo: "Fecundó a mi propia esposa" (Anaïs Grimaud, de la isla de la Reunión a donde regresó después).

A juzgar por las primeras reacciones en Twitter, a los sudafricanos no les han hecho ninguna gracia estas declaraciones. "Felizmente que el legado político de Mandela es demasiado fuerte para ser destruido", "uno no elige a su familia", "Quizá sea un Mandela, pero no creo que sea un Nelson...", se podía leer en la red social.

"Bajo asistencia respiratoria"

A unos mil kilómetros, Graça Machel, la esposa del héroe de la lucha contra el régimen racista del apartheid, jugó por su parte la carta de la unidad. "Hace unos 25 días que estamos en el hospital. Aunque Madiba no siempre ha estado bien, nunca ha sufrido", dijo.

"Su estancia en el hospital, nos ha permitido estar de nuevo todos unidos", agregó con motivo de una conferencia de prensa de la Fundación Mandela en Johannesburgo.

El primer presidente negro del país, que conquistó el corazón de la minoría blanca abogando por el perdón y la reconciliación, fue hospitalizado en Pretoria el 8 de junio tras una recaída de la infección pulmonar que le aqueja desde hace dos años y medio.

Su salud se deterioró súbitamente hace una decena de días antes de estabilizarse. Su estado "sigue crítico pero estable", dijo el jueves el presidente Jacob Zuma tras una visita al enfermo.

Los quince miembros de la familia que llevaron a Mandla a la justicia, revelaron en su querella que esperan una "muerte próxima" del gran hombre. "Está bajo asistencia respiratoria", precisaron los documentos transmitidos al juez.

El viernes, recurrieron al tribunal de Mthatha (sur) para conseguir que los restos de los tres hijos fallecidos de Nelson Mandela vuelvan al panteón familiar de Qunu, el pueblo de su infancia donde dijo que quiere ser enterrado al lado de sus allegados.

Dos jueces les dieron la razón el miércoles, y los restos fueron exhumados esa misma tarde bajo el control de un alguacil, que tuvo que forzar la verja de la residencia de Mandla para llegar hasta el lugar de las sepulturas.

Los restos de Makaziwe, muerta cuando era bebé en 1948; Thembekile, muerto en un accidente de carretera en 1969, y de Magkatho, fallecido de sida en 2005, fueron trasladados a Mthatha, donde fueron sometidos a un examen forense.

Poco después fueron enterrados en el panteón familiar de Qunu, según confirmó la policía. "Estamos ahora en el cementerio para enterrar los restos. Estamos realizando la inhumación en este momento", dijo a la AFP el teniente coronel Mzukisi Fatyela, portavoz de la policía del Cabo oriental (sur).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios