15 de Noviembre de 2018

Mundo

 / Egipto

"No nos van a frenar ni con la horca"

Varios vehículos blindados fueron desplegados cerca de la Plaza Tahrir con el objetivo de ahuyentar a los partidarios Morsi.

El líder máximo de la Hermandad Musulmana pidió a los egipcios que salgan a protestar. (Agencias)
El líder máximo de la Hermandad Musulmana pidió a los egipcios que salgan a protestar. (Agencias)
Compartir en Facebook "No nos van a frenar ni con la horca"Compartir en Twiiter "No nos van a frenar ni con la horca"

Agencias
EL CAIRO, Egipto.- El Ejército egipcio desplegaba el viernes vehículos blindados en un puente principal sobre el río Nilo en El Cairo, en el primer paso importante para contrarrestar los violentos enfrentamientos entre los partidarios del presidente islamista derrocado Mohamed Morsi y sus oponentes.

Varios vehículos blindados, al menos uno de ellos con jóvenes opositores a Morsi sentados en el techo, fueron desplegados en el puente 6 de octubre, cerca de la Plaza Tahrir, con el objetivo de ahuyentar a los partidarios Morsi. Asimismo, helicópteros militares volaban hacia la Plaza Tahrir, según publica The Associated Press.

Las tropas fueron movilizadas después de que islamistas cruzaron el puente por la mañana para atacar a un grupo adverso a Morsi cerca de Tahrir, lo que provocó enfrentamientos con disparos y piedras en los que murió una persona. En todo el país, al menos 17 personas han muerto, incluyendo la persona que perdió la vida en la batalla en el puente.

Más temprano el viernes, el líder máximo de la Hermandad Musulmana desafió al nuevo gobierno interino al comprometerse públicamente a restaurar a Morsi, diciendo que los egipcios no aceptarán un "régimen militar" por un día más.

Los manifestantes protestaron contra lo que consideran el regreso del régimen del autócrata Hosni Mubarak

Mohamed Badie, una figura venerada entre los seguidores de la Hermandad, habló en El Cairo ante una multitud de decenas de miles de partidarios de Morsi. Un helicóptero militar volaba sobre la zona a baja altura.

Badie se dirigió a los militares, diciéndoles que "su líder es Morsi" y les exigió que cumplan con su promesa de guardar lealtad al presidente, pues en juego está "el honor de los militares".

El líder máximo de la Hermandad Musulmana pidió a los egipcios que salgan a protestar. "No nos van a frenar con amenazas ni con detenciones... ni con la horca", agregó.

"Dios dio la victoria a Morsi y lo traerá de vuelta al palacio", dijo. "Nosotros somos sus soldados y lo defendemos con nuestras vidas", añadió.

Badie habló horas después que la televisión estatal informó que el presidente interino disolvió la cámara alta del Parlamento, dominada por los islamistas.

Adly Mansour, quien fungiera como presidente del Tribunal Constitucional Supremo antes de jurar como jefe de Estado el jueves, con el respaldo de las fuerzas militares, emitió la orden de disolver el Consejo de la Shura en una declaración constitucional.

El Consejo de la Shura es por lo general un órgano de poderes limitados que no suele legislar, pero bajo la presidencia del ahora derrocado Morsi adquirió poderes legislativos porque la cámara baja había sido disuelta previamente por orden de la corte.

El Consejo era dominado abrumadoramente por aliados de Morsi.

Los militares depusieron el miércoles a Morsi después de que millones de egipcios protestaron durante cuatro días exigiendo su cese y afirmando que malgastó su mandato electoral al dejar el poder en manos de su propia Hermandad Musulmana y otros islamistas.

La concentración en El Cairo donde habló Badie fue una de varias protestas realizadas el viernes en todo el país en las que los asistentes expresaron su descontento por el derrocamiento de Morsi. Las personas, en su mayor parte islamistas, corearon lemas contra las fuerzas militares.

Hubo un primer ataque importante contra los militares, en el Sinaí, lo que causó temores de que los islamistas recurran a la violencia en sus relaciones con los golpistas.

Un grupo de partidarios de Morsi llenó gran parte de un bulevar frente a una mezquita de El Cairo y prometió permanecer en el lugar hasta que el líder islamista, el primer presidente egipcio electo en elecciones democráticas, regrese al cargo.

Los manifestantes protestaron contra lo que consideran el regreso del régimen del autócrata Hosni Mubarak, depuesto a principios del 2011.

"Ha vuelto el antiguo régimen peor que antes", dijo Ismail Abdel-Mohsen, un estudiante de 18 años que formaba parte de la multitud congregada ante la mezquita de Rabia al-Adawiya. Restó importancia al presidente interino Mansour, calificándolo de ser apenas "una marioneta de los militares".

Muchos en la multitud corearon "tras el anochecer, el presidente Morsi volverá al palacio".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios