19 de Septiembre de 2018

Mundo

'Rezábamos a Dios para salir vivos'

Un joven de aproximadamente 20 años abrió fuego en una universidad de Oregon, dejando un saldo momentáneo de 10 muertos y 7 heridos.

Fuerte pánico se vivió en el centro de estudios superiores Umpqua Community College, ubicado en Oregon, cuando este jueves un joven ingresó y disparó contra los alumnos y el personal del plantel. El supuesto agresor murió abatido por las autoridades. (AP)
Fuerte pánico se vivió en el centro de estudios superiores Umpqua Community College, ubicado en Oregon, cuando este jueves un joven ingresó y disparó contra los alumnos y el personal del plantel. El supuesto agresor murió abatido por las autoridades. (AP)
Compartir en Facebook 'Rezábamos a Dios para salir vivos'Compartir en Twiiter 'Rezábamos a Dios para salir vivos'

EFE
LOS ÁNGELES, California.- Un tiroteo ocurrido este jueves en el centro de estudios superiores Umpqua Community College, de Roseburg, en el estado de Oregón, dejó al menos 10 muertos y 7 heridos, en un suceso en el que el sospechoso, un joven de 20 años, perdió la vida, tras abrir fuego contra las autoridades

Más de 100 detectives y agentes de Policía acudieron al lugar de los hechos, agregó Hanlin, informó John Hanlin, alguacil de Douglas County, en una conferencia de prensa.La gobernadora de Oregón, Kate Brown, añadió posteriormente que se trataba de un joven de 20 años.

"Aún es pronto para conocer todos los hechos, pero los efectos de un suceso como este serán duraderos", apuntó Brown.

Según las autoridades, los heridos se encontraban en diferentes clases del campus.

"Llegamos y encontramos múltiples pacientes en múltiples aulas. Las autoridades se encuentran en el lugar de los hechos y el tirador ha sido neutralizado", afirmó Ray Shoufler, del Departamento de Bomberos de Douglas County.

Las fuerzas de seguridad respondieron a las primeras llamadas de emergencia en torno a las 10:38 hora local. El sospechoso, del que no se ha facilitado identidad alguna, fue tiroteado tras enfrentarse a la Policía, indicó Hanlin. Posteriormente, se rastreó la zona en busca de otros posibles agresores, algo que, por el momento, se ha descartado.

Aterrador

Lacey Gregory, estudiante del centro, comentó a la cadena de televisión local KOIN que estaba en la biblioteca en el momento en que tuvo lugar el tiroteo y que la Policía evacuó a los estudiantes a una zona segura.

"Fue realmente aterrador. Tuvimos que llevarnos las manos sobre la cabeza mientras salíamos de allí uno a uno. Permanecimos allí de pie y rezábamos a Dios para salir vivos", afirmó Gregory.

Fuentes del canal CNN aseguran que el sospechoso podría haber compartido en las redes sociales sus planes de llevar a cabo el tiroteo.

La estudiante Kortney Moore reveló al diario local The News-Review que se hallaba en uno de los salones donde se produjo el tiroteo y que vio cómo el agresor exigía a los alumnos que se pusieran de pie e indicaran qué religión profesaban antes de abrir fuego.

Umpqua Community College es un centro educativo en el que cursan estudios unos tres mil 330 alumnos a tiempo completo y 16 mil a tiempo parcial, y se ubica en lo alto de una colina, a las afueras del centro de Roseburg.

Roseburg, una localidad rural de 22 mil  habitantes, se encuentra a unos 290 kilómetros al sur de Portland, la ciudad más grande de Oregón.

Una rutina

Horas después de que se produjera en tiroteo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, denunció que EU. ha convertido "en una rutina" las masacres por violencia armada, e insistió en que "ningún país avanzado" asiste regularmente a episodios como el ocurrido en Oregón.

"De alguna manera, esto se ha convertido en una rutina, las informaciones son rutinas, mis reacciones aquí en este podio son una rutina, y lo es la conversación posterior", afirmó en una dura e irónica declaración ante la prensa desde la Casa Blanca.

Obama subrayó que las oraciones por las víctimas "no son suficientes" y es necesario abordar el problema lo antes posible desde un punto de vista político para atajar la violencia armada en el país.

Por su parte, el director ejecutivo del centro de estudios Violence Policy Center (VPC), Josh Sugarmann, señaló en un comunicado que se trata de "otro acto horroroso de violencia por armas de fuego en América".

"Se pierden vidas, quedan familias destrozadas y comunidades llenas de cicatrices, pero para la industria armamentística de EE.UU. y para el lobby de las armas es un día más en la oficina", aseveró Sugarmann, cuyo centro se opone al uso de armas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios