17 de Diciembre de 2017

Mundo

Padres se niegan a desconectar a su bebé: la justicia británica da la orden

Una doctora explicó que el menor está sufriendo innecesariamente, pues tiene una enfermedad que debilita los músculos.

No es la primera vez que un juez inglés autoriza a desconectar el soporte vital a un bebé contra la opinión de los padres. (El Debate)
No es la primera vez que un juez inglés autoriza a desconectar el soporte vital a un bebé contra la opinión de los padres. (El Debate)
Compartir en Facebook Padres se niegan a desconectar a su bebé: la justicia británica da la ordenCompartir en Twiiter Padres se niegan a desconectar a su bebé: la justicia británica da la orden

Redacción
Gran Bretaña.- La justicia británica le dio hoy el permiso a los médicos para desconectar, contra la voluntad de los padres, el soporte vital a un bebé de 8 meses que sufre una rara enfermedad genética.

De acuerdo con El Debate, la decisión de la Alta Corte fue recibida con gritos de "¡No!" por la familia de Charlie Gard, que pretendía llevar al bebé a Estados Unidos para una tratamiento que está siendo probado. Sin embargo, los médicos del Hospital Great Ormond Street de Londres consideran que es hora de que el niño, que sufre daños cerebrales, reciba cuidados paliativos.

"Quiero dar las gracias a los padres de Charlie por su campaña valiente y digna en su nombre, pero, más que nada, rendir homenaje a su total dedicación a su maravilloso niño, desde el día en que nació"

Los padres están "destrozados" con el fallo judicial, dijo la abogada de la pareja, Laura Hobey-Hamsher. Por su parte, el juez Nicholas Francis señaló que tomó su decisión "con la mayor de las tristezas", pero con "la absoluta convicción" de estar haciendo lo mejor para el bebé, que merece "una muerte digna".

También te puede interesar: Abandonan a un recién nacido en la iglesia de Cristo Rey

"Quiero dar las gracias a los padres de Charlie por su campaña valiente y digna en su nombre, pero, más que nada, rendir homenaje a su total dedicación a su maravilloso niño, desde el día en que nació", prosiguió el juez.

Durante el juicio, una doctora explicó que el niño ya no oye ni se mueve, y que está sufriendo innecesariamente. Charlie tiene una forma de enfermedad mitocondrial que causa el debilitamiento progresivo de los músculos y daños cerebrales.

El caso despertó gran interés en el Reino Unido y sus padres, Chris Gard y Connie Yates, abrieron una colecta pública que alcanzó los 1,2 millones de libras  que necesitaban para llevar al niño a Estados Unidos, gracias a las donaciones de más de 80 mil  personas.

No es la primera vez que un juez inglés autoriza a desconectar el soporte vital a un bebé contra la opinión de los padres. Ocurrió también en 2015, con una niña que sufrió daños cerebrales irreversibles al quedar sin oxígeno durante el parto, ocurrido en un coche.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios