16 de Diciembre de 2017

Mundo

El país más pobre del mundo, cuna de artistas

Se encuentra en uno de los países más pobres del mundo, pero eso no le quita el atractivo para los músicos, actores y bailarines del extranjero.

Siraba se puede definir como una especie de federación de artistas de Burkina Faso y extranjeros dispuestos a ayudarse unos a otros. (Notimex)
Siraba se puede definir como una especie de federación de artistas de Burkina Faso y extranjeros dispuestos a ayudarse unos a otros. (Notimex)
Compartir en Facebook El país más pobre del mundo, cuna de artistasCompartir en Twiiter El país más pobre del mundo, cuna de artistas

Agencias
BOBO-DIOULASSO, Burkina Faso.- Burkina Faso es uno de los países más pobres del mundo. No atrae turistas, pero sí el interés de músicos, actores y bailarines de todo el mundo. De generar este interés se ocupa Siraba, uno de los centros culturales más influyentes de toda África Occidental.

Fundado en 2001 en Bobo-Dioulasso, Siraba entrena a jóvenes con talento siguiendo los dictados de la tradición local enriquecida por el intercambio y el encuentro con artistas extranjeros.

La Asociación Siraba-Centro de Educación Artística Désiré Somé nació hace 14 años en el polvoriento barrio Secteur 21, en Bobo-Dioulasso, la segunda ciudad más importante del país. Ocupa una gran superficie de más de dos kilómetros cuadrados en la que se alzan, entre otras instalaciones, un teatro, una casa de huéspedes, un bar y oficinas administrativas.

No hay nadie en toda la ciudad que no conozca Siraba. Todo el mundo, jóvenes y no tan jóvenes, han ido al menos una vez a refugiarse del sol bajo las palmeras y los enormes baobabs en Siraba.

“Siraba se puede definir como una especie de federación de artistas de Burkina Faso y extranjeros dispuestos a ayudarse unos a otros. A principios de 2000 trabajábamos en otro lugar, mucho más pequeño, pero gracias a la ayuda económica de ONGs europeas pudimos instalarnos aquí”, explica Soleiman Koumaré.

Actor, director de teatro y presidente de Siraba, Souleiman abunda: “En la lengua bambara Siraba significa el gran camino, y de hecho somos como una amplia senda por la que los artistas tienen que pasar”.

Tanto en Burkina Faso como en los países vecinos Souleiman es una verdadera celebridad. Ha participado en varias telenovelas de éxito y a menudo, cuando camina por la calle, sus aficionados lo llaman a gritos con el nombre de alguno de los personajes que ha interpretado, según publica Notimex.

Désiré Somé tenía clarísimo que lo quería en el grupo Siraba. “Desiré era un artista fenomenal. Empezó como actor, y luego se dedicó a la danza y a la dirección. Fue a él a quien se le ocurrió ponerse en contacto con organizaciones europeas e invitarlas a venir aquí para mostrarles lo que somos capaces de hacer y para aprender técnicas de gente que viene de lejos”, reconoce.

Lamentablemente, “Désiré no ha podido ver lo que ha surgido de su intuición; por eso hoy el centro lleva también su nombre”.

Désiré Somé ostenta el mérito, entre otros, de atraer el interés de compañías de teatro y danza de toda Europa. A principios de 2000 contrajo el sida. Murió pocos días antes de la inauguración de la sede actual de Siraba.

La gravedad y las dimensiones de la lacra que representa el VIH en la región se deben a causas diversas y complejas. Entre ellas, la insuficiencia y la ineficacia de las campañas de sensibilización promovidas por los gobiernos locales y las ONG; el enfoque unilateral, científico-médico, al problema del sida, y la falta de perspectivas concretas para las personas con VIH.

En estos años en Siraba, Souleiman ha tejido una red de relaciones y colaboraciones con artistas africanos de gran renombre, funcionarios de órganos del gobierno de cultura, festivales internacionales de teatro y música, y también con representantes del mundo médico especializado en enfermedades infecciosas y con asociaciones de seropositivos.

“Tratamos de sensibilizar a nuestra gente sobre el sida utilizando todas las herramientas de la cultura y la tradición local. El teatro, la música y la danza siguen siendo todavía hoy una de las formas más eficaces para la comunicación de contenidos y emociones. Los artistas de teatro son, por lo tanto, las personas más adecuadas para la transmisión de mensajes creíbles a través de instrumentos comprensibles”, explica Souleiman.

En Siraba se ensaya en cualquier momento del día o de la noche en el pequeño teatro, que sólo tiene dos paredes laterales. El calor y los mosquitos no asustan a los artistas, y tampoco a los numerosos curiosos, especialmente niños, que asisten a los ensayos.

Entre los incansables también se encuentra Olivier Somé, hermano de Désiré y director artístico de Siraba: “Estamos trabajando en dos espectáculos. El primero se titula Bobo-Dioulasso y emplea a cerca de 30 artistas entre actores, cantantes y músicos. Habla de la historia de nuestra ciudad, de su actualidad y de sus perspectivas. Trata de temas comunes como la corrupción de la policía, los constantes cortes de electricidad y el difícil acceso al agua.”

“El segundo espectáculo, en cambio, se centra en despertar la conciencia de los jóvenes sobre el fenómeno de la contaminación, que está aumentando día a día. Como el año pasado, esperamos exportar estos espectáculos a Italia, Croacia, Alemania y Polonia”, abunda.

Olivier insiste en la importancia de su ciudad en el ámbito artístico: “Bobo-Dioulasso es el centro de África Occidental. La ciudad ha conseguido tener esta riqueza cultural a través de los intercambios con los países vecinos, como Malí, Costa de Marfil, Togo y Ghana. De hecho, tienes que pasar por Bobo-Dioulasso si quieres llegar a estos países. Es por esta razón que en nuestra ciudad hay diversas etnias y una riqueza cultural única en la región”.

Todos los artistas de Siraba dicen que han sido inspirados por Thomas Sankara, el queridísimo presidente revolucionario de Burkina Faso que hizo del lema “el arte como medio en los procesos de integración” uno de sus puntos fuertes.

Olivier cuenta: “Las huellas de Sankara están todavía presentes. Tal vez mi arte lo he heredado de mi hermano Désiré, pero también del capitán Sankara. Él mismo fue un artista, específicamente un músico, y dio un gran impulso al arte y la cultura de nuestro país cuando estaba al cargo. Fue él quien le dio más énfasis al Festival Panafricano de Cine de Ouagadougou.

“En sus tiempos había exposiciones y espectáculos por todas partes y había instaurado Los Pioneros, una organización en la que los niños aprendían a cantar, bailar y moverse. Esta energía corre todavía hoy por nuestras venas. Todo el mundo se sabe de memoria esas canciones, incluso los más jóvenes, que no han llegado a conocerlo”.

Datos
Thomas Sankara 

Thomas Sankara (21 de diciembre de 1949 - 15 de octubre de 1987) fue un militar, político y revolucionario de Burkina Faso, comúnmente conocido como “el Che Guevara africano”. 

Fue un líder muy carismático de África Occidental. Cambió el nombre de Alto Volta (dado por los colonizadores franceses) por Burkina Faso, se convirtió en el primer presidente del país y se distinguió por una serie de reformas radicales para erradicar la pobreza. 

Presidente de Burkina Faso del 1983 al 1987, murió en 1987 en un atentado presuntamente organizado por su cercano amigo y colaborador Blaise Compaoré.

Cine de Ouagadougou

El Festival Panafricano de Cine de Ouagadougou es un festival de cine que se celebra cada dos años en Ouagadougou, la capital de Burkina Faso. 

La muestra se instituyó en 1969 y se considera el festival africano de cine más importante.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios