21 de Julio de 2018

Mundo

Papa come 'como cualquier otro obrero' del Vaticano

El Pontífice 'retoma' sus actos fuera de protocolo: acude al comedor, hace fila como cualquier otro y se sienta con 'sus compañeros'.

El Papa Francisco -aparece en el extremo derecho de la imagen- departió con los empleados del Vaticano que se encontraban en el comedor general. Como es su costumbre, no avisó de su intención de acudir al lugar y sorprendió a todos los ahí presentes. (AP)
El Papa Francisco -aparece en el extremo derecho de la imagen- departió con los empleados del Vaticano que se encontraban en el comedor general. Como es su costumbre, no avisó de su intención de acudir al lugar y sorprendió a todos los ahí presentes. (AP)
Compartir en Facebook Papa come 'como cualquier otro obrero' del VaticanoCompartir en Twiiter Papa come 'como cualquier otro obrero' del Vaticano

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco se presentó hoy por sorpresa en el comedor del Vaticano, tomó personalmente sus alimentos y se sentó en medio de un grupo de empleados con quienes compartió el almuerzo.

Poco antes de las 13:00 horas locales (11:00 GMT), el Pontífice apareció en el lugar apenas acompañado por un guardia de traje y se dirigió a un largo mostrador donde tomó su bandeja como el resto de los presentes.

“(Vino) normalmente, como el más humilde de los obreros. Se presentó aquí, tomó la bandeja, los cubiertos, hizo la fila y se sirvió.

"Comió la pasta en blanco (sin salsa) y merluza”, contó a la radio Vaticana Franco Paíni, chef del comedor.

“La pasó muy bien: rodeado de su gran familia (...) Nos presentamos, nos preguntó como estábamos, cómo trabajábamos, nos felicitó, estuvo muy bien”, agregó.

Una vez elegidos los alimentos, Jorge Mario Bergoglio se fue a sentar en medio de un grupo de empleados vestidos todos con uniforme de trabajo azul y con ellos dialogó mientras almorzaba.

Inmediatamente comenzaron a circular por las redes sociales fotografías del Papa, vestido de blanco, sentado entre los obreros y conversando con ellos, en torno a una larga mesa rectangular.

Casi una hora después Francisco dio la bendición a todos los presentes, se tomó una foto con ellos y después se fue.

“¡Fue una sorpresa! ¡Un rayo en día de sol! ¿Quién lo esperaba? ¡El Papa que viene a comer con nosotros! Nos tomó a todos desprevenidos, pero fue una de las grandes satisfacciones que pueden pasar”, apuntó el chef.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios