18 de Septiembre de 2018

Mundo

Francisco: el sufrimiento no debe hacernos perder la fe

"Quien no tiene paciencia quiere todo enseguida, todo de prisa, es una persona caprichosa" dijo el Papa en a homilía de hoy.

"Otra tentación de los que no tienen paciencia es  la omnipotencia de querer una cosa de inmediato", dijo el Pontífice. (Agencias)
"Otra tentación de los que no tienen paciencia es la omnipotencia de querer una cosa de inmediato", dijo el Pontífice. (Agencias)
Compartir en Facebook Francisco: el sufrimiento no debe hacernos perder la fe Compartir en Twiiter Francisco: el sufrimiento no debe hacernos perder la fe

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco, durante la misa matinal celebrada en la casa de Santa Marta, afirmó hoy que Dios "no actúa como un brujo, ni nos pide ser faquires", según informó ANSA latina. "Es el pueblo, con su santidad de todos los días, el que lleva adelante la Iglesia", sostuvo.

Estos son los dos elementos que Jorge Bergoglio puso en relieve en la homilía de hoy, de la cual algunos fragmentos fueron publicados por la radio Vaticana.

"La paciencia no es resignación, es otra cosa", explicó el Pontífice, comentando la carta de Jacobo donde dice: considera perfecto deleite, cuando sufren toda suerte de pruebas". "Parece una invitación a ser faquir", comentó.

Hay personas que sufren, con problemas, que tienen un hijo discapacitado o una enfermedad, pero llevan adelante con paciencia la vida"

En cambio soportar "las cosas que no queremos hace madurar nuestra vida. Quien no tiene paciencia quiere todo enseguida, todo de prisa, subrayó Francisco, es una persona caprichosa, como los niños que son caprichosos, y ninguna cosa les va bien".

"La persona que no tiene paciencia, prosiguió, es una persona que no crece, que se queda en los caprichos del niño, que no sabe tomar la vida como viene: o ésto o nada. Esta es una de las tentaciones: volverse caprichosos".

"Otra tentación de los que no tienen paciencia, afirmó el Pontífice, es la omnipotencia de querer una cosa de inmediato, como ocurrió con los fariseos que piden a Jesús una señal del cielo, querían un espectáculo, un milagro".

Los fariseos, argumentó, confunden el modo de actuar de Dios con el modo de actuar de un brujo. Y Dios no actúa como un brujo, Dios tiene su modo de seguir adelante. La paciencia de Dios. También él tiene paciencia. Cada vez que vamos al sacramento de la reconciliación, cantamos un himno a la paciencia de Dios".

"El pueblo de Dios, afirmó el Papa citando la carta de los hebreos, "sufrió tanto, fueron perseguidos, muertos, pero tuvo la alegría de saludar de lejos las promesas de Dios". Esta es "la paciencia que debemos tener en las pruebas: la paciencia de Dios que nos lleva sobre sus espaldas. Y esta, prosiguió, es la paciencia de nuestro pueblo".

"Cuán paciente es nuestro pueblo, observó el Pontífice, aún ahora. Cuando vamos a las parroquias y encontramos a las personas que sufren, que tiene problemas, que tienen un hijo discapacitado o una enfermedad, pero llevan adelante con paciencia la vida. No piden las señales de los tiempos. En cambio, estos impacientes del Evangelio de hoy, que querían un signo, no sabían leer los signos de los tiempos y por ésto no reconocieron a Jesús".

El Papa concluyó alabando a la "gente de nuestro pueblo que sufre, que sufren tantas, tantas cosas, pero no pierde la sonrisa de la fe, que tiene la alegría de la fe". 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios