21 de Septiembre de 2018

Mundo

Papa: el amor al dinero vuelve indiferentes a las personas

La gente y sociedad rica se convierte insensible ante el destino de los pobres, a quienes les cierran sus puertas y no quieren ni ver.

El Papa llamó a todos los católicos a realizar 'obras de misericordia' para con los más necesitados. En la foto, el Pontífice besa a un bebé en la Plaza de San Pedro. (AP)
El Papa llamó a todos los católicos a realizar 'obras de misericordia' para con los más necesitados. En la foto, el Pontífice besa a un bebé en la Plaza de San Pedro. (AP)
Compartir en Facebook Papa: el amor al dinero vuelve indiferentes a las personasCompartir en Twiiter Papa: el amor al dinero vuelve indiferentes a las personas

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco aseguró que los soberbios, los poderosos y los ricos pueden cambiar mediante la realización de obras de misericordia, y darse cuenta que son “inmerecidamente amados por Cristo”, según informó Associated Press.

En su mensaje anual con motivo de la Cuaresma, el periodo de la liturgia católica previo a la Pascua y que este año es del 10 de febrero al 24 de marzo, el pontífice aseguró que el “soberbio delirio de omnipotencia” es “la raíz de todo pecado”.

“Ese delirio también puede asumir formas sociales y políticas, como han mostrado los totalitarismos del siglo XX, y como muestran hoy las ideologías del pensamiento único y de la tecnociencia, que pretenden hacer que Dios sea irrelevante y que el hombre se reduzca a una masa para utilizar”, indicó.

Insistió que ese delirio también se manifiesta en “estructuras de pecado” basadas en un “falso modelo de desarrollo”, en la “idolatría del dinero” que hace a las personas y sociedades ricas volverse indiferentes al destino de los pobres, a quienes les cierran sus puertas y se niegan incluso a mirarlos.

Por eso, el Papa llamó a todos los católicos a realizar las “obras de misericordia” para con los más necesitados: nutrirlos, vestirlos, alojarlos, visitarlos, aconsejarles, enseñarles, perdonarlos, amonestarles y rezar con ellos.

“Precisamente tocando en el miserable la carne de Jesús crucificado, el pecador podrá recibir como don la conciencia de que él mismo es un pobre mendigo”, apuntó.

“Solo en este amor está la respuesta a la sed de felicidad y de amor infinitos que el hombre (engañándose) cree poder colmar con los ídolos del saber, del poder y del poseer”, ponderó.

Advirtió del peligro de cerrarse “herméticamente a Cristo” e ignorar al pobre que sigue llamado a la puerta del corazón, así los soberbios, los ricos y los poderosos acabarán por condenarse a sí mismos “a caer en el eterno abismo de soledad que es el infierno”, estableció.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios