20 de Octubre de 2018

Mundo

Inhumano que una familia no coma por pagar deudas: Francisco

El Sumo Pontífice pidió el compromiso de las instituciones para combatir la 'dramática plaga social' de la usura.

El Papa saludó a cientos de artistas circenses en la Plaza de San Pedro, uno de los cuales le entregó un simpático papapayo verde que sostuvo por unos momentos. (Agencias)
El Papa saludó a cientos de artistas circenses en la Plaza de San Pedro, uno de los cuales le entregó un simpático papapayo verde que sostuvo por unos momentos. (Agencias)
Compartir en Facebook Inhumano que una familia no coma por pagar deudas: FranciscoCompartir en Twiiter Inhumano que una familia no coma por pagar deudas: Francisco

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco lanzó este miércoles un duro ataque contra "la plaga social" de la usura y tildó de "inhumano" que una familia no tenga para comer para pagar su deuda a los usureros, advirtiendo que "eso no es cristiano". 

"Cuando una familia no tiene para comer porque debe pagar la deuda a los usureros, eso no es cristiano, es inhumano", dijo el Pontífice en la audiencia general de los miércoles en plaza San Pedro ante unas 25 mil personas bajo un tiempo lluvioso y frío, según cita la agencia italiana Ansa Latina.

Jorge Bergoglio pidió el "compromiso de las instituciones" junto a las víctimas de la usura, dramática plaga social, afirmó, que hiere la dignidad inviolable de la persona humana". La ocasión para atacar la usura fue el momento en el cual el Pontífice citó a a las "Fundaciones asociadas a la Consulta nacional antiusura".

Poco antes, saludando a las familias de los obreros de la Shellbox de Castelfiorentino, que atraviesan un largo conflicto laboral, Francisco formuló votos para que se hagan todos los esfuerzos posibles de parte de las instancias competentes, porque el trabajo, que es surgente de vida, sea preocupación central de todos".

El Papa dedicó la catequesis de hoy a la confirmación. El Pontífice se preguntó si "nos preocupamos que nuestros niños y muchachos reciban siempre la confirmación".

Jorge Bergoglió observó que si justamente los cristianos en general se preocupan de bautizar a los pequeños, se presta menos atención a que los muchachos en edad de recibir la confirmación, lo hagan.

El Pontífice recordó que la confirmación "nos acuerda una fuerza especial del espíritu para defender el nombre de Cristo y no avergonzarnos nunca de su cruz".

Despertar de la fe

Francisco anunció que cuando termine el ciclo sobre los sacramentos, comenzará uno sobre los siete dones del Espíritu.

"No quiero preguntarles, dijo a los fieles reunidos en plaza San Pedro, si se recuerdan los siete dones, quizás todos lo dirán, pero no es necesario, no lo hagamos los diré yo: sabiduría, intelecto, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios".

Bergoglio luego explicó la confirmación, recordando que forma parte de la llamada iniciación cristiana, o sea bautismo, confirmación y eucaristía, y que en origen "estos tres sacramentos se celebraban en un único momento al término del camino catecumenal, así era sellado el recorrido de formación y de gradual inclusión, que podía durar algunos años y se hacía paso a paso".

El Pontífice recomendó que todos los niños y muchachos hagan la confirmación, para recibir la fuerza del "Espíritu, que tengan una buena preparación para llevarlos hacia la fe en Cristo y despertar en ellos la fe".

Siembra de paz

Tras haber recordado los "dones del Espíritu", comentó: "cuando recibimos el Espíritu santo y lo dejamos actuar, Cristo mismo toma forma, a través de nosotros será el mismo Cristo -escuchen bien ésto, pidió a la plaza- a orar, a perdonar, a dar consolación a nuestros hermanos, a los últimos, a sembrar paz". 

"El Señor nos ayuda, concluyó, a vivir como verdaderos cristianos, a caminar siempre con alegría según el espíritu que nos es donado".

Como episodio curioso, Francisco, en su habitual recorrida entre los fieles por plaza San Pedro antes de la audiencia general, se detuvo a saludar a unos 300 artistas de circos que se presentaron al encuentro.

Uno de ellos entregó al Pontífice un papagayo verde y Francisco lo tuvo en sus manos durante algunos instantes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios