13 de Diciembre de 2017

Mundo

El Papa va a Bosnia para alentar la paz

Bajo fuertes medidas de seguridad el Pontífice realizará una visita al país para instar a la reconciliación.

El Papa Francisco espera restaurar parte del viejo legado durante su visita a Bosnia. En la imagen el Pontífice sostiene la Hostia Santa al final de la procesión del Corpus Domini de San Juan en la Basílica de Letrán. (Agencias)
El Papa Francisco espera restaurar parte del viejo legado durante su visita a Bosnia. En la imagen el Pontífice sostiene la Hostia Santa al final de la procesión del Corpus Domini de San Juan en la Basílica de Letrán. (Agencias)
Compartir en Facebook El Papa va a Bosnia para alentar la pazCompartir en Twiiter El Papa va a Bosnia para alentar la paz

Agencias
SARAJEVO, Bosnia-Herzegovina.- Por siglos Sarajevo fue conocida como "la Jerusalén de Europa", donde cristianos, musulmanes y judíos vivían en armonía. En la década de 1990, sin embargo, la ciudad pasó a ser sinónimo de animosidad religiosa, cuando cristianos ortodoxos serbios y musulmanes bosnios se enfrascaron en guerras calamitosas.

El Papa Francisco espera restaurar parte del viejo legado el sábado, durante una visita a esta ciudad que hace tan solo dos décadas conmovió al mundo con sus francotiradores serbios y atentados contra civiles inocentes.

Esta ciudad de mayoría musulmana se prepara para hacer una gran recepción al Pontífice. Ya se venden tazas con la imagen de Francisco en negocios de souvenirs donde se las coloca junto a estatuas de San Juan Pablo II en la plaza principal. Carpinteros musulmanes crearon un trono de madera para que se siente el Papa y artesanos católicos construyeron un altar para la misa que oficiará. 

En Srebrenica, donde se produjo la peor carnicería ocurrida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, un coro mixto de musulmanes y cristianos ortodoxos practica un tema de amor que le cantará al pontífice, según publica The Associated Press

La mezquita, la sinagoga, la catedral católica romana y la Iglesia Ortodoxa Oriental se encuentran a menos de 100 metros la una de la otra. Pero la armonía entre las distintas fes fue sacudida por la guerra entre serbios, croatas y bosnios entre 1992 y 1995. El conflicto dejó 100 mil muertos y desplazó a la mitad de la población.

Dos décadas después, las heridas persisten y muchos de los problemas que causaron tanta animosidad no han sido resueltos. Los cristianos ortodoxos serbios quieren un estado independiente; los musulmanes bosnios desean un país unificado y los católicos romanos croatas quieren su propia región autónoma.

"Vengo con la ayuda de Dios para fortalecer a los católicos en su fe, darle mi apoyo al diálogo ecuménico entre las distintas fes y, sobre todo, a alentar la coexistencia pacífica en vuestro país", dijo Francisco a los bosnios en un video difundido esta semana.

Francisco sigue los pasos de San Juan Pablo II, quien intentó visitar Sarajevo durante la guerra para hacer un llamado a la paz. Por entonces, los residentes de Sarajevo, hambrientos y extenuados, esquivaban las balas de francotiradores serbios cuando aparecieron en los muros de la ciudad carteles anunciando la visita papal. Se lo veía en una foto con los brazos abiertos, como queriendo abrazar a toda la ciudad, que se sentía olvidada y traicionada por el mundo.

"No están solos", decía el cartel. "El Papa está con ustedes". Mucha gente lloró parada frente al cartel.

El viaje fue suspendido por razones de seguridad. Pero Juan Pablo vino finalmente en 1997 para celebrar una emotiva misa en el principal estadio de Sarajevo, que atrajo a miles de católicos croatas por primera vez desde el fin de los combates. Juan Pablo volvió a Bosnia en el 2003, esta vez al bastión de los serbios bosnios de Banja Luka, donde pidió perdón por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial por los católicos contra los serbios.

Su mensaje de paz hizo que se instalase una estatua suya en la plaza principal de Sarajevo el año pasado.

Habrá fuertes medidas de seguridad para la visita de Francisco. La policía pidió a la ciudadanía que cierren las ventajas de sus casas y no salgan a los balcones cuando pasa la caravana papal.

Una pequeña cantidad de musulmanes bosnios siguen las prédicas de muyaidines extranjeros que promueven una versión radical del Islam y que durante la guerra se sumaron a las filas bosnias que combatían a serbios y croatas. Algunos expertos dicen que unos 200 bosnios se fueron a Siria para apuntalar a la organización Estado Islámico. La policía vigilará de cerca a una pequeña cantidad de radicales sospechosos durante la visita papal, según el portavoz Irfan Nefic.

Meliha Burazerovic, de 56 años, vive por la ruta que recorrerá Francisco para llegar al estadio en el centro de la ciudad, donde oficiará una misa ante unas 60 mil personas. Juan Pablo hizo le mismo recorrido hace 18 años.

"Esa vez me teñí el cabello para la ocasión, pero cuando terminé de secármelo la caravana ya había pasado", recuerda esta mujer musulmana. "Esta vez me lo voy a teñir el viernes así estoy lista el sábado. Espero que el clima nos favorezca. Nos merecemos un día perfecto".

En el centro de Bosnia, la familia musulmana Hajdarovac se ofreció como voluntaria para construir en su taller una silla especial para la misa del Papa.

"Fue un trabajo pesado", comentó el tallador Edin Hajdarovac. "Dado que es una silla para el Papa, hay que hacerlo con mucho amor. Tratamos de que nos quede perfecta".

En Srebrenica, un coro de cristianos y musulmanes practicó la canción "Ame a la gente" durante semanas para entonarla durante la misa del Papa del sábado.

Más de 33 mil croatas católicos bosnios irán a Sarajevo para asistir a la misa. Francisco los estimulará para que se queden en Bosnia a pesar de una tasa de desempleo del 40 por ciento que ha ahuyentado a muchos.

"Aliento a vuestros católicos a que se queden con sus compatriotas", dijo el Papa en su mensaje filmado, "para construir una sociedad que promueva la paz, la coexistencia y la cooperación".

El portavoz del pontífice, reverendo Federico Lombardi, dijo que era importante difundir un mensaje de paz y reconciliación en la capital bosnia, marcada por la guerra.

"Sarajevo ha tenido una gran importancia histórica y cultural a lo largo del último siglo", expresó Lombardi. "La Primera Guerra Mundial comenzó aquí y es un sitio donde el tema de la guerra y la paz es fundamental, y muy actual".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios