21 de Octubre de 2018

Mundo

Francisco arriba a la Gran Manzana

En Nueva York, el Sumo Pontífice tiene planeado acudir a la ONU y visitar el monumento a las víctimas del 11-S.

El papa Francisco tuvo una cálida recepción en el aeropuerto internacional John F. Kennedy de la ciudad de Nueva York. (AP)
El papa Francisco tuvo una cálida recepción en el aeropuerto internacional John F. Kennedy de la ciudad de Nueva York. (AP)
Compartir en Facebook Francisco arriba a la Gran ManzanaCompartir en Twiiter Francisco arriba a la Gran Manzana

Agencias
NUEVA YORK, E.U.- El papa Francisco, quien el jueves exhortó al Congreso y a la nación a abolir la pena capital, a luchar contra el calentamiento global y a acoger a los inmigrantes, llegó horas después a la ciudad de Nueva York, donde tuvo una cálida bienvenida y planeaba realizar oraciones vespertinas en la Catedral de San Patricio.

La agenda de Francisco para el viernes incluye hablar ante los líderes mundiales en la sede de Naciones Unidas, participar en un servicio interreligioso en el monumento conmemorativo del 11Sep, visitar una escuela y hacer una procesión por el Parque Central. También oficiará una misa en la arena Madison Square Garden, de acuerdo con The Associated Press.

El jueves en Washington, el sumo pontífice pidió a la nación que compartiera su inmensa riqueza con los menos afortunados. Los legisladores dieron fuertes ovaciones al líder de los católicos pese a tener obvias diferencias sobre algunas de sus posturas.

En el Capitolio, Francisco pronunció una vibrante exhortación a favor de los inmigrantes, al instar a los legisladores a acoger al "extraño en nuestro seno".

En el primer discurso de un pontífice ante ambas cámaras legislativas, aludió tanto a la crisis de migrantes en Europa como a la inmigración latinoamericana a Estados Unidos, y pidió a los legisladores que "respondan de una manera siempre humanitaria, justa y fraternal".

"Que no nos arredren sus números, antes bien, veámoslos como personas, miremos sus caras y escuchemos sus historias, tratando de responder lo mejor que podamos a su situación", dijo Francisco.

Pide buenos deseos

Lo recibió con entusiasmo un recinto atestado por jueces de la Corte Suprema, secretarios del gabinete y legisladores de ambos partidos, que suspendieron sus riñas para ovacionarlo de pie. El portero del palacio legislativo recitó la frase de circunstancias: "Señor presidente, el papa de la Santa Sede", y Francisco recorrió el pasillo central lentamente, mientras los legisladores aplaudían y algunos inclinaban la cabeza al verlo pasar.

Después del discurso, salió a un balcón del Capitolio desde el cual se dirigió brevemente a los miles que ocupaban los jardines y el parque más allá. "Buenos días", dijo, y le respondió un saludo atronador.

Francisco pidió a una multitud de decenas de miles que recen por él. Esto es tradicional en él, pero en esta ocasión, hablando en español, reconoció que no todos los presentes eran cristianos o siquiera creyentes.

"Si hay entre ustedes algunos que no creen o que no pueden rezar, les pido que me envíen buenos deseos", manifestó.

Concluyó en inglés con "Dios bendiga a Estados Unidos".

Desde el Capitolio, donde amonestó a la elite de Washington, Francisco fue a brindar consuelo a los más desposeídos de la ciudad. Habló a los indigentes en la parroquia de San Patricio y se mezcló con la multitud en Caridades Católicas, donde la gente lo rodeó para tomar selfies y recibir su bendición antes del almuerzo.

"No encontramos ningún tipo de justificación social, moral o del tipo que fuese para aceptar la falta de alojamiento", dijo Francisco.

Lento discurso

Poco después, viajó a Nueva York, la segunda de tres ciudades que visitará en su gira por Estados Unidos. Después de llegar al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, abordó un helicóptero que lo llevó a Manhattan, donde se sitúa la catedral.

El miércoles, multitudes jubilosas lo aplaudieron en su visita a la Casa Blanca -donde el papa y el presidente Barack Obama elogiaron sus mutuas advertencias sobre cambio climático-, en su recorrido en papamóvil por las calles, en su discurso a los obispos y en la misa de canonización del fraile español Junípero Serra, fundador de misiones en California.

Al presentarse en el Capitolio como "hijo de este gran continente", el papa argentino leyó su discurso lentamente en inglés desde el mismo estrado donde los presidentes pronuncian sus discursos anuales del Estado de la Unión. Detrás de él se encontraban el vicepresidente Joe Biden y el presidente de la cámara John Boehner, primero y segundo respectivamente en la línea de sucesión presidencial y católicos ambos.

Legisladores de todas las filiaciones políticas y confesiones religiosas lo recibieron con entusiasmo. Pero Francisco habló ante un Congreso que está empantanado en el tema de la inmigración, cuando más de 11 millones de personas viven en el país sin autorización y algunos legisladores rechazan el plan del gobierno de recibir a refugiados del Medio Oriente que están inundando Europa.

Francisco llegó en un momento en que asoma un cierre parcial del gobierno a menos que los legisladores puedan resolver una disputa sobre los fondos para Planned Parenthood, relacionada con la provisión de tejidos fetales para la investigación científica por parte de la organización de servicios reproductivos y materno-infantiles.

Francisco evitó entrar en esas controversias, y apenas aludió al pasar a la oposición de la Iglesia al aborto, al mencionar "nuestra responsabilidad de proteger y defender la vida humana en cada etapa de su desarrollo".

Abogó por la abolición de la pena de muerte y se pronunció contra todos los fundamentalismos, aunque exhortó a ser cuidadosos al combatirlo.

"Se requiere un delicado equilibrio para combatir la violencia perpetrada en nombre de una religión, una ideología o un sistema económico, y a la vez salvaguardar la libertad religiosa, la libertad intelectual y las libertades individuales", dijo Francisco.

***

Sobre la inmigración, Francisco exhortó a los legisladores -y al país en su conjunto- a no temer a los migrantes sino a recibirlos como congéneres.

Francisco, hijo de inmigrantes italianos a la Argentina, recordó que Estados Unidos fue fundado por inmigrantes, que muchos de los legisladores son hijos de extranjeros y que las nuevas generaciones no deben "volver la espalda a nuestros vecinos".

"Tratemos a otros con la misma pasión y compasión con las que queremos ser tratados", dijo, y recibió una ovación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios