20 de Septiembre de 2018

Mundo

Papa: por el bautismo vivimos una vida nueva

Francisco dijo que con este sacramento somos inmersos en el más grande acto de amor de toda nuestra historia.

Papa Francis acaricia 8 años de edad, Gemma al final de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (Agencias)
Papa Francis acaricia 8 años de edad, Gemma al final de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (Agencias)
Compartir en Facebook Papa: por el bautismo vivimos una vida nuevaCompartir en Twiiter Papa: por el bautismo vivimos una vida nueva

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco afirmó hoy que puede "surgir la pregunta" si el bautismo es realmente "necesario" y no un "simple rito", y dijo que hay recordar que "no es una simple formalidad".

Así lo sostuvo Jorge Bergoglio durante la audiencia general de los miércoles, en la cual inicia un nuevo ciclo de catequesis sobre los sacramentos, a partir del bautismo, según publica el sitio web ansa.it.

Con la eucaristía y la crisma, recordó el Pontífice, el bautismo "forma la llamada iniciación cristiana, la cual constituye un único gran evento sacramental que hace de nosotros una señal viva de su presencia y de su amor".

"Puede nacer en nosotros -observó Francisco- una pregunta: ¿Es necesario el bautismo para vivir como cristianos y seguir a Jesús? ¿No es en el fondo un simple rito, un acto formal de la Iglesia para dar el nombre al niño o la niña?".

"Es una pregunta que puede surgir y al respecto es iluminante cuanto escribe el apóstol Pablo" sobre el ser bautizados "en Cristo y luego en su muerte y resurrección, para poder caminar con él y llevar a una vida nueva", dijo.

El Pontífice destacó que "es por este sacramento que nos convertimos en nuevas criaturas, libres del pecado original"

"En consecuencia -comentó Bergoglio tras la cita de San Pablo- el bautismo no es una formalidad, es un acto que toca en profundidad nuestra existencia, no es lo mismo un niño bautizado y un niño no bautizado, no, con el bautismo somos inmersos en el más grande acto de amor de toda nuestra historia y gracias a este podemos vivir una vida nueva, no en manos del pecado y de la muerte, pero en la comunión con los hermanos".

"Muchos de nosotros no tienen el mínimo recuerdo de la celebración y es obvio, si fuimos bautizados poco después del nacimiento", sostuvo.

Francisco preguntó a los presentes si se pueden bautizar solos, explicando que esto no es posible.

"Hice esta pregunta dos o tres veces aquí en la plaza -dijo- tras haber precisado que el bautismo no es un rito o una formalidad, quien conoce el día en el cual fue bautizado, levante la mano".

"Pocos -continuó-, pero es necesario conocer cuál fue el día en el cual yo fui inmerso en la corriente de salvación de Jesús. Me permito darles un consejo, más que un consejo, una tarea: hoy en sus casas busquen, pregunten la fecha del bautismo, así la sabrán. ¿Lo harán? No siento entusiasmo, pero es importante conocer una fecha feliz".

Bergoglio manifestó que "el riesgo de no saberlo es de perder la memoria de lo que el Señor hizo en nosotros, entonces terminamos por considerarlo sólo un evento por voluntad de nuestros padres, por lo cual no tiene más incidencia en el presente".

"Tenemos que despertar la memoria de nuestro bautismo, somos llamados a vivirlo cada día como realidad actual en nuestra existencia, si logramos seguir a Jesús y permanecer en la Iglesia incluso con nuestros límites y nuestros pecados", subrayó.

En ese sentido, destacó que "es por el sacramento con el cual nos convertimos en nuevas criaturas, libres del pecado original, y somos introducidos en la relación con Jesús".

"Gracias al bautismo -afirmó el Papa- somos capaces de amar, también de perdonar a quien nos hace mal, reconocer en los pobres el rostro de Dios que nos visita en el bautismo, reconocer en el rostro de las personas y de los que sufren el rostro de Jesús".

En la audiencia de hoy, la primera del 2014 para el Papa Francisco, estuvieron presentes, entre otros, artistas del circo, un grupo de 120 participantes al festival internacional de Roma-Capital-Golden Circus.

La tradicional cita de los miércoles tuvo lugar en la plaza San Pedro, en una jornada soleada pero fría, y hoy la prefectura de la casa pontificia estimó en 90 mil los participantes.

El Pontífice, cuando descendió del jeep en la explanada de San Pedro, estrechó la mano al presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (Cei), Angelo Bagnasco, y a un grupo de futbolistas del Sampdoria. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios