23 de Septiembre de 2018

Mundo

'Enfrentaremos a quien toque nuestras plantas de coca'

Con un kilo de pasta base, la familia recibe unos 900 dólares, y el producto es vendido en calles de Nueva York o Ámsterdam.

Edgar pulveriza hojas de coca con un cortador de maleza como el primer paso para fabricar pasta de coca en un pequeño laboratorio improvisado en la región montañosa de Antioquia, Colombia. (Agencias)
Edgar pulveriza hojas de coca con un cortador de maleza como el primer paso para fabricar pasta de coca en un pequeño laboratorio improvisado en la región montañosa de Antioquia, Colombia. (Agencias)
Compartir en Facebook 'Enfrentaremos a quien toque nuestras plantas de coca'Compartir en Twiiter 'Enfrentaremos a quien toque nuestras plantas de coca'

Agencias
NORDESTE DE ANTIOQUIA, Colombia.- En medio del verdor intenso de las montañas andinas del noreste antioqueño colombiano arropado por un grupo cercano de nubes, una familia campesina trabaja en la producción de pasta de coca, en un humilde rancho ubicado en territorio controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Con toda naturalidad el jefe de la familia, don Gonzalo, que habló bajo condición de anonimato por razones de seguridad, explicó a The Associated Press cómo se produce la pasta, materia prima de la cocaína, una vez la hoja de coca ha sido cultivada.

Su tiempo de cosecha no suele ser superior a los dos meses y florece en casi todo ambiente tropical y templado. Un grupo de vecinos ayuda a la familia a recolectar las hojas de coca. Envuelven sus manos con vendas para que no se ampollen y las bolsas de tela, donde recogen las hojas, pronto se tiñen de verde.

La hoja luego se tritura y se mezcla en grandes toneles que contienen gasolina, éter y otros químicos, hasta que la mezcla se reduce a una especie de brebaje amarillento.


Gonzalo deposita la hoja de coca mezclada con concreto y empapada en gasolina en una prensa como parte del proceso de elaboración de pasta de coca.

El ambiente a veces se hacía irrespirable cuando los vapores de los químicos, puestos en diversas cubetas, se maceraban en una enorme mezcla que se asemeja a una gran infusión de hojas de coca, pero con gasolina. Para protegerse de esos vapores, los miembros de la familia de don Gonzalo usan máscaras.

Al brebaje se le añade cemento, y luego se pone en un tonel con amonio, ácido sulfúrico, permanganato de sodio, amoniaco o soda (sosa) cáustica.

El proceso termina en la cocina de la familia, en las mismas hornillas donde se cuecen los frijoles y los plátanos. Allí, la cocción de esa pasta amarillenta hace que se evaporen todos los químicos y, finalmente, se consigue una plancha marrón que se tritura para el empaque y venta definitiva.


Edgar unsa una máscarilla mientras mezcla pasta de coca, porque puede ser difícil respirar en medio de los vapores nocivos que emanan de varias cubetas en las que se prepara la enorme mezcla de hojas.

Con un kilo de pasta base, la familia recibe unos 900 dólares, lo que los pone en el primer eslabón de una larga cadena económica de intermediarios que culmina con la venta de un producto que, en las calles de Nueva York o Ámsterdam, puede alcanzar las decenas de miles de dólares.

Al caer la tarde, reunidos con don Gonzalo y su familia, en el patio de su casa, la posibilidad de erradicar los cultivos de coca, punto ya acordado en La Habana entre el gobierno colombiano y las FARC, suena lejana para Fernando Zapata, presidente comunal de esta aldea.

"Enfrentaremos a cualquiera que toque nuestras plantas", dijo. "Quieren terminar con el alimento de nuestras familias y de toda la región".


Pasta de coca lista para su venta, en la cocina de un hogar en la región montañosa de Antioquia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios