14 de Noviembre de 2018

Mundo

Paulo VI, el Papa que intentó pagar rescate de un primer ministro

En el libro "Zona Franca" se relata como el Pontífice logró reunir entre cinco y 7.5 millones de euros para salvarle la vida a Aldo Moro.

Desde el primer momento, el Papa Paulo VI llamó a la liberación del líder democristiano, que fue secuestrado en 1978. (palabrayrede.com)
Desde el primer momento, el Papa Paulo VI llamó a la liberación del líder democristiano, que fue secuestrado en 1978. (palabrayrede.com)
Compartir en Facebook Paulo VI, el Papa que intentó pagar rescate de un primer ministroCompartir en Twiiter Paulo VI, el Papa que intentó pagar rescate de un primer ministro

Agencias
ROMA, Italia.- El Papa Paulo VI intentó pagar un rescate de entre cinco y 7.5 millones de euros actuales para salvar la vida del exprimer ministro italiano, Aldo Moro, secuestrado y asesinado en 1978 por las Brigadas Rojas, reveló hoy el teólogo Gianni Gennari.

El cadáver de Moro fue encontrado el 9 de mayo de 1978 en la cajuela de un automóvil en la vía Caetani de Roma.

A 35 años del magnicidio, Gennari dijo que Paulo VI preparó en secreto un plan con el que buscaba salvar la vida del político democristiano y reunió entre 10 mil y 15 mil millones de liras (entre cinco y 7.5 millones de euros actuales) para pagar el rescate a los secuestradores.

En la presentación del libro "Zona Franca", que aborda la negociación fallida con la que se intentó salvar a Moro, Gennari aseguró que misteriosos emisarios pontificios debían entregar el rescate la mañana del 9 de mayo de 1978 a personas "cercanas" a las Brigadas Rojas, según publica Notimex.

El gobierno de Andreotti mantuvo la "línea de la firmeza" y se negó a mediar con los secuestradores

"Todo estaba listo para la liberación de Moro, pero esa mañana del 9 de mayo algo salió mal o alguien se metió en medio para hacer fracasar el plan de Paulo VI y las cosas terminaron como todos sabemos", afirmó el teólogo a medios locales.

Aldo Moro, líder de la Democracia Cristiana, fue secuestrado el 16 de marzo de 1978 por un comando armado que interceptó su automóvil y asesinó a sus escoltas en la vía Fani de Roma.

El político se dirigía al Parlamento, ya que ese día estaba programado el voto de confianza al gobierno de Giulio Andreotti (quien falleció el lunes pasado), que por primera vez incluía a la Democracia Cristina y al Partido Comunista.

Desde el primer momento, el Papa Paulo VI llamó a la liberación del líder democristiano y en una carta abierta suplicó "de rodillas" a las Brigadas Rojas que respetaran la vida de "un hombre justo y bueno".

Según Gennari, el entonces pontífice, al lado de su secretario, Pasquale Macchi, puso en práctica un plan para reunir el dinero destinado a pagar el rescate de Moro, dejando fuera a los políticos italianos.

El gobierno de Andreotti mantuvo la "línea de la firmeza" y se negó a mediar con los secuestradores.

Tras el asesinato del ex primer ministro, su familia se negó a participar en sus funerales de Estado, pues acusaba al gobierno de haberlo abandonado a su suerte.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios