Policía de Israel reprime funeral de periodista de Al Jazeera asesinada

La reportera Shireen Abu Akleh murió tras recibir un impacto de bala en la cabeza mientras trabajaba.

|
Funeral de periodista asesinada en Palestina es reprimido en Israel. (AP/Majdi Mohammed)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia por Telegram
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia por Telegram

El traslado del ataúd de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh este viernes se convirtió en un enfrentamiento cuando la policía israelí arremetió el viernes contra una muchedumbre de dolientes durante el funeral.

Gendarmes israelíes golpearon a manifestantes con garrotes y los portadores dejaron caer brevemente el ataúd.

La represión se produjo durante una rara muestra de nacionalismo palestino en Jerusalén oriental: la parte de la ciudad que Israel capturó en 1967 y que los palestinos reclaman como capital de un futuro Estado.

Israel dice que Jerusalén oriental es parte de su capital y se ha anexado el área, en un paso que no es reconocido internacionalmente. Israel habitualmente reprime cualquier muestra de respaldo a la causa del Estado palestina.

Miles de dolientes, algunos de ellos con banderas palestinas y coreando: “¡Palestina, Palestina!”, asistieron al funeral de Abu Akleh, quien —según testigos— murió a tiros disparados por soldados israelíes esta semana cuando cubría una redada militar en la Cisjordania ocupada.

“Morimos para que Palestina viva”, coreó la muchedumbre. “Nuestra tierra querida”. Más adelante cantaron el himno nacional palestino.

Antes del funeral, decenas de dolientes trataron de marchar con el féretro desde el hospital a una iglesia católica en la vecina Ciudad Vieja.

La policía dijo que la muchedumbre en el hospital coreaba “incitación nacionalista”, ignoró los llamados a desistir y lanzó piedras a los policías. “La policía se vio forzada a intervenir”.

Lloran por la periodista asesinada

Miles de personas se reunieron el jueves en la ciudad cisjordana de Ramala para llorar a una periodista de Al Jazeera asesinada, mientras el líder de la Autoridad Palestina acusaba a Israel de matarla y rechazaba las peticiones israelíes de hacer una investigación conjunta.

Shireen Abu Akleh, una reportera palestinoestadounidense que cubrió el conflicto de Oriente Medio durante más de 25 años, murió baleada el miércoles durante una redada militar israelí en la localidad cisjordana de Yenín.

Periodistas que estaban con ella, incluido uno que resultó herido de bala, dijeron que las fuerzas israelíes les habían disparado a pesar de que estaban claramente identificados como reporteros.

Israel dijo que investigaba el incidente. En un principio sugirió que la reportera podría haber sido abatida por milicianos palestinos, sin aportar pruebas, pero después se ha retractado. Israel ha pedido una investigación conjunta con la Autoridad Palestina, que administra partes de Cisjordania y coopera con Israel en seguridad.

El presidente palestino, Mahmud Abás, rechazó enojado esa propuesta y afirmó que “consideramos a las autoridades israelíes de ocupación plenamente responsables de matarla”.

“No pueden esconderse de la verdad con este crimen”, dijo Abás durante un velorio en la ciudad cisjordana de Ramala, donde tiene su sede la Autoridad Palestina. Una bandera palestina cubría el cuerpo de Abu Akleh.

“Ellos son los que cometieron el crimen, y como no nos fiamos de ellos, acudiremos inmediatamente a la Corte Penal Internacional”, dijo Abás.

La CPI abrió una investigación sobre posibles crímenes de guerra de Israel hace más de un año.

Hussein Al Sheikh, asesor destacado de Abás, dijo que los palestinos harían su propia pesquisa independiente y compartirían los resultados “con gran transparencia”.

Abu Akleh murió baleada cuando cubría una redada militar israelí en Yenín, que en las últimas semanas ha aparecido como bastión miliciano coincidiendo con varios ataques mortales palestinos y redadas militares israelíes en la ocupada Cisjordania.

Al Jazeera acusa a Israel del asesinato

Al Jazeera, con sede en Qatar, acusó a Israel de matar a la periodista de forma deliberada y prometió emprender acciones legales. Reporteros que estaban con ella dijeron que no había milicianos palestinos en la zona.

Funcionarios israelíes dijeron en un principio que Abu Akleh podría haber sido víctima de fuego miliciano y publicaron un video que mostraba a hombres disparando a las fuerzas israelíes en un estrecho callejón del campo de refugiados de Yenín.

Las autoridades se retractaron después de que un grupo israelí de derechos humanos publicara otro video que mostraba que el lugar del tiroteo estaba a cientos de metros de donde fue asesinada Abu Akleh.

Reportaba sobre la ocupación en Cisjordania

Su muerte provocó un aluvión de condolencias en Cisjordania. La reportera de 51 años era muy conocida por su cobertura en el canal en árabe de Al Jazeera sobre la dura realidad de la ocupación militar israelí sobre los palestinos, iniciada hace 55 años y sin final a la vista. También tenía ciudadanía estadounidense.

Su entierro estaba previsto para el viernes en Jerusalén, su ciudad natal.

El asesinato fue condenado en todo el mundo. El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha pedido una “investigación independiente y transparente” para garantizar que los responsables responden ante la justicia.

El ministro israelí de Defensa, Benny Gantz, prometió el miércoles esa pesquisa y dijo que estaba en contacto con autoridades estadounidenses y palestinas y aspiraba a que hubiera cooperación entre Israel y los palestinos.

“Intentamos determinar qué ocurrió exactamente”, dijo. “No tengo conclusiones definitivas”.

Sistema de justicia israelí, bajo la lupa

Grupos de derechos dicen que Israel rara vez avanza en las investigaciones sobre encuentros mortales con palestinos, y cuando lo hace suele imponer sanciones indulgentes.

La muerte de Abu Akleh podría provocar un nuevo escrutinio sobre el sistema israelí de justicia militar, que se ve bajo la lupa dentro de una pesquisa de crímenes de guerra de la Corte Penal Internacional. También amenaza con tensar más las difíciles relaciones entre el ejército y los medios internacionales.

El incidente se produjo en medio de una oleada de violencia entre israelíes y palestinos avivada por las tensiones en un importante lugar de culto de Jerusalén.

En las últimas semanas han muerto al menos 18 israelíes en ataques palestinos. También han muerto más de 30 palestinos, la mayoría implicados en ataques o enfrentamientos con fuerzas israelíes. Unos pocos parecían estar desarmados o ser meros transeúntes, lo que avivó las críticas sobre que Israel emplea una fuerza excesiva en su campaña contra los milicianos.

(Con información de AP)

Lo más leído

skeleton





skeleton