18 de Septiembre de 2018

Mundo

Su último deseo: ser velado al volante de su taxi

Víctor Pérez Cardona fue puesto en el interior del vehículo, el cual fue estacionado en una funeraria para despedirlo.

El cadáver del taxista Víctor Pérez Cardona es velado al volante del automóvil que condujo los últimos años de su vida en Aguas Buenas, Puerto Rico. (Agencias)
El cadáver del taxista Víctor Pérez Cardona es velado al volante del automóvil que condujo los últimos años de su vida en Aguas Buenas, Puerto Rico. (Agencias)
Compartir en Facebook Su último deseo: ser velado al volante de su taxiCompartir en Twiiter Su último deseo: ser velado al volante de su taxi

Agencias
SAN JUAN, Puerto Rico.- El taxista puertorriqueño Víctor Pérez Cardona llevó el lunes un encargo muy especial en el asiento trasero de su vehículo: una corona de flores de su propio velatorio.

El hombre, de 73 años y quien murió de cáncer, quiso ser velado al volante del automóvil con el que se ganó la vida durante los últimos 15 años.

"Esto es un entierro de pueblo. Ha venido gente de toda la isla. Algunos se montaron en el taxi con él y se sacaron fotos y vídeos de recuerdo", dijo en entrevista telefónica su hija Generosa Pérez Torres, encargada de hacer cumplir la última voluntad de su padre.

En el interior del taxi, que fue estacionado en una funeraria, se podía observar a Pérez Cardona vistiendo gabán, corbata y sombrero mientras sus manos se aferraban por última vez al volante del vehículo.

Desde 2008 los velatorios inusuales han ido en aumento en la isla caribeña, donde ya se ha visto un joven montado en una motocicleta, otro con ropa de boxeador parado dentro de un cuadrilátero, una mujer recostada en una mecedora y un hombre sentado sobre una mesa con las piernas cruzadas y un cigarro en la boca, entre otros.

Caso en Ohio

En 2014, un caso similiar sucedio en EU, cuando Bill Standley fue sepultado montado sobre su motocicleta Harley Davidson, modelo 1967, como era su deseo.

El hombre, que falleció a los 82 años, amaba su moto y planeó su funeral, y entierro durante mucho tiempo: compró tres parcelas en el cementerio Fairview, donde reposan los restos de su esposa, e ideó un ataúd de plexiglas, que fue confeccionado por sus hijos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios