Jubilado pierde su casa por deuda de solo 134 dólares

El hombre, quien padece demencia senil, olvido realizar el pago y la deuda fue adquirida firma privada que vendió la casa por 71 mil dólares.

|
El veterano de guerra, de 76 años, lleva ya dos años viviendo en un asilo.(washingtonpost.com)
El veterano de guerra, de 76 años, lleva ya dos años viviendo en un asilo.(washingtonpost.com)

Agencias
WASHINGTON, DC.- Un veterano de guerra estadounidense llamado Bennie Coleman perdió su casa en Washington DC, valorada en 200 mil dólares, por no pagar en su día una deuda de tan solo 134 dólares.

De acuerdo con la historia que publica el sitio web actualidad.rt.com, cuando en 1988 la esposa de Coleman falleció de cáncer, el veterano decidió usar los 57 mil 500 dólares del seguro de vida de su mujer para comprar una pequeña casa.

Aquejado de una fuerte demencia senl, empezó a olvidarse de comprar comida, y también dejó de pagar los recibos de la casa. 

En 2006 se olvidó de abonar el impuesto de propiedad de su vivienda conocido como IBI (el impuesto de bienes inmuebles), y el ayuntamiento local le inscribió en el registro de morosos e incrementó su deuda en otros 183 dólares, por los intereses y la multa.

Cuando su hijo llegó a saber de la existencia de la deuda en 2009, le dijeron que ya no bastaba con abonar los 317 dólares, porque la deuda había sido adquirida por una firma privada de recobros que le exigía el pago de 4 mil 999 dólares por los gastos legales.

Incapaces de pagar tal cantidad de dinero, Coleman y su hijo vieron cómo su propiedad, valorada en unos 200 mil dólares, fue vendida por 71 mil dólares. Ahora el veterano de guerra, de 76 años, lleva ya dos años viviendo en un asilo. 

Su caso no es el único 

Según una investigación realizada durante 10 meses por el diario 'The Washington Post' sobre "un oscuro programa del gobierno local que recluta a inversores privados para recuperar los impuestos no pagados", hay ya más de 200 familias que han perdido su hogar por deudas que en dos tercios de los casos no llegaban a los mil dólares. 

Este negocio redondo, según el diario, permite a las compañías convertir la morosidad de unos 500 dólares en una deuda de 5 mil dólares, de tal forma que si los propietarios no pueden pagar, embargar su vivienda para luego venderla.