20 de Septiembre de 2018

Mundo

Planchado de pechos, el brutal ritual para evitar el acoso

Piedras, martillos o espátulas calientes son parte de las herramientas que los padres usan para mutilar el tejido mamario de sus hijas.

Cindy, una niña de 14 años, muestra el vendaje que su madre le obliga a ponerse antes de irse a la escuela. (Gildas Peré, Words by Matthieu Bidan)
Cindy, una niña de 14 años, muestra el vendaje que su madre le obliga a ponerse antes de irse a la escuela. (Gildas Peré, Words by Matthieu Bidan)
Compartir en Facebook Planchado de pechos, el brutal ritual para evitar el acosoCompartir en Twiiter Planchado de pechos, el brutal ritual para evitar el acoso

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- Un brutal ritual 'importado' de África donde a las niñas, de entre ocho y 10 años, les aplastan o golpean los pechos durante meses con un objeto caliente para ocultar el inicio de la pubertad está tomando fuerza en Reino Unido.

Es una práctica ancestral denominada 'planchado del pecho', un proceso que implica, entre otras cosas, el uso de piedras, martillos o espátulas calientes para mutilar el tejido mamario, que a menudo es realizado por las madres con el objetivo de disuadir la atención masculina, el embarazo prematuro o violación al retrasar las señales de que una niña se está convirtiendo en una mujer, informa el diario 'The Independent'.

El ritual se practica entre los miles de africanos que viven en Reino Unido. Además de ser extremadamente doloroso, expone a las niñas a abscesos, quistes, infecciones e incluso la desaparición de uno o ambos senos o cáncer de mama. 

La ONU ha identificado el planchado del pecho como uno de los cinco crímenes olvidados contra las mujeres y las estimaciones calculan que 3.8 millones de menores son víctimas de esta cruel práctica.

"El planchado de senos sucede en virtud de una intención equivocada de proteger a las niñas de los hombres", señaló el Comité Nacional de Reino Unido para las Mujeres de las Naciones Unidas. "Miles de menores provenientes de países africanos pueden estar en peligro", agregó.

"A veces no puedo respirar, porque el vendaje es tan fuerte. Me da miedo. Lo llevo puesto un año. Hace mucho calor, y ya me han salido unas manchas negras en todas partes. No entiendo por qué mi mamá hace esto", lamentó una niña de nueve años en declaraciones para el portal  'Vice'.

La organización está trabajando con la policía, servicios sociales, autoridades de salud y las escuelas para aumentar la conciencia de planchado de los senos y otras formas de violencia basadas en el género.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios