13 de Diciembre de 2018

Mundo

Caso Armenia ahonda crisis entre el Papa y Turquía

El Pontífice encendió la polémica por reconocer públicamente el 'genocidio armenio', mientras que los turcos lo califican como 'calumnias'.

El Papa advirtió que el camino de la Iglesia católica es “decir las cosas, con libertad” y “con franqueza”. (EFE)
El Papa advirtió que el camino de la Iglesia católica es “decir las cosas, con libertad” y “con franqueza”. (EFE)
Compartir en Facebook Caso Armenia ahonda crisis entre el Papa y TurquíaCompartir en Twiiter Caso Armenia ahonda crisis entre el Papa y Turquía

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa advirtió hoy que el camino de la Iglesia católica es “decir las cosas, con libertad” y “con franqueza”, justo cuando su reconocimiento público al genocidio de los armenios abrió una crisis diplomática de alta tensión con Turquía, según informó Notimex.

Durante su misa privada matutina, en la capilla de la residencia Santa Marta, Francisco reflexionó sobre la frase bíblica “nosotros no podemos callar aquello que hemos visto y oído”.

Recordó que los apóstoles Pedro y Juan, pese a haber sido encarcelados, pide a Dios que dirija “su mirada a sus amenazas” y les permita “a sus siervos” que “no huyan” sino que “proclamen con toda franqueza” su palabra.

“También hoy el mensaje de la Iglesia es el mensaje del camino de la franqueza, del camino de la valentía cristiana. Ellos dos, simples, sin instrucción, tuvieron coraje. Una palabra que se puede traducir como libertad y no tener miedo de decir las cosas, decirlas con libertad”, dijo.

“Y esta valentía del anuncio es la que nos distingue del simple proselitismo. Nosotros no hacemos publicidad, dice Jesucristo, para tener más socios en nuestra sociedad espiritual, ¿no? Esto no sirve. No sirve, no es cristiano”, apuntó.

Sus palabras coincidieron con una encendida polémica diplomática suscitada por sus palabras de reconocimiento al “genocidio armenio”, este domingo durante una misa en recuerdo del centenario de la masacre de más de un millón y medio de personas a manos del Imperio Otomano.

Es la primera vez que un Papa pronuncia la palabra “genocidio” durante una ceremonia solemne en la Basílica de San Pedro y eso irritó al gobierno de Turquía, heredera de los otomanos, cuya política ha sido minimizar la magnitud de los hechos de 1915-1917 y protestar cada vez que alguien usa ese término.

A la primera dura réplica de Ankara, que consideró “inaceptables” y “una calumnia” los dichos del pontífice, se añadió la advertencia este día del ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, quien no descartó la posibilidad de tomar “otras medidas” contra El Vaticano, aunque no precisó cuáles.

Por otra parte el ministro turco para los Asuntos Europeos, Volkan Bozkir, dijo que Bergoglio “habló así” porque “viene de Argentina, un país que dio la bienvenida a los nazis” y en el cual la diáspora armenia “es dominante en el mundo de la prensa y los negocios”.

Es 'inaceptable' las del Papa sobre genocidio armenio: Turquía

Por su parte, la embajada de Turquía ante la Santa Sede calificó hoy de “calumnias” e “inaceptables” las palabras del Papa, quien este domingo definió la matanza de los armenios de 1915 como “el primer genocidio del siglo XX”.

En una nota, la legación diplomática expresó el malestar de Ankara por el mensaje del pontífice que se solidarizó con el pueblo armenio ante el “desquiciado exterminio” de sus antepasados, durante una misa solemne en la Basílica de San Pedro.

“El genocidio es un concepto jurídico, las reivindicaciones no satisfacen los requisitos de ley, aunque se busque explicar sobre la base de una difundida convicción, siguen siendo calumnias”, indicó el comunicado en cual sostuvo que en la ceremonia “la historia fue instrumentalizada para fines políticos”.

Precisó que el Papa, en su declaración, se refirió a los eventos que han tenido lugar en Bosnia y en Ruanda como “homicidios de masa”, los cuales son reconocidos como genocidios por los tribunales internacionales competentes.

En Roma ya se esperaba la réplica de Ankara. Desde hace varios días la diplomacia turca estaba preparada para reaccionar.

La embajada ante la Santa Sede había convocado una conferencia de prensa para el domingo, poco después de la misa del Papa. Pero el viernes fue suspendida y su titular, Mehmet Pacaçi, llamado a su país para consultas.

La “irritación” del gobierno turco la expresó el ministro de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, al nuncio apostólico Antonio Lucibello, convocado de urgencia el mismo domingo. Mientras el mismo ministerio definió las palabras de Jorge Mario Bergoglio “lejanas de la realidad legal e histórica”.

Todo esto es producto de una antigua posición turca, que desde siempre ha pretendido minimizar la magnitud de la tragedia argumentando que los muertos no superaron los 500 mil pero, sobre todo, continuamente se ha opuesto a la utilización de la palabra “genocidio”.

Problemas diplomáticos entre Turquía y El Vaticano se habían dado cuando Juan Pablo II y el Catholicos Karekin II, jefe de la Iglesia apostólica armenia, firmaron en 2001 una declaración conjunta que incluyó la expresión: “El exterminio de un millón y medio de cristianos armenios, que generalmente es definido como el primer genocidio del siglo XX”.

Aquella misma frase adquirió un valor de definitivo reconocimiento al ser citada por el Papa Francisco, este domingo en la basílica vaticana.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios