17 de Julio de 2018

Mundo

Trump arremete contra restaurante que negó servicio a su vocera

El presidente dijo The Red Hen debe concentrarse más en su limpieza que en rechazar a su personal.

El restaurante Red Hen se encuentra en Lexington, Virginia (Foto: RT)
El restaurante Red Hen se encuentra en Lexington, Virginia (Foto: RT)
Compartir en Facebook Trump arremete contra restaurante que negó servicio a su voceraCompartir en Twiiter Trump arremete contra restaurante que negó servicio a su vocera

Agencia
ESTADOS UNIDOS.- Este fin de semana se viralizó la polémica expulsión de la portavoz de la Casa Blanca, Sara Huckabee Sanders y su familia de un restaurante en Virginia, Estados Unidos, esto por trabajar en un Gobierno “inhumano”, según la propietaria del recinto, informó Tele13.

También te puede interesar: Reportan tiroteo en residencia de ancianos en California

Ya parecía raro que el Presidente Donald Trump no se pronunciara al respecto. El mandatario esperó hasta este lunes para tuitear en defensa de su compañera y criticar al establecimiento. La propietaria, Stephanie Wilkinson, justificó su actuar por considerar que Sanders trabaja en una administración “inhumana y antiética” y sus empleados no querían que estuviera ahí.

Muchos políticos estadounidenses critican la política de Trump por separar a los niños de sus familias (Foto: Facebook)

“El restaurante Red Hen debe centrarse más en la limpieza de sus sucios toldos, puertas y ventanas (necesita urgentemente un trabajo de pintura) en lugar de negarse a servir a una buena persona como Sarah Huckabee Sanders. Siempre tuve una regla, si un restaurante está sucio por fuera, ¡está sucio por dentro!”, tuiteó Trump.

Sanders explicó que el gerente del restaurante le pidió que se fuera porque "trabaja para el Gobierno del Presidente estadounidense Donald Trump", quien en los últimos días ha recibido numerosas críticas por su política migratoria, que en una primera fase implicó la separación de más de 2 mil niños de sus familias. 

"La pasada noche el dueño de Red Hen en Lexington, Virginia, me dijo que me fuera porque trabajaba para @POTUS y me fui cortésmente. Sus acciones dicen más sobre él que sobre mí. Siempre hago todo lo que puedo para tratar de una forma respetuosa a todo el mundo, incluyendo a aquellos con los que no estoy de acuerdo, y continuaré haciéndolo", explicó Sanders.

niños se manifiestan afuera del Congreso de Estados unidos tras la política migratoria que mantiene a miles de niños lejos de sus padres. (Foto: El Big Data)

De acuerdo a Dayli Mail, inicialmente el incidente salió a la luz cuando el miembro del personal Jaike Foley-Schultz dijo que solo pudo servir a Sanders durante dos minutos antes de que el propietario llegara y la echara.

El comentario fue reproducido en redes sociales por diferentes organizaciones, incluido el grupo ecologista Clean Virginia y acabó desatando una batalla entre partidarios y detractores de Sanders.

"@PressSec fue expulsada del restaurante The Red Hen en Lexington, Virginia esta noche. Aparentemente, el propietario no quería servirla a ella ni a su partido por convicción moral", tuitió Brennan Gilmore, director del grupo ecologista.

De acuerdo con información de Sinembargo, después de que a la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, junto a miembros de su familia, se les negara el servicio en un restaurante de Virginia, medios estadounidenses entrevistaron a la dueña del lugar, quien explicó las razones por las que pidió a la colaboradora de Trump que abandonara el sitio.

“No soy una gran partidaria de la confrontación”, ha afirmado Stephanie Wilkinson citada por The Washington Post. “Tengo un negocio, y quiero que este negocio prospere. Esto se siente como el momento en nuestra democracia en que la gente tiene que tomar medidas incómodas y tomar decisiones para defender su moral”, ha agregado la copropietaria de Red Hen, que se encuentra en la localidad de Lexington (Virginia, EU).

“Le dije: ‘Soy la dueña'” —ha relatado Wilkinson— “me gustaría que viniera al patio conmigo para hablar”. “Estuve balbuceando un poco, pero le comuniqué mi punto de vista de una manera cortés y directa”, ha relatado. “Le expliqué que el restaurante tiene ciertos estándares que creo que tiene que mantener, como la honestidad, la compasión y la cooperación. Dije: ‘Me gustaría pedirle que se vaya'”, recordó.

Revelan las terribles condiciones físicas, psicológicas y humanas en que son tratados los niños migrantes en los “albergues.

Según Wilkinson, la respuesta de Sanders fue inmediata: “‘Está bien. Me iré'”. La vocera de la Casa Blanca regresó a la mesa, recogió sus cosas y se marchó. Se les comunicó a los otros comensales que estaban en su mesa que podían quedarse. Pero no lo hicieron. “Se ofrecieron a pagar”, ha indicado Wilkinson. “Les dije que no, que era cortesía de la casa”, ha detallado.

Wilkinson no se arrepiente de su decisión. “Haría lo mismo otra vez”, ha apuntado, agregando que hay momentos en los que “la gente necesita vivir de acuerdo a sus convicciones”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios