20 de Septiembre de 2018

Mundo

'No a Trump, no al KKK, no al fascismo en EU'

Más de un millar de manifestantes tomaron las calles en California al caer la noche, incluyendo en el centro de Los Ángeles.

Manifestantes se agarran de las manos durante una marcha callejera para protestar por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, en Atlanta. (AP/David Goldman)
Manifestantes se agarran de las manos durante una marcha callejera para protestar por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, en Atlanta. (AP/David Goldman)
Compartir en Facebook 'No a Trump, no al KKK, no al fascismo en EU'Compartir en Twiiter 'No a Trump, no al KKK, no al fascismo en EU'

Agencias
PORTLAND, Oregon.- La policía empleó gases lacrimógenos y granadas aturdidoras en respuesta a las tumultuosas protestas registradas el viernes en Portland, Oregón, mientras ciudadanos de todo el país volvieron a salir a la calle para denunciar la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

A través de su cuenta en Twitter, la policía de Portland dijo en la madrugada del sábado que estaba investigando un reporte de balacera con un posible herido en un puente sobre el río Willamette al que se dirigían los manifestantes. Pidieron a los participantes que abandonasen la zona. No estuvo claro de inmediato si el incidente guardaba relación con las protestas.

El viernes por la noche, también en su perfil en la red social, el departamento explicó que la utilización de gases lacrimógenos respondió al lanzamiento de "proyectiles en llamas" contra agentes. Cientos de personas marcharon por las calles de la ciudad, interrumpiendo el tránsito y realizando pintadas con espray. Las autoridades reportaron actos de vandalismo y asaltos durante la protesta, que los organizadores habían calificado horas antes como pacífica.

En otras partes del país, campus universitarios celebraron animadas manifestaciones y marchas pacíficas recorrieron el centro de ciudades.

Cientos de personas acudieron por la tarde a la "marcha del amor" en el Parque de la Plaza Washington de Manhattan.

Leslie Holmes, una desarrolladora web de 65 de Wilton, Connecticut, viajó una hora en tren para participar en la protesta, la primera a la que acudía desde la década de 1970, cuando se echó a las calles de San Francisco para mostrar su oposición a la Guerra de Vietnam.

Holmes se describió como una liberal de sofá, pero declaró: "Ya no me quedaré más en el sofá".

"No quiero vivir en un país en el que no estén incluidos mis amigos, y mis amigos tienen miedo, y mis hijos van a crecer en un mundo aterrador, y mis nietas pueden prever ser excluidas de los trabajos y la política, y de alcanzar su potencial, así que estoy aquí por ellos", comentó.

Protestas vespertinas interrumpieron el tránsito en Miami y Atlanta.

Las protestas anteriores atrajeron a miles de personas en Nueva York y otras grandes áreas urbanas

Nicolas Quirico, un simpatizante de Trump, se dirigía de South Beach a Miami. Su auto fue uno de cientos que quedaron varados cuando los manifestantes bloquearon la interestatal 395.

"Trump será nuestro presidente. No hay vuelta atrás, y cuanto más rápido lo entienda la gente, mejor", dijo. "Hay una diferencia entre una protesta pacífica y pararse en medio de una autopista y parar el tráfico por cinco millas (ocho kilómetros). Esto está mal".

Más de un millar de manifestantes tomaron las calles en California al caer la noche, incluyendo en el centro de Los Ángeles, donde unas 200 personas fueron arrestadas la noche antes. En Bakersfield, donde Trump es mucho más popular que en el resto del estado, algunos carteles decían "AntiTrump, ProEU".

También hubo pequeñas protestas en Detroit, Minneapolis; Kansas City, Missouri; Olympia, Washington, y Iowa City.

Más de 200 personas que portaban carteles se reunieron en los escalones del Capitolio del estado de Washington. El grupo lanzó las consignas "No es mi presidente" y "No a Trump, no al KKK, no al fascismo en Estados Unidos".

En Tennessee, estudiantes de la Universidad Vanderbilt corearon canciones sobre derechos civiles y marcharon hacia el campus por una calle de Nashville, bloqueando temporalmente el tráfico. También hubo una protesta en Minneapolis.

En Chicago, varios grupos planean mantener las manifestaciones hasta el sábado.

Nadia Gavino, de 25 años, se enteró de las manifestaciones por Twitter y acudió a protestar el jueves. Gavino, cuyo padre es peruano y su madre tiene orígenes mexicanos y lituanos, dijo que se tomó a título personal los comentarios más duros de Trump contra los inmigrantes y los latinos.

"Obviamente estoy de acuerdo en que es racista, sexista y fóbico, es un misógino. Es todo lo que no quieres ver en un líder", subrayó.

Ashley Lynne Nagel, de 27 años, dijo que se unió el jueves en la noche a una manifestación en Denver.

"Por primera vez en mi vida tengo un líder al que le temo", recalcó Nagel, seguidora de Bernie Sanders y quien votó por Hillary Clinton.

"No es que no sepamos perder", señaló. "Es que estamos genuinamente indignados, molestos, atemorizados de que una plataforma política basada en el racismo, la xenofobia y la homofobia se haya vuelto tan poderosa y ahora tenga el control completo de nuestra representación".

Para el sábado hay previstas protestas también en Las Vegas, Los Ángeles y otras zonas.

Las protestas anteriores atrajeron a miles de personas en Nueva York y otras grandes áreas urbanas. Las manifestaciones, en su mayoría pacíficas, han quedado ensombrecidas por episodios esporádicos de vandalismo, violencia y bloqueo de calles.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios