12 de Diciembre de 2017

Mundo

Presidente de Brasil ignora huelgas contra sus reformas

Fábricas, bancos, transporte público y miles de comercios no laboraron este viernes, en protesta.

Una huelga general paralizó gran parte de Brasil este viernes, en protesta a las reformas de austeridad anunciadas por el presidente Michel Temer.
 (Animal Político)
Una huelga general paralizó gran parte de Brasil este viernes, en protesta a las reformas de austeridad anunciadas por el presidente Michel Temer. (Animal Político)
Compartir en Facebook Presidente de Brasil ignora huelgas contra sus reformasCompartir en Twiiter Presidente de Brasil ignora huelgas contra sus reformas

Heriberto Araújo/Agencia
Río de Janeiro, Brasil.- El presidente de Brasil, Michel Temer, aseveró ayer que continuará con su controvertido programa de reformas laborales y del sistema de pensiones, a pesar de la huelga general celebrada este viernes y que paralizó buena parte del mayor país de América del Sur.

De acuerdo con Notimex, fábricas, bancos, instalaciones petroleras, medios de transporte público y miles de comercios cerraron sus puertas, mientras manifestantes en más de 22 estados de Brasil salieron a las calles liderados por las principales centrales sindicales para protestar contra las reformas de Temer este viernes.

Ciudades como Río de Janeiro o Sao Paulo tuvieron un ritmo de día festivo, ante la falta o reducción de transporte público y el bloqueo de vías por parte de manifestantes o piquetes.

También te puede interesar: Venezuela anuncia su salida de la OEA

Durante la noche, cientos de personas desfilaron con pancartas al grito de “¡Fuera Temer!” frente a la residencia personal del presidente en Sao Paulo, en un barrio residencial, aunque el mandatario se encuentra en Brasilia.

“El trabajo a favor de la modernización de la legislación nacional continuará, con un debate amplio y franco, realizado en la arena adecuada para esta discusión, que es el Congreso”, dijo Temer en una nota en la que admitió las “manifestaciones políticas (...) en todo el país”.

El presidente asegura que las dos reformas son fundamentales para devolver a Brasil a la senda del crecimiento económico, pero la oposición de izquierda denuncia un intento por acabar con derechos históricos en un país con fuerte articulación sindical.

Celebran el ‘éxito’ de la huelga

La oposición de izquierda y los sindicatos celebraron este viernes el “éxito total” de las manifestaciones y de la huelga, que puede desembocar en una pérdida de apoyos políticos para Temer y su programa de reformas en el Legislativo.

La Central de los Sindicatos Brasileños, que agrupa a varias organizaciones, dijo que 35 millones de personas “atendieron el llamado de las centrales sindicales y no acudieron al trabajo”.

“Las personas decidieron parar como protesta a la anulación de derechos”, comentó el exmandatario brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, que busca ser candidato presidencial en 2018.

“Si quieren resolver el problema del sistema de pensiones, la economía tiene que volver a crecer. Es simple. Pero este gobierno solo sabe cortar”, agregó Lula da Silva.

Casi un año en el poder

La huelga se produce en vísperas del primer año de la llegada de Temer al poder -el 12 de mayo- y con una desaprobación récord (de 87 por ciento) de la población hacia la política del mandatario.

A pesar de los recortes presupuestarios y de las promesas de crecimiento por parte del gobierno, Brasil todavía es azotado por la recesión y, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el país solo crecerá un 0.2 por ciento este año.

El desempleo sigue creciendo y datos dados a conocer este viernes mostraron un nuevo récord en el número de personas sin trabajo: 14.2 millones, lo que representa el 13.7 por ciento, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), que publica las estadísticas oficiales.

“No hay absolutamente nada que muestre cualquier indicio de recuperación”, dijo Cimar Azeredo, coordinador del sector de estadísticas sobre el empleo del IBGE.

En algunos lugares se produjeron incidentes aislados, como en Río de Janeiro, donde una decena de autobuses fueron quemados y las vitrinas de algunos comercios destrozadas, y en Sao Paulo, donde hubo 16 detenidos por enfrentamientos con la policía.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios