Régimen bombardea ocupación insurgente

Dos ataques matan a por lo menos 14 personas en una provincia del norte del país.

|
ONU indica que más de 70 mil personas han fallecido en el conflicto sirio. (EFE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencias
BEIRUT, Líbano.- Los ataques gubernamentales sirios mataron a por lo menos 14 personas en la provincia norteña de Raqqa, a menos de una semana de haber ocupado los insurgentes su capital provincial, dijeron el domingo los activistas.

La ciudad de Raqqa, en la que residían medio millón de personas antes de la guerra civil, podría demostrar cómo administran los insurgentes las áreas capturadas. Los insurgentes son mayormente islamistas, algunos de ellos extremistas, y varios videos difundidos el fin de semana muestran que ejecutaron sumariamente a varios prisioneros.

Mientras tanto, los recientes ataques gubernamentales indican los límites del control insurgente. Incluso si mantienen sus posiciones, poco pueden hacer contra la fuerza aérea gubernamental, que con frecuencia bombardea áreas recientemente capturadas por los insurgentes, matando de forma indiscriminada a civiles y combatientes.

Dos bombardeos en la provincial de Raqqa mataron el sábado por lo menos a 14 personas, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres.

Un video colgado desde la ciudad de Raqqa mostró los cadáveres de siete personas esparcidos en la calle y edificios cercanos en ruinas. Una voz dice que murieron en un ataque aéreo.

El Observatorio dijo que por lo menos otros siete fueron muertos en un bombardeo separado cerca de la frontera oriental de la provincia.

En el último año, los insurgentes sirios han extendido de forma notable el territorio que controlan en el norte de Siria, principalmente en las provincias de Idlib y Alepo, fronterizas con Turquía. En febrero extendieron su control en la provincia de Raqqa, capturando una presa hidroeléctrica en el río Éufrates. Tras asaltar una prisión central, ocuparon la mayor parte de Raqqa el 4 de marzo, y consolidaron su control en los próximos dos días.

Raqqa es la primera capital provincial siria completamente ahora en manos de los insurgentes.

La conducta de los insurgentes desde que capturaron la ciudad desató temores sobre su futura administración de la zona.

En varios videos de los últimos días se ven soldados gubernamentales muertos y funcionarios de seguridad en el suelo, presentando sus cabezas grandes impactos de bala.

Los grupos activistas de los derechos humanos dijeron que hubo ejecuciones sumarias de mandos y soldados del régimen tras la captura de áreas en poder del gobierno.

Según la ONU más de 70,000 personas han muerto en lo que va de la Guerra civil siria.

Cargando siguiente noticia