15 de Octubre de 2018

Mundo

Reo chileno se niega dejar la cárcel

Luis Rojo, condenado a cadena perpetua, dice que la calle es muy peligrosa.

Tras cumplir más de 29 años se sentencia carcelaria, Luis Rojo dice que no sabría como conducirse ni en las calles y por eso prefiere quedarse en prisión. (Agencias)
Tras cumplir más de 29 años se sentencia carcelaria, Luis Rojo dice que no sabría como conducirse ni en las calles y por eso prefiere quedarse en prisión. (Agencias)
Compartir en Facebook Reo chileno se niega dejar la cárcelCompartir en Twiiter Reo chileno se niega dejar la cárcel

Agencias
SANTIAGO, Chile.- Un reo chileno que cumple una pena de presidio perpetuo simple se ha negado en los últimos años a optar por beneficios carcelarios, porque se sentiría inseguro en la calle, reveló el sábado la edición digital del diario La Tercera, según publica Notimex.

El periódico chileno indicó que Luis Rojo, quien está internado en el Centro de Prisión Preventiva Santiago Sur, lleva 29 años y cuatro meses preso por un robo con homicidio y se ha negado a postular a beneficios, pese a su buena conducta.

Rojo, de 49 años, podría haber optado desde 2004 a salidas dominicales, pero prefiere seguir compartiendo todos los días con otros 32 reclusos para evitar enfrentar un mundo moderno, distinto al que dejó hace casi 30 años.

"Sé que ahora hay carreteras por debajo del río Mapocho, edificios gigantes y máquinas en las calles para sacar plata. Y que para andar en microbús hay que tener una tarjeta. Yo no sabría qué hacer ni cómo moverme", confesó al diario.

Más seguro en la cárcel

Rojo, que recibe visitas de su familia sólo tres o cuatro veces al año, agregó que "me siento más seguro acá adentro (en la cárcel), aquí vivo tranquilo. A veces vemos noticias y las embarradas (problemas) andan a la orden del día, está muy peligroso".

Indicó respecto a su futuro que "si algún día me echan de aquí, habrá que aperrar (enfrentar la realidad) no más. Tengo claro que hay cosas que no son para siempre. Pero ojalá que eso no pase muy luego".

El alcaide del penal, coronel Ricardo Quintana, señaló por su parte que "este señor (Rojo) es un caso muy especial porque, efectivamente, no se quiere ir. Más que interno, parece alguien institucionalizado".

"Podría postular a beneficios, pero, una vez que lo buscamos para explicarle cómo hacerlo, se consiguió un cuchillo, lo puso sobre su cama y declaró que lo usaba para defenderse, lo que era falso, a fin de ensuciar su conducta que siempre ha sido buena", dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios