22 de Septiembre de 2018

Mundo

Republicanos impiden a Obama frenar deportación de 'ilegales'

Los congresistas señalan que el Presidente "está obligado a aplicar las leyes que tenemos".

El presidente Obama comienza ceder y buscar alternativas para obrar sin el Congreso a fin de reducir el sufrimiento que causan las deportaciones. (Agencias)
El presidente Obama comienza ceder y buscar alternativas para obrar sin el Congreso a fin de reducir el sufrimiento que causan las deportaciones. (Agencias)
Compartir en Facebook Republicanos impiden a Obama frenar deportación de 'ilegales'Compartir en Twiiter Republicanos impiden a Obama frenar deportación de 'ilegales'

Agencias
WASHINGTON, DC.- Los republicanos advirtieron que cualquier paso que dé el presidente Barack Obama para evadir al Congreso y ceder en las deportaciones de personas que viven sin permiso legal en Estados Unidos afectará gravemente las posibilidades de reformar las leyes migratorias de Estados Unidos.

El jueves por la noche, la Casa Blanca anunció que Obama pidió a su jefe de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, revisar el programa de deportaciones del país, con vistas a encontrar alternativas más humanas para aplicar la ley sin desobedecerla.

La decisión se conoció ante la presión de algunos de los aliados más firmes de Obama, quienes le piden actuar por su propia cuenta para disminuir el número de deportaciones. Durante su gobierno casi 2 millones de personas han sido expulsadas de Estados Unidos, según publica The Associated Press.

El líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, alertó que los ajustes al sistema migratorio le corresponden al Congreso, no al presidente solo.

"No hay duda de que tenemos un sistema migratorio que está fallando a nuestras familias y economía, pero hasta que esté reformado a través del proceso democrático, el presidente está obligado a aplicar las leyes que tenemos", dijo Brendan Buck, portavoz del legislador republicano. "Al no hacerlo se podría dañar nuestra capacidad de construir la confianza necesaria para promulgar una verdadera reforma migratoria".

Activistas de inmigración posiblemente renovarán su llamado para que Obama suspenda las deportaciones de padres de hijos traídos ilegalmente a Estados Unidos

El anuncio del jueves de la Casa Blanca se conoció después de que Obama se reuniera con tres legisladores hispanos.

La decisión no se esperaba dado que el mandatario dijo apenas la semana pasada que sobre las deportaciones había hecho lo que estaba al límite de sus facultades presidenciales.

Sin embargo, a medida que se desvanecen las perspectivas de una verdadera reforma migratoria, el presidente Obama comienza ceder y buscar alternativas para obrar sin el Congreso a fin de reducir el sufrimiento que causan las deportaciones.

Aunque prefería una salida legislativa a una de las principales prioridades de Obama, la Casa Blanca quería evitar este rumbo, a sabiendas de que cualquier medida que Obama adopte y sea percibida como una extralimitación sólo daría a los republicanos pretextos para eludir una solución al tema migratorio.

Después de todo, el Partido Republicano describe a Obama como un presidente que obra sin control.

Sin embargo, simpatizantes de la reforma migratoria que por mucho tiempo han dado a Obama el beneficio de la duda, decidieron que a pesar de ser persistentes han sido insuficientes los esfuerzos del mandatario para obligar a los legisladores a que actúen y ya no están dispuestos a esperar al Congreso.

"Está claro que las peticiones de la comunidad (hispana) han llegado al presidente", dijo el representante Luis Gutiérrez, demócrata de Illinois, quien afirmó que la Casa Blanca estuvo "dormida mucho tiempo".

Se desconoce hasta dónde avanzará Obama, o que opciones están aún disponibles para -sin consentimiento del Congreso- adoptar medidas que mitiguen el dolor que causan las deportaciones.

Funcionarios de la Casa Blanca declinaron responder a preguntas sobre las acciones a las que podría recurrir el gobierno para hacer las deportaciones más humanas o sobre si existe algún plazo para que Seguridad Nacional concluya un inventario y presente un informe a Obama.

Sin embargo, activistas de inmigración posiblemente renovarán su llamado para que Obama suspenda las deportaciones de padres de hijos traídos ilegalmente a Estados Unidos, entre otras medidas.

"El presidente enfatizó su profunda preocupación sobre el dolor que causa a muchísimas familias las separaciones resultantes de nuestro inadecuado sistema de inmigración", de acuerdo con un comunicado que leyó el secretario de prensa de Obama, Jay Carney.

Las conversaciones comenzaron este viernes, cuando Obama tenía previsto reunirse con organizaciones que trabajan para lograr la aprobación de una legislación migratoria bipartidista.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios