17 de Noviembre de 2018

Mundo

Reunión urgente por crisis en Siria

El Papa Francisco explicó a todos los embajadores del mundo su postura en torno al conflicto; exigencia al G20.

Ante la crisis en Siria el Papa Francisco convocó a una jornada mundial de oración y ayuno por la paz para el 7 de septiembre. (EFE)
Ante la crisis en Siria el Papa Francisco convocó a una jornada mundial de oración y ayuno por la paz para el 7 de septiembre. (EFE)
Compartir en Facebook Reunión urgente por crisis en Siria Compartir en Twiiter Reunión urgente por crisis en Siria

Agencias
EL VATICANO.- El Vaticano reunió este jueves a todos los embajadores del mundo acreditados ante la Santa Sede para explicarles la postura del Papa Francisco en contra de una nueva guerra en Siria.

El encuentro, convocado por la Secretaría de Estado, tiene como objetivo también explicar a los diplomáticos el sentido de la jornada mundial de oración y ayuno por la paz, convocada por el pontífice para el próximo sábado 7 de septiembre.

La cita es parte de una operación diplomática a diversos niveles, puesta en marcha por los principales colaboradores de Jorge Mario Bergoglio, encaminada a promover la paz en Siria y evitar un ataque militar a ese país.

Esa iniciativa no quedará aislada. La Secretaría de Estado de la Santa Sede se está cerciorando que los obispos de diversas partes del mundo y las oficinas de la misma Curia Romana se sumen con actividades propias, informa Notimex.

Esta estrategia se ha reflejado también en los tuiteos que han sido enviados en estos días a través de los perfiles linguísticos del Papa Francisco en la red social Twitter.

"¡Con particular firmeza condeno el uso de armas químicas!" y "Queremos que en esta, nuestra sociedad, atravesada por divisiones y por conflictos, explote la paz", fueron algunos mensajes lanzados a través de @pontifex.

Exigencia al G-20 

El Papa Francisco exigió a los presidentes miembros del Grupo de los 20 (G-20) abandonar "toda vana pretensión" de intervenir militarmente en Siria, en una carta dirigida al mandatario ruso Vladimir Putin y divulgada este jueves aquí.

La sala de prensa del Vaticano distribuyó el texto de la misiva, fechada el 4 de septiembre y enviada a Putin con motivo de la cumbre de San Petersburgo que comenzó este jueves

"Los líderes de los Estados del G-20 no permanezcan inertes ante los dramas que vive ya desde hace demasiado tiempo la querida población siria y que corren el riesgo de llevar nuevos sufrimientos a una región tan atormentada y necesitada de paz", escribió el pontífice.

"A todos ellos y a cada uno de ellos dirijo un sentido llamado para que ayuden a encontrar caminos para superar las diversas contraposiciones y abandonen toda vana pretensión de solución militar", agregó.

Que no habló con Bashar

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, desmintió de manera "categórica" la existencia de una llamada telefónica entre el Papa Francisco y el presidente de Siria, Bashar al-Asad.

En breve declaración a la prensa, el sacerdote jesuita desestimó la versión de algunos medios de prensa según la cual, en las últimas horas, el pontífice habría tenido una conversación privada con el mandatario sirio.

La información fue difundida por la prensa argentina y retomada por los principales periódicos italianos.

Según la misma el líder católico "se habría comunicado (.) con el presidente sirio Bashar Al Assad para pedirle que detuviera en todo lo posible la represión a los rebeldes y adoptara una actitud más conciliadora".

Según la información, la Santa Sede habría establecido contactos con la Casa Blanca y con el gobierno de Francia, en un intento por evitar un ataque de las potencias occidentales contra el régimen sirio.

Apoya China a Rusia 

China anunció este jueves que apoya a Rusia en su estrategia sobre Siria, declaración que se produjo en el marco de la reunión del Grupo de los 20 (G-20) que se celebra en la ciudad rusa de San Petesburgo.

China añadió que, junto con Rusia, se opone a una intervención armada en Siria que empuje al alza los precios del petróleo y cause mayor inestabilidad económica.

"Una acción militar tendría un impacto negativo en la economía mundial, en especial en los precios del petróleo", dijo el viceministro de Finanzas chino Zhu Guangyao en una conferencia de prensa celebrada horas antes de la cumbre del G-20.

El ministerio de Relaciones Exteriores chino también reiteró desde Pekín que acciones militares unilaterales violan el derecho internacional y complicarían el conflicto sirio, pero concedió que se deben exigir responsabilidades al uso de armas químicas, si efectivamente ha sucedido en el país árabe.

La Casa Blanca anunció la víspera una reunión bilateral entre el presidente Barack Obama y su contraparte china Xi Jinping al margen de la cumbre, lo que según los observadores podría significar que Washington quiere convencer a Pekín de que una intervención armada es necesaria en Siria.

Aunque la cumbre del G-20 de San Petesburgo tiene un cariz marcadamente económico, la crisis siria podría eclipsar al resto de cuestiones, en especial si Estados Unidos decide emprender acciones armadas al margen del mandato de Naciones Unidas.

Busca ONU apoyo del G20 

El enviado especial de Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, Lakhdar Brahimi, llegó este jueves a San Petersburgo, para buscar el apoyo del G20 en la realización en Ginebra de una conferencia internacional sobre la crisis siria.

Martin Nesirky, el portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló que Brahimi presionará a los participantes del G20 para que apoyen la reunión en la ciudad suiza.
"Mientras el mundo se ha centrado en el posible uso de armas químicas en Siria, debemos avanzar con firmeza en la realización de la conferencia internacional sobre el conflicto sirio, que se celebrará en Ginebra", sostuvo.

"Una solución política es la única manera de detener el derramamiento de sangre en ese país", comentó Nesirky a la agencia rusa de noticias RIA Novosti.

Previamente, el secretario general de la ONU anunció que su representante especial para Siria, Brahimi, viajaba a Rusia para tratar de impulsar en la cumbre del G20 en San Petersburgo la conferencia internacional sobre la crisis en el país árabe.

El gobierno ruso advirtió que un ataque de Estados Unidos contra Siria aplazaría casi indefinidamente la conferencia de paz sobre el conflicto en el país árabe conocida como Ginebra-2.

La reunión de los líderes del G20 por lo general se centra en cuestiones económicas, pero se está llevando a cabo este año en un contexto de una posible intervención en el conflicto sirio de Estados Unidos ante la fuerte oposición de Rusia.

La llegada de Brahimi a San Petesburgo coincidió con el arribo a Siria de Valerie Amos, secretaria general adjunta de Asuntos Humanitarios y Coordinadora del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas.

El objetivo de la visita de Amos a Damasco no está definido de inmediato, pero se dirigió al Ministerio de Asuntos Sociales en la capital siria, revelaron fuentes independientes a la agencia china de noticias Xinhua.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios