17 de Julio de 2018

Mundo

Ni un robot aguanta las radiaciones de la central nuclear de Fukushima

Un segundo robot fue abandonado en el interior del reactor 1 después de que se confirmó que la radioactividad dañó una de sus cámaras.

Imagen facilitada por el operador de la accidentada central de Fukushima, Tepco, que ha observado por primera vez fugas de agua provenientes de la vasija del reactor 1, uno de los más afectados por el tsunami de 2011, gracias a unas imágenes tomadas con un robot. (EFE/Archivo)
Imagen facilitada por el operador de la accidentada central de Fukushima, Tepco, que ha observado por primera vez fugas de agua provenientes de la vasija del reactor 1, uno de los más afectados por el tsunami de 2011, gracias a unas imágenes tomadas con un robot. (EFE/Archivo)
Compartir en Facebook Ni un robot aguanta las radiaciones de la central nuclear de FukushimaCompartir en Twiiter Ni un robot aguanta las radiaciones de la central nuclear de Fukushima

EFE
TOKIO, Japón.- El segundo robot operado por control remoto que ha sido introducido en el reactor 1 de la accidentada central nuclear japonesa de Fukushima será abandonado allí después de que la operadora de la planta confirmara que la radiación ha dañado una de sus cámaras.

Los técnicos de Tokyo Electric Power (Tepco) han optado por abandonar el aparato para evitar que, al carecer de una de sus cámaras, pueda quedar atascado en algún obstáculo y bloquear el paso a otros robots que se quieren enviar más adelante.

Este es el segundo dispositivo que Tepco abandona dentro de la vasija de contención de la unidad 1 de Fukushima, ya que otro similar quedó atascado con una compuerta horas después de haber sido enviado por los técnicos el pasado 10 de abril.

Ambos aparatos han logrado enviar con éxito imágenes del interior del reactor (al que nadie ha podido acceder hasta ahora debido a los niveles mortales de radiación), así como mediciones de temperatura y radiactividad.

De hecho, imágenes captadas por el segundo robot, que fue enviado el pasado jueves, muestran que el acceso a la parte inferior de la vasija de contención del reactor, donde se cree que hay combustible nuclear fundido, está libre de obstáculos.

La eléctrica considera que esto permite ampliar la actual investigación y enviar en el futuro otro de estos robots a dicha zona.

Tepco considera que la pérdida de refrigeración causada por el terremoto y tsunami de marzo de 2011 hizo que el combustible se fundiera y perforara las vasijas de presión de las unidades hasta depositarse en el fondo de la vasija de contención -que actúa como coraza exterior- de las mismas.

Estas exploraciones son fundamentales para que los técnicos de Tepco puedan evaluar la situación en la que se encuentra el combustible dentro de los reactores para así decidir cómo retirarlo en el futuro.

La retirada del combustible fundido es el proceso más complejo dentro de las labores de desmantelamiento de la central, que llevarán de tres a cuatro décadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios