12 de Diciembre de 2018

Mundo

'Rolezinhos', nuevo dolor de cabeza de Dilma Rousseff

La Presidenta teme que este movimiento juvenil se sume a las protestas previstas durante la Copa del Mundo.

Dilma Rousseff instruyó a sus ministros analizar el movimiento de los 'rolezinhos' para evitar episodios violentos. (Archivo/SIPSE)
Dilma Rousseff instruyó a sus ministros analizar el movimiento de los 'rolezinhos' para evitar episodios violentos. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Rolezinhos', nuevo dolor de cabeza de Dilma RousseffCompartir en Twiiter 'Rolezinhos', nuevo dolor de cabeza de Dilma Rousseff

Agencias
BRASILIA, Brasil.- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, observa con preocupación la multiplicación de los "rolezinhos", encuentros de jóvenes pobres en centros comerciales de clase media, y orientó a sus ministros para que analicen esta tendencia de comportamiento, que fue reprimida por la policía.

El gobierno teme que este movimiento se sume a las protestas previstas para la Copa del Mundo, que concluirá dos meses antes de las elecciones, según cita Ansa Latina.

La mandataria "sorprendió" al citar a varios ministros para analizar el crecimiento de los "rolezinhos" y de acuerdo con testimonios de la reunión "dijo estar en contra de la represión y el prejuicio (contra adolescentes pobres), y sostuvo que es necesario entender el fenómeno".

Los "rolezinhos" convocaron, a través de las redes sociales, a grupos de jóvenes procedentes de favelas y barrios humildes en shoppings de Rio de Janeiro y especialmente de Sao Paulo, donde la policía detuvo a más de 60 de ellos, acusados de alterar el orden e incomodar al público.

Se trata de una tendencia de comportamiento surgida en 2013, pero en los últimos meses los encuentros se hicieron más numerosos y se diseminaron en varias capitales importantes, causando la reacción violenta de la policía y reclamos de los comerciantes.

Por lo general los adolescentes ingresan en masa a los centros de compras y una vez allí ocupan restaurantes, se besan en público de forma provocativa, corean cánticos y en ocasiones, pero esto no es lo más habitual, perpetran algún hurto menor.

Episodios violentos

Los "rolezinhos" son distintos a los conocidos "arratoes", en los que decenas de jóvenes descienden de las favelas de Rio de Janeiro y asaltan a los turistas en las playas de Copacabana o Ipanema, como ocurrió hace dos semanas durante los festejos de Año Nuevo carioca.

El secretario de Seguridad Pública de Sao Paulo, Fernando Grella Vieira, justificó las detenciones del último fin de semana, en las que hubo momentos de violencia por parte de la Policía Militarizada, según fue registrado por la televisión local.

"No es función de la policía estar a cargo de la seguridad de los shoppings (custodiados por agentes privados), el papel de la policía es preservar el orden y si hay tumultos se aplicará la fuerza policial", declaró el funcionario Grella Vieira.

El presidente de la Asociación Brasileña de Shoppings Centers, Luiz Fernando Veiga, expresó su rechazo a esa irrupción de jóvenes que, dijo, perturban a los "clientes que no están acostumbrados a ese tipo de tumultos".

Durante la reunión realizada ayer en Brasilia, Rousseff encomendó a sus ministros, entre ellos el de Justicia y la de Cultura, que elaboren informes más detallados sobre los "rolezinhos", y manifestó su recelo ante la posibilidad de que las reuniones deriven en episodios violentos.

Estallido social

Rousseff dedicó buena parte de sus dos primeras semanas de trabajo de 2014 en el Palacio del Planalto a instruir a sus colaboradores para que adopten medidas e impidan un estallido social similar al de junio de 2013, cuando su popularidad cayó en picada.

En octubre la mandataria se postulará para un segundo mandato y su prioridad es evitar que los comicios estén precedidos por un estallido social.

Algunos ministros sospechan que con su alta exposición mediática los jóvenes y adolescentes que participan en los "rolezinhos" sean captados por grupos organizados, como los de acción directa Black Blocs.

Entre los funcionarios hay quienes recuerdan que en 2013 el movimiento juvenil por el boleto de ómnibus gratis era minúsculo en mayo y en junio logró la adhesión de decenas de miles de paulistas, hasta desencadenar las protestas más concurridas de las últimas décadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios