25 de Abril de 2018

Mundo

Rubio, el 'Hachiko' argentino que adoptó a una azafata

Cada vez que Olivia Siviers llegaba a Buenos Aires, el perro se presentaba en el hotel donde se hospedaba la mujer.

Rubia esperaba en la puerta del hotel a Olivia, la mujer que decidió llevárselo a Alemania. (facebook.com/olivia.sievers)
Rubia esperaba en la puerta del hotel a Olivia, la mujer que decidió llevárselo a Alemania. (facebook.com/olivia.sievers)
Compartir en Facebook Rubio, el 'Hachiko' argentino que <i>adoptó</i> a una azafataCompartir en Twiiter Rubio, el 'Hachiko' argentino que <i>adoptó</i> a una azafata

Agencias
BERLÍN, Alemania.- Rubio no tenía dueño y decidió adoptar uno. Solo así se entiende la persistencia con la que persiguió a Olivia Siviers, una azafata alemana de la aerolínea Lufthansa. 

Se cruzó con ella un día de vagabundeo por Puerto Madero, un exclusivo barrio de hoteles, oficinas y viviendas de lujo ubicado frente al Río de la Plata, a metros del centro de Buenos Aires. 

El perro, un mestizo de buen tamaño, eligió a Olivia. Y Olivia terminó por elegir a Rubio. Hoy ambos viven en un pequeño pueblo del norte de Alemania, final feliz de una historia que duró 10 meses.

Te puede interesar: Tokio celebra 90 años del nacimiento del perro Hachiko (video)

En octubre del año pasado, Olivia viajó con su aerolínea a Buenos Aires. Cuando llegó al hotel encontró en la puerta a un perro vagabundo. Fue amor a primera vista. Al otro día, durante un paseo por la ciudad, el perro no se despegó de su lado. Al otro día volvió a Alemania. 

Una semana después, en otro viaje a Buenos Aires, se llevó una sorpresa: allí estaba Rubio, como lo llamó, esperándola frente al hotel. 

Olivia se puso entonces en contacto con Mascotas Puerto Madero Adopciones Responsables, una asociación que desde su creación, hace cuatro años, atendió a unos 400 perros vagabundos y entregó en adopción a más de 230.

“La historia comenzó el 9 de octubre del año pasado, cuando en una de las recorridas que hacemos cada día vemos al perro”, dice Ariel Rota, voluntario de la ONG que opera en Puerto Madero.


La vida de Rubio en Alemania.

“Era nuevo, mandamos fotos a las redes por si estaba perdido y nadie lo conocía. Lo llamamos Cola corta, porque la tiene cortada. El tipo venía, desaparecía, volvía a aparecer. Cada vez que volvía le dábamos de comer pero no hubo nadie que pudiese agarrarlo. En julio nos contacta Olivia y nos cuenta que ella veía un perrito cada vez que viajaba a Buenos Aires. Dijimos: ‘¡Es Cola corta!”.

Para ese entonces la organización ya tenía un candidato para Rubio, un joven llamado Nicolás propuso llevárselo a su casa. 

“Nos encontramos en el hotel con Nicolás y con Olivia. Ahí, como por arte de magia, la mujer pudo agarrar a Rubio. En cinco minutos nos dimos cuenta de que Rubio la quería sólo a ella”, explica Ariel, pero la mujer aún no había manifestado su intención de adoptarlo. 

Nicolás tuvo entonces su oportunidad, fallida. “Se lo llevó a su casa, pero tenía una gata que no quiso saber nada. El perro se escapó y apareció otra vez en el hotel donde se hospedaba Olivia. Ahí es cuando la mujer dijo ‘yo lo quiero”, cuenta Rota.

En ese momento la ONG asumió la organización del traslado a Alemania, hasta donde Rubio viajó solo. “Ahora vive en una casa grande, con un jardín rodeado de campo. Está todo genial. Olivia nos manda fotos del perro a Facebook y nos cuenta lo bien que está Rubio”, dice Rota.

La historia de Rubio también ha sido un éxito en las redes sociales. La publicación de la ONG del 9 de agosto en Facebook, con la imagen del perro en su nueva casa junto a la azafata, ha superado los tres mil compartidos en menos de 72 horas.

"Esto es hace cinco minutos, ¡Olivia y Rubio en Alemania!", escribe la asociación en el post. "¡Final feliz!".

(Con información de verne.elpais.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios