“Amo, por favor, márcame”, decían las esclavas de Nxivm

Así lo reveló Laura Salzman uno de los brazos ejecutores de la secta liderada por Keith Raniere.

|
Los detalles sobre cómo operaba la secta liderada por Keith Raniere han sido revelados ante la corte federal de distrito del este de Nueva York. (AP)
Los detalles sobre cómo operaba la secta liderada por Keith Raniere han sido revelados ante la corte federal de distrito del este de Nueva York. (AP)

Notimex
Nueva York.- En medio de las lágrimas Lauren Salzman describió en una corte federal estadunidense los motivos por los que encerró en una pequeña celda a la mexicana Daniela y cómo fueron los dos años en los que la mantuvo ahí, incluso acompañada de su madre, como parte de la organización Nxivm.

Los detalles se hicieron públicos cuando Salzman rindió testimonio contra Keith Raniere, alias "Vanguardia", entrenador aspiracional en público y líder de un grupo sexual que se mantenía oculto y cuyas actividades rayaban con el de una secta religiosa.

Ante la corte federal de distrito del este de Nueva York, la que es considerada mano derecha de Raniere explicó la víspera cómo se trató de hacer un control de daños cuando el grupo quedó al descubierto, la forma en la que fue aprehendido el líder en México y detalles del encierro de Daniela.

También te puede interesar: Hijo de Salinas de Gortari, vinculado a secta de explotación

Se dejaban marcar la piel, como un acto de ‘honor’

Salzman testificó que la hicieron arrodillarse y decir: “Amo, por favor, márcame, sería un honor, un honor que quiero portar por el resto de mi vida”. Luego la sostuvieron en una mesa para dar masajes mientras alguien usaba una herramienta de cauterización para quemarla con las iniciales de Keith Raniere, el líder de Nxivm, en una zona cercana a la cadera.

Sobre Daniela, quien junto a sus dos hermanas realizó un internado en Nxivm, la agencia multinivel de couching aspiracional que encubría las actividades sexuales, recordó que la conoció en la norteña ciudad mexicana de Monterrey cuando tenía 17 o 18 años de edad.

Esa agencia multinivel tenía una franquicia en México operada por Emiliano Salinas, quien acabó renunciando a la misma.

El padre de la joven escogió a Nxivm para que su hija se convirtiera en couching en lugar de estudiar en Suiza, y ya en Nueva York, comenzó a trabajar con Keith, en particular resumiendo libros para evitarle el esfuerzo de que los leyera.

Al parecer ocurrió una ruptura cuando Daniela, además de dejar de hacer adecuadamente su trabajo, se disgustó porque "Vanguardia" quiso que ella y su hermana Mariana durmieran con él.

Fui ahí donde a Daniela se le dio el ultimátum de ir a su cuarto y regresar con un programa de recuperación o sería enviada de regreso a México. Cuando lo tuvo listo, Lauren recibió la orden de supervisar su cumplimiento.

En ese punto Lauren recordó que la conducta de Daniela la llevó a pensar que tenía una personalidad psicótica, que no estaba cumpliendo su compromiso de mejora y más aún, que amenazaba su proyecto de tener un hijo con Keith.

Fue así como encerró a Daniela por casi dos años.

"En los 20 años que trabajé con Keith, es lo peor que hice", respondió entre lágrimas a la pregunta del fiscal sobre "cómo se siente ahora al respecto".

Lauren rindió su testimonio tras declararse culpable bajo un acuerdo que le permitirá evadir una sentencia de cárcel por cargos de conspiración para cometer actos ilegales, misma decisión que tomó el resto de las coacusadas.

Durante su encierro, Daniela se cortó el cabello a pesar de que le había sido prohibido por el propio "Vanguardia" bajo amenaza de que seguiría enclaustrada tres años más hasta que le creciera de nuevo.

Daniela fue acompañada por su madre durante su encierro

Para enseñar a Daniela que hacía sufrir a la gente cercana a ella, fue traída su madre quien aceptó permanecer en un cuarto adjunto al que servía de prisión a su hija.

La madre dejó unos días esa habitación por el fallecimiento de un familiar, y luego de regresar se incorporó a otros grupo de "crecimiento de la conciencia" llamado "Libro de Conocimiento", con lo que cesó el acompañamiento a su hija.

Ese acto fue visto como una infracción de parte de la madre y se le dijo a Daniela que seguiría encerrada hasta que su madre regresara.

Las hermanas de la virtual prisionera, Camila y Mariana, también iban a acompañarla, lo que Lauren descartó pues habían tenido relaciones sexuales con Keith.

A Camila inclusive se le prohibió hablar con su hermana luego de que interceptó una carta en la que esta escribió que se estaba "deshaciendo" y pedía que la dejaran salir.

La carta fue calificada por "Vanguardia" como un berrinche. El líder impidió su salida pues permitirlo le enseñaría que con enojos obtendría lo que quisiera.

Luego de esa situación, Daniela estuvo encerrada unos tres meses más, manifestó Lauren en su testimonio.

Buscaban 100 esclavas

DOS, la rama oculta de la agencia Nxivm cuyos principales asociados enfrentan a la justicia federal estadunidense en esta ciudad, tenía como objetivo alcanzar 100 esclavas, cada una de las cuales debía sumar a sus conocidas, incluidas sus madres.

La revelación fue hecha también por Salzman, una de las encargadas de lograr esa meta.

El autoproclamado "genio", conocido dentro del grupo como "Vanguardia", tenía para satisfacción personal a ocho esclavas que conformaban su primer círculo, una de ellas la mexicana Rosa Laura Junco.

Junco compró una casa en Halfmoon, suburbio de Albany, en el estado de Nueva York, que tenía el estatus de "sorority house", es decir, residencia exclusiva para mujeres, nombre tomado de las casas empleadas en las fraternidades universitarias estadunidenses.

 En esa residencia, Raniere habilitó una especie de galera donde tenía su propia celda, señaló Salzman en su testimonio rendido este lunes y citado por artvoice.com.

Salzman fue contactada por Junco, hija de Alejandro Junco, fundador de Grupo Reforma, un conglomerado de medios en México.