20 de Septiembre de 2018

Mundo

Tiene la edad de 'dos hombres viejos'

Carmelo Flores Laura vive en un país en donde la esperanza de vida es la mitad de la edad que tiene.

Oficialmente, "don Carmelo" nació el 16 de julio de 1890, se casó con Micaela, quien murió a los 107 años, tuvo tres hijos, de los que sólo vive uno; tiene 14 nietos y 39 bisnietos. (Agencias)
Oficialmente, "don Carmelo" nació el 16 de julio de 1890, se casó con Micaela, quien murió a los 107 años, tuvo tres hijos, de los que sólo vive uno; tiene 14 nietos y 39 bisnietos. (Agencias)
Compartir en Facebook Tiene la edad de 'dos hombres viejos'Compartir en Twiiter Tiene la edad de 'dos hombres viejos'

Agencias
LA PAZ, Bolivia.- Autoridades rinden honores, como "tesoro humano vivo" a Carmelo Flores Laura, aunque no existen pruebas médicas ni documentales que certifiquen que es el hombre de mayor edad en el mundo, con 123 años, es la 'momia viva' más longeva de Bolivia.

En un país en el que la esperanza de vida al nacer es una de las más bajas de la región -66.5 años era en 2011-, por ello "extraña" la edad de "don Carmelo", incluso, porque los especialistas dicen no conocer a nadie con más de 110 años y sus facultades intactas, según publica ANSA Latina.

Con 112 años, el hombre más longevo, reconocido oficialmente, era Salustiano Sánchez Blásquez, estadounidense nacido en España que murió el 14 de septiembre pasado en un hogar de ancianos en Nueva York. En junio, falleció el japonés Jiroemon Kimura, a los 116 años.

Hoy, el boliviano Flores Laura camina, con 123 años a cuestas, sin ayuda en su casa, en el altiplano. Cubierto con un poncho y un pasamontañas de lana en la cabeza, cuenta a detalle sus anécdotas de combatiente en la guerra con Paraguay, en 1935. 

Los informes oficiales dicen que "don Carmelo" nació el 16 de julio de 1890, que se casó con Micaela, quien murió a los 107, y que tuvo con ella tres hijos, de los que sólo vive Cecilio, de 67 años. Tiene además 14 nietos y 39 bisnietos.

Difícil de rebatir

Según Felipe Melgar, presidente de la Sociedad Boliviana de Geriatría y de Gerontología, "es complicado poner en duda lo que dice el gobierno, ya que tiene cédula de identidad. Pero en la literatura mundial no hay nadie que haya vivido hasta esa edad".

Excepto la cédula de identidad, que en casos especiales se obtiene con el testimonio de dos testigos que digan dónde y cuando nació una persona, don Carmelo, como miles de bolivianos que superan los 70 años, no tiene certificado de nacimiento.

La inscripción obligatoria de recién nacidos en el registro civil se implantó en Bolivia en 1952, tras la revolución nacionalista. Antes, los nacimientos se registraban sólo a tiempo del bautizo en las capillas e iglesias católicas.

Pero no todos se bautizaban católicos. La revolución del 52 hizo también necesaria la cédula de identidad al implantar el voto universal y se hizo imprescindible hace sólo diez años, cuando se creó el "Bono Solidario" para los mayores de 65 años.

¿Sólo 107 años?

Sin embargo, un grupo norteamericano de investigadores gerontológicos informó haber encontrado "un registro" que certifica que Carmelo nació el 16 de julio de 1906, por lo que hoy tendría "sólo" 107 años.

En coincidencia con Melgar y los gerontólogos norteamericanos, Ramiro Narváez, director del hospital Arco Iris, de la Iglesia católica en La Paz, dijo a ANSA que "es necesario comprobar y evaluar datos científicos y documentos para probar su edad". 

Narváez reconoce, sin embargo, que aunque el promedio de vida en Bolivia es relativamente bajo (64.3 años hombres y 68.8 mujeres) en la región es posible que una persona pueda vivir "más años si lo hace en el campo y su alimentación es sana".

Y llega el marketing

Con ese argumento y pese a las dudas, la edad de Carmelo se ha convertido en argumento de marketing para los alimentos de la dieta aymará, en base a cebada, carne ovina, "chuño" (patata deshidratada), quínoa y coca.

El presidente Evo Morales, declarado "embajador de la Quínoa" por Naciones Unidas, le habló de esas virtudes, intérprete mediante, cuando almorzó con él en su rústica casa en Frasquia, un pequeño pueblo en el altiplano andino.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios