24 de Septiembre de 2018

Mundo

'Sin amor, los dones más extraordinarios son vanos'

El Papa Francisco dijo que donde no hay amor, hay un vacío que se llena de egoísmo.

El Papa recibió a decenas de miles de fieles en la Plaza de San Pedro. (Agencias)
El Papa recibió a decenas de miles de fieles en la Plaza de San Pedro. (Agencias)
Compartir en Facebook 'Sin amor, los dones más extraordinarios son vanos'Compartir en Twiiter 'Sin amor, los dones más extraordinarios son vanos'

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco explicó, frente a más de 50,000 participantes en la audiencia general en la plaza San Pedro, el sentido de los sacramentos, y el hecho de que "con los sacramentos y los carismas crecemos en comunión y crece la comunidad".

"Todos están llamados a respetar los carismas en nosotros y en los demás", observó Francisco, e invitó a preguntarse "cuál es nuestra actitud frente a estos dones del Espíritu Santo".

"¿Los consideramos como ayuda espiritual a través de la cual el Señor sostiene nuestra fe?", se preguntó el Papa, según publica el sitio Ansa Latina.

"No apaguen el Espíritu", decía ya San Pablo, y la Iglesia debe apreciar los "carismas como dones del Espíritu", agregó. Pero -recordó- estos "carismas, estos dones, no son dados en beneficio de quien los recibe sino para la utilidad del pueblo de Dios".

"Hay que dudar -advirtió- de que se trate de un auténtico carisma, de que sea auténticamente vivido, si es visto como algo" sólo para sí mismo.

Amor en el corazón

Francisco insistió en que "los carismas son importantes en la vida cristiana, pero son siempre importantes para crecer en el amor: sin el amor, en efecto, incluso los dones más extraordinarios son vanos", según informó Ansa Latina.

"Este hombre cura a la gente, tiene esta cualidad, esta virtud. Pero ¿este hombre tiene amor en su corazón? Si tiene caridad avanza, si no tiene, no sirve a la Iglesia, sin amor todos los dones no sirven a la Iglesia, porque donde no hay amor hay vacío, un vacío que se llena de egoísmo", agregó. 

"Les pregunto -agregó el Papa- si todos nosotros somos egoístas, solamente egoístas, ¿podemos vivir en comunidad en paz? Si cada uno de nosotros es egoísta, ¿se puede o no se puede? No se puede, y por eso es necesario el amor".

"El más pequeño de nuestros buenos gestos tiene efectos buenos para todos, por lo tanto vivir la unidad de la Iglesia, la comunión de la caridad, significa no buscar el propio interés sino compartir los sufrimientos y las alegrías de los hermanos, listos para llevar los pesos de los pobres", agregó.

"Esta solidaridad fraterna no es una figura retórica, un modo de decir, sino parte integrante de la comunión", subrayó Francisco.

Pide por Noemí

Poco antes de la audiencia general, el Papa encendió la antorcha de las Universíadas Trentino 2013, un evento deportivo para estudiantes universitarios que comenzará el próximo 11 de diciembre en la ciudad italiana de Trento.

En la ocasión el Papa bromeó sobre el lugar: "¿A Trento? ¿Para un Concilio?", dijo al presidente del comité organizador, Sergio Anesi, cuando lo invitó a visitar esa región del norte de Italia.

Además, al terminar Francisco pidió a los fieles un minuto de silencio y luego rezar juntos un Ave María por la salud de una niña, Noemí, con cuyos padres había reunido antes de la audiencia.

La niña tiene un año y medio y "una enfermedad gravísima", contó el Papa. "Su papá y mamá rezan, piden al Señor la salud de esta hermosa niña, se llama Noemí", explicó.

"Nosotros no la conocemos pero es una niña bautizada, es una de nosotros, es una niña cristiana. Hagamos un acto de amor por ella, pedimos al Señor que la ayude y le dé salud", concluyó Francisco. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios