23 de Septiembre de 2018

Mundo

'Sin Espíritu Santo la Iglesia se divide'

El Papa Francisco recordó que Jesús pidió a todos nosotros permanecer en su amor.

Papa Francisco saluda a fieles durante su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (Agencias)
Papa Francisco saluda a fieles durante su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. (Agencias)
Compartir en Facebook 'Sin Espíritu Santo la Iglesia se divide'Compartir en Twiiter 'Sin Espíritu Santo la Iglesia se divide'

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco afirmó hoy, en la misa celebrada en la Casa de Santa Marta, que cuando los cristianos no hacen trabajar al Espíritu Santo comienzan las divisiones en el seno de la Iglesia, según publica el sitio web ansa.it.

La misa, refirió Radio Vaticana, fue concelebrada con el cardenal Albert Malcolm Ranjith Patabendige en presencia de un grupo de empleados de los Museos Vaticanos.

El Papa Francisco se detuvo a analizar los primeros pasos de la Iglesia que, después de Pentecostés, salió para ir a las "periferias de la fe" a anunciar el Evangelio.

El pontífice observó que el Espíritu Santo hace dos cosas: "primero impulsa" y crea también "problemas", y luego "genera la armonía de la Iglesia".

El Papa Francisco recordó las palabras inspiradas de Santiago

En Jerusalén por lo tanto, entre los primeros discípulos, "había muchas opiniones" sobre la recepción de los paganos en la Iglesia. Había quien decía que no a un acuerdo, y quien en cambio tenía apertura.

"El Espíritu Santo debía hacer su segundo trabajo -comentó Francisco-, poner armonía entre estas posiciones, la armonía de la Iglesia, entre ellos en Jerusalén y entre ellos y los paganos".

"Es un buen trabajo que hace siempre, el Espíritu Santo, en la historia. Y cuando nosotros no lo dejamos trabajar, comienzan las divisiones en la Iglesia, las sectas, todas estas cosas, porque estamos cerrados a la verdad del Espíritu", subrayó.

El Papa Francisco recordó las palabras inspiradas de Santiago, el obispo de Jerusalén, quien subrayó que no se debe imponer sobre el cuello de los discípulos un yugo que los propios padres no estuvieron en condiciones de llevar.

"Cuando el servicio al Señor se convierte en un yugo tan pesado, las puertas de las comunidades cristianas están cerradas: nadie quiere venir al Señor. Nosotros en cambio creemos que por la gracia del Señor Jesús somos salvados", precisó.

El Papa se detuvo en qué significa hoy en la Iglesia llevar un yugo. Jesús, recordó, pidió a todos nosotros permanecer en su amor: he allí que precisamente de este amor nace la observancia de sus mandamientos.

Esta, reiteró, es "la comunidad cristiana del sí" que permanece en el amor de Cristo y dice otros "no" porque "está ese sí".

Es este amor, agregó el Papa, el que nos "lleva a la fidelidad al Señor", porque "yo amo al Señor no hago esto o esto otro". Según el pontífice, la Iglesia "es una comunidad del 'sí' y los 'no' son consecuencia de este 'sí'".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios