19 de Julio de 2018

Mundo

Este personaje vendió a los europeos un país imaginario

El escocés Gregor McGregor realizó una de las estafas más increíbles de la historia, lo que propició la muerte de muchas personas.

Gregor McGregor se ostentaba como príncipe del inexistente país latinoamericano de Poyais. (Imágenes tomadas de RT)
Gregor McGregor se ostentaba como príncipe del inexistente país latinoamericano de Poyais. (Imágenes tomadas de RT)
Compartir en Facebook Este personaje vendió a los europeos un país imaginarioCompartir en Twiiter Este personaje vendió a los europeos un país imaginario

Agencias
CIUDAD DE MÉXICO.- Una nación próspera con enormes cantidades de oro y tierra increíblemente fértil: así describía su dominio Gregor I, príncipe de Poyais y cacique del pueblo Poyais… Si bien, la realidad es que nunca existió un país con ese nombre ni había una sola gota de sangre azul en el autor de tales declaraciones, que, en realidad, solo era un soldado escocés llamado Gregor McGregor. Sin embargo, este compatriota del famoso escritor Walter Scott —cuyo libro 'Rob Roy' está dedicado al clan McGregor— logró realizar una estafa increíblemente sofisticada. 

Según publica el portal RT, MacGregor nació en Edimburgo en 1786. En 1803 se unió a la Armada Británica y acabó casándose con Maria Bowater, hija de un almirante británico. Sin embargo, a la muerte de Maria, en 1811, Gregor decidió dar un nuevo giro a su vida y se dirigió a Venezuela –donde ya había estallado la Guerra de Independencia– para convertirse en un soldado por la libertad.

Como miembro de las fuerzas revolucionarias, McGregor obtuvo el título de general de Brigada e incluso se casó con Josefa Aristeguieta, prima del legendario Simón Bolívar, uniéndose a las tropas de Bolívar tras caída de la Primera República. Poco después, en 1820, llegó a la así llamada Costa de Mosquitos, un área histórica cuya mayor parte se localiza al este de Nicaragua y que también abarca una parte en Honduras.

Ese mismo año, al regresar a Escocia, McGregor empezó a referirse a sí mismo como príncipe de Poyais y cacique del pueblo de Poyais, un país que describía como grande, próspero y rico en recursos naturales. Para confirmar que existía dicho país, dibujó un mapa del territorio, publicó un dibujo e incluso un libro con nombres ficticios. Para Escocia, país que no tenía colonias y cuyos habitantes en aquel entonces no sabían mucho de la geografía de América Latina, las declaraciones de Gregor llamaban mucho la atención.

Imagen del supuesto dólar de Poyais

De hecho, el autoproclamado cacique logró ganar mucho dinero gracias a sus mentiras, vendiendo 'terrenos' del país imaginario. Sin embargo, los colonizadores que salieron para Poyais desde Reino Unido en 1822 se toparon con la cruda realidad, muriendo muchos de ellos y siendo evacuados los restantes un año después. En 1824 la nueva República de Colombia declaró que no existía ningún país con tal nombre, afirmación que acabó con los negocios británicos de McGregor.

Lo hizo dos veces

Sin embargo, el escocés volvió a las andadas, esta vez en Francia y en 1825 otro grupo de naves salió para el país ficticio. Pero antes de ser trasmitida la noticia sobre la muerte de estos colonizadores, McGregor entendió que su vida se veía amenazada e intentó esconderse en Londres, donde fue capturado casi instantáneamente.

Sin embargo, sus contactos les permitieron salir airoso, después de que el 'líder de Poyais' pusiera rumbo, irónicamente, a América Latina, donde vivió hasta su muerte en 1845.

Más allá de la carga irónica que entraña la historia de la gran estafa de Gregor McGregor, no hay que olvidar que sus intrigas costaron la vida a muchas personas inocentes que habían salido para Poyais en busca de una vida mejor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios