19 de Septiembre de 2018

Mundo

Aberdeen, un pueblo que dejó las redes por el petrolero

Aberdeen tiene un convenio de colaboración con Villahermosa, lo que es un honor, debido a que no firma acuerdos con cualquiera.

Solo cuatro mexicanos estudian en las prestigiadas escuelas del lugar más caro de Reino Unido. Imagen de la Universidad de Aberdeen, que fue fundada en 1494. (Archivo/Agencias)
Solo cuatro mexicanos estudian en las prestigiadas escuelas del lugar más caro de Reino Unido. Imagen de la Universidad de Aberdeen, que fue fundada en 1494. (Archivo/Agencias)
Compartir en Facebook Aberdeen, un pueblo que dejó las redes por el petroleroCompartir en Twiiter Aberdeen, un pueblo que dejó las redes por el petrolero

Patricia Tapia/Milenio
ABERDEEN, Escocia.- Al llegar a Aberdeen, la tercera ciudad más grande de Escocia, con más de 220 mil habitantes, esperaba encontrarme por todas partes con hombres sonando gaitas y ataviados con el kilt, el atuendo tradicional de falda cuadriculada que da identidad al pueblo escocés.

Sin embargo, no fue así. Lo que sí se vi en esta temporada fueron gruesos abrigos para hacer frente a las temperaturas de 3 grados centígrados. Depende también del lugar. En la Universidad de Aberdeen el frío puede tolerarse, pero a cinco minutos de ahí, en la planta de manufactura de árboles de Navidad de GE Oil & Gas, el aire gélido castiga a los visitantes.

Por cierto, hablar de árboles de Navidad aquí tiene también un sentido diferente a los coloridos pinos que adornan las casas en las fiestas decembrinas.

En Aberdeen, la capital energética de Europa, los árboles de Navidad son maquinarias con válvulas, tambores, medidores de presión y estranguladores, los cuales se colocan en el cabezal de un pozo marino y controlan la producción de hidrocarburos.

Este año la planta tendrá una producción récord, pese a la volatilidad en los precios de crudo que ha afectado los proyectos de extracción de muchas empresas a nivel mundial.

El aporte de la también conocida como Ciudad del granito a la economía del Reino Unido es de 15 mil millones de libras, con más de 900 empresas del sector energético que proporcionan 40 mil empleos.

El giro inesperado de la economía de Aberdeen se dio en los años 60, cuando se descubrió petróleo en el Mar de Norte. Antes de esto sus principales actividades era la pesca, los textiles y la agricultura, pero su situación no era la mejor y su población comenzaba a declinar.

Ingleses están considerando firmar otro acuerdo con México, ahora con Veracruz, pero aún no hay nada concreto

En 1975 se tuvo la primera producción que se llevó a tierra, lo que dio paso al desarrollo de una industria local. En ese entonces no existía una regulación de contenido local, y al principio todas la tecnologías, la capacidades y el capital humano del sector vinieron de Estados Unidos, específicamente texanos, que eran lo que más sabían acerca del mercado.

En la ciudad se cuenta la historia de texanos recorriendo la ciudad con falda escocesa pero con las botas típicas del sur estadounidense. Uno debe imaginarse la cómica escena, porque no hay registros gráficos. Como suele pasar con las leyendas, es cierto porque la gente lo dice.

Hablando de la gente, aunque Escocia pertenece al Reino Unido, donde se dice que los ingleses son de un espíritu no muy cálido, pero eso sí, de muy marcada caballerosidad y puntualidad, las personas en Aberdeen son muy amables incluso hasta bromistas. John Reynolds, el bonachón subalcalde de la ciudad, es un buen ejemplo.

El día que Reynolds nos recibió para la visita con el alcalde George Adam, fue en un gran salón para tomar el té y platicar de cómo la ciudad ha crecido como un importante hub petrolero. También de la relación con México. Aberdeen tiene un convenio de colaboración con Villahermosa, Tabasco, lo que es un privilegio, pues el alcalde explicó que la ciudad no firma muchos acuerdos. No lo hace con cualquiera, afirma.

Alguien de la delegación mexicana lo tomó por sorpresa cuando le preguntó cuál iba a ser su principal legado para Aberdeen. Adam sonrió y se hizo la pregunta a sí mismo: ”¿cuál es mi principal legado?”.

Cuando volteó a ver su mano derecha, Reynolds resolvió el dilema de inmediato: el plan de internacionalización de la ciudad para atraer más clientes y empresas de todas partes del mundo. De hecho, adelantó, están considerando firmar otro acuerdo con México, ahora con Veracruz, pero aún no hay nada concreto.

Reynolds vendrá a México de visita el próximo año. La apertura en el mercado mexicano ha despertado el interés de Aberdeen. Lamentó que no ha podido ni hablar con el director de Pemex, Emilio Lozoya, refiriéndose a que es muy difícil llegar a los altos directivos, por lo que recomendó a nuestro país aplicar el principio de internacionalización y de impulso a su industria local.

Aprendieron su negocio

Una vez que los texanos llevaron la experiencia y la tecnología, la autoridades de Aberdeen se abocaron a encontrar formas para retener el conocimiento y desarrollar una industria local. Entre las acciones que el gobierno de tomó para ayudar a las empresas fue desarrollar capacidades para participar en las licitaciones con los operadores y ganar contratos.

Se les otorgó asistencia financiera y hace 42 años se creó el evento Offshore Europe, el congreso de petróleo y gas más grande Europa, que se realiza cada dos años y que atrae a otros mercados.

Aberdeen tiene una alta productividad, la gente que trabaja en el sector energético tiene los salarios más altos en el país, y las pequeñas y medianas empresas tienen una tasa de supervivencia más alta comparada con otras de la región.

En el Reino Unido todo es caro. Una hamburguesa cuesta entre 12 y 14 libras, unos 324 o 378 pesos, y las bebidas, unas cuatro libras (108 pesos). En ese contexto, y por tratarse de una ciudad petrolera, es uno de los lugares más caros del Reino Unido para vivir, por lo que se trabaja en tener costos competitivos para la adquisición de vivienda y atraer más personas.

Asimismo, esta ciudad es el centro de mundial de excelencia de tecnologías marinas emergentes (sub sea) y de capacitación. Empresas y academia participan por igual en este desarrollo.

La capacitación en este hub petrolero es focal. La empresa Petrofac tiene instalaciones en Aberdeen con diversos simuladores para entrenar al personal en caso de contingencias.

En una de las primeras salas había tres personas frente a los monitores que simulan el control de una refinería. Mientras estuvimos ahí, se lanzó una alerta de fuga de gas, mismo que el personal entrenado debe controlar; son situaciones de estrés reales, lo mismo en una explosión o accidentes en una plataforma petrolera o un complejo petroquímico.

Para el director del Instituto de Petróleo y Gas de la Universidad Robert Gordon en Aberdeen, Paul Leeuw, las constantes fallas y accidentes en ductos, plataformas y refinerías que se ven en México pueden ser uan combinación de varios factores, desde la falta de capacitación de personal hasta de mantenimiento.

Este tipo de entrenamientos suelen durar dos días, de seis a siete horas con un promedio de ejercicios de tres a cuatro por día, según Barry Christie, líder de Salud y Equipo de Entrenamiento de Seguridad de Petrofac. El costo de esta capacitación es de entre tres mil y cuatro mil libras (entre cuatro mil 500 y seis mil dólares).

El impulso a las universidades es muy importante. Hay 30 mil estudiantes, que representa 12 por ciento de población en Aberdeen, y el 30 por ciento de la población económicamente activa tiene un puesto de alto rango.

Hay dos principales instituciones educativas, la Robert Gordon y la Universidad de Aberdeen. Ambas se distinguen por su arquitectura pero ubicadas en polos opuestos: mientras la primera es un edificio moderno con tintes futuristas, grandes columnas y arcos con cristales inaugurada en 1992, la segunda es más de una fachada medieval fundada en 1494, pero ambas se distinguen por su capacidad y por su amplia oferta académica, donde lo relacionado con el petróleo y gas tiene un papel esencial.

Actualmente, solo cuatro mexicanos estudian en estas prestigiadas universidades: Carlos, en la de Robert Gordon, y Juan Manuel Osorio, Irene Baez y Ricardo Sosa en la de Aberdeen, todos en algo diferente, desde administración de empresas del sector petrolero a geología, leyes e ingenierías.

Educación
  • La Universidad de Aberdeen y la Robert Gordon ofrecen planes especializados para la capacitación del sector energético.
Empleo
  • A pesar de que la baja en los precios del crudo ha propiciado algunos despidos, la ciudad tiene una tasa de desempleo de 1.4 por ciento.
Migración
  • Estudiantes de todo el mundo llegan a capacitarse. Actualmente hay cuatro mexicanos en sus aulas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios